Menú
Cómo reciclar pilas
Cómo reciclar pilas
ECOLOGÍA

Cómo reciclar pilas

A pesar de su pequeño tamaño, las pilas son uno de los objetos con mayor potencial de contaminación, descubre cómo reciclarlas.

Pablo Feito Menéndez

Pilar pilar pilar pilar

Hoy en día el ser humano vive en una época en la que la tecnología está cada vez más avanzada, pasan los años y poco a poco la presencia de aparatos, dispositivos y terminales es mayor. A priori son todo ventajas pues -se supone que- estos dispositivos nacen con el fin de facilitar la vida a las personas, sin embargo hay un gran inconveniente en esto, muchos de ellos funcionan con pilas y las pilas, por pequeñas e inofensivas que parezcan, son altamente contaminantes y peligrosas para el medio ambiente.

¿Cómo puede suceder esto? Muy sencillo, las pilas llevan consigo una serie de elementos químicos (zinc, cadmio, plomo, mercurio...) con el fin de proporcionar energía. En el momento en el que alguien tira una pila a la basura junto con el resto de desperdicios esas baterías van a parar al vertedero o a la incineradora donde son procesadas. Es ahí cuando el mercurio y los demás materiales nocivos llegan al medio, a los seres vivos y finalmente al hombre. Conviene tener en cuanta que una única pila de mercurio puede llegar a contaminar hasta 600.000 litros de agua.

Las pilas son llevadas a una planta de reciclaje especializada donde se les extrae el mercurio y los demás elementos peligrosos, de tal manera que el resto de elementos que formaban al pila pueden ser reutilizados. Con esto se consiguen dos cosas: Por un lado se está impidiendo que el mercurio pueda entrar en contacto con el medio y con los seres vivos, y por el otro se está ayudando a reciclar el resto demateriales de las pilas que podrán usarse nuevamente.

Guardar las pilas usadas en recipientes de plástico es una gran idea dada su composiciónGuardar las pilas usadas en recipientes de plástico es una gran idea dada su composición

¿Cómo se reciclan las pilas?

Primeramente las pilas son agrupadas para después pasar por un proceso de triturado mecánico y finalmente pasan por una canaleta vibratoria, otro de los métodos habituales es someter la pila a altas temperaturas hasta que se consiguen separar los metales del resto de elementos tóxicos de la batería. El reciclaje de pilas no es una actividad barata, de hecho todo lo contrario, se trata de un proceso que requiere un muy elevado costa de energía, además los procesos necesarios para la separación de los metales de las pilas suponen una gran inversión de capital.

En ocasiones, la planta de reciclaje exige el pago de un suplemento a la empresa que entrega las pilas, dados los altos costes que conlleva el proceso de reciclaje. En el caso de las baterías corrientes el precio oscila ente dos o tres euros, sin embargo, si se habla de las de mayor tamaño como las que llevan los coches o dispositivos electrónicos grandes el precio se dispararía.

¿Qué hacer desde casa?

En primer lugar tenemos que evitar utilizar aparatos electrónicos que funcionen con estas baterías en la medida de lo posible, en el caso de que no se pueda, restringir su consumo sería una buena opción. Primeramente hay que guardar las pilas usadas en recipientes pero siempre teniendo en cuenta que hay que clasificarlas según su tipo o tamaño, para más tarde hacerlas llegar a las plantas de reciclado. La creatividad aquí juega un papel importante, tanto es así que en algunas circunstancias las botellas de plástico llenas de pilas usadas se han llegado a utilizar en carreras de coches como elemento protector para las curvas. Otro método bastante curioso es utilizarlas para la construcción, hay que llenar de pilas el recipiente que se está utilizando como molde y acto seguido se añade el cemento hasta cubra bien toda la superficie. De esta manera se consigue un bloque de cemento duro con todas las pilas en el interior. El reciclaje no solo es llevar basura a una planta, reutilizar un objeto y darle otra vida también es reciclar.

Llevar las pilas a una planta de reciclaje es la manera más beneficiosa para el medio ambiente de deshacerte de ellasLlevar las pilas a una planta de reciclaje es la manera más beneficiosa para el medio ambiente de deshacerte de ellas

Tipos de pilas

Si hablamos de pilas existe una primera diferenciación entre dos grandes grupos: Pilas primarias y pilas secundarias. Las pilas primarias son aquellas que se deterioran y se descargan a medida que se van usando. Por otro lado las pilas secundarias son aquellas que tienen una vida más larga, ya que una vez que se terminan se pueden volver a recargar.

En función de su composición existe otra clasificación, pueden ser alcalinas o de zinc. Las pilas alcalinas están diseñadas para contener mucha más energía que una pila de zinc, razón por la cual son ideales para aparatos electrónicos que requieran una gran cantidad de potencia, como por ejemplo las cámaras de video. Su principal pega es que no es posible recargarla de tal forma que solamente tiene un uso. Además debido a la gran cantidad de energía que contiene se vuelve más contaminante para el medio en el que vivimos.

Por último están las pilas de botón, también conocidas como pilas de mercurio. Es el tipo de pila más pequeño que existe y suelen utilizarse para aparatos como relojes o calculadoras. Al igual que en las pilas alcalinas su potencial contaminante es muy alto y no son aptas para el reciclaje.

Artículos recomendados