Menú
5 maneras de aprovechar el agua de la lluvia
5 maneras de aprovechar el agua de la lluvia
MUY PRÁCTICO

5 maneras de aprovechar el agua de la lluvia

En algunos países como Alemania, la recogida del agua lluvia para las labores domésticas se lleva realizando años atrás.

Francisco José Gómez González

El agua es un preciado recurso natural absolutamente necesario para que se desarrolle cualquier tipo de vida en nuestro planeta. Por desgracia, cada vez es menos abundante y los períodos de sequía se alargan más como consecuencia del calentamiento global. Además, la actividad humana poco responsable y el consumo masivo agravan aún más la situación de escasez de agua en muchas partes de la Tierra.

Según la Fundación Aque, los europeos gastamos una media de 100-300 litros de agua al día solo para uso doméstico (sin contar las actividades industriales, agrónomas y ganaderas), y solo el 3% se utiliza para beber. El resto se va por el desagüe de nuestros inodoros, duchas, fregaderos o jardines. Además, al considerable daño que se le hace al medio ambiente, hay que sumarle el desgaste que provoca en nuestros bolsillos: el agua se paga, y cada vez es más cara.

Los europeos gastamos una media de 100-300 litros de agua al día y solo el 3% se utiliza para beberLos europeos gastamos una media de 100-300 litros de agua al día y solo el 3% se utiliza para beber

Pero si se analiza la situación, se está pagando por un recurso que, literalmente, cae del cielo. Desde siempre, el agua de lluvia se ha utilizado para consumo humano, almacenándola en aljibes y dándole todo tipo de usos. Sin embargo, los actuales procesos de potabilización y transporte han encarecido de forma abismal el precio de este valioso líquido. Evidentemente, se hace impensable prescindir del agua corriente, pero lo cierto es que podríamos tomar ejemplo de nuestros antepasados y utilizar la lluvia para todo aquello que no requiera agua potable: el váter, la lavadora, lavar el coche, la limpieza de casa, regar las plantas, etc.

De hecho, en algunos países como Alemania, se subvenciona el aprovechamiento doméstico del agua de lluvia, y es que este pequeño gesto puede ayudarnos a reducir a la mitad el gasto de agua que hacemos a diario, y por consiguiente, el precio de nuestra factura. Si tu también quieres que el 50% de tu consumo te salga por la cara, toma nota de estas cinco maneras de aprovechar el agua de la lluvia.

1.Aljibes de obra

Se trata de una opción ideal para casas o edificios que se encuentran en construcción, ya que el proceso de reutilización del agua se lleva a cabo dentro de los cimientos de nuestra morada. El sistema consiste en recolectar el agua de lluvia que cae sobre el tejado, la azotea o la terraza a través de canaletas. El agua se deposita en un estanque subterráneo donde se filtra y se almacena.

Los materiales con los que se realiza este depósito impiden la aparición de humedades y aseguran que el agua permanecerá en buenas condiciones sanitarias durante un gran período de tiempo. Así, aunque no sea apta para beber, se obtendrá una gran cantidad de agua que se puede utilizar para limpiar, ducharse, regar las plantas e incluso cocinar si se lleva a ebullición.

Existen pequeños depósitos de todo tipo que también pueden servir para reciclar el agua de lluviaExisten pequeños depósitos de todo tipo que también pueden servir para reciclar el agua de lluvia

Los sistemas más modernos detectan cuándo el estanque está lleno y de manera automática llevan el agua a las tuberías de la casa por las que se coge el agua de la lavadora, el inodoro o la terraza, asegurando así que el agua que se utiliza para estos fines proviene siempre de la lluvia.

2.Aljibes más sencillos

Si nuestra casa o edificio ya están construidos y no es posible iniciar un proceso de reforma, existen opciones parecidas a la anterior pero mucho más sencillas y que no implican grandes obras o complicados procesos de construcción. Existen pequeños depósitos de todo tipo que, aunque recojan menos agua que el sistema anterior, también pueden servir para reciclar el agua que cae del cielo. Estos tanques más sencillos no suelen estar conectados con la red de tuberías de la casa, pero el agua puede utilizarse para llenar las regaderas o cubos para las labores domésticas.

3.Cubos, cubetas y otros recipientes

Se presenta como la opción más sencilla y aunque a priori pueda parecer algo 'cutre', lo cierto es que con un poco de imaginación, nuestra terraza o tejado pueden quedar bastante monos y coloridos.

El mejor material para almacenar el agua de la lluvia es la cerámica o la arcillaEl mejor material para almacenar el agua de la lluvia es la cerámica o la arcilla

Coloca en el exterior de tu casa envases de todas las formas y colores, pero evitando el plástico porque este material acelera la proliferación de bacterias. Lo mejor para almacenar el agua de la lluvia son los recipientes de cerámica o arcilla. Después de un tiempo de lluvias, tendrás agua suficiente para regar las plantas o limpiar la casa durante bastante tiempo.

4.Cadenas de lluvia

Son una alternativa muy interesante a los canalones o bajantes. Se utilizan desde hace siglos en las casa tradicionales japonesas para aprovechar el agua de la lluvia para el regadío o llenando pequeñas fuentes como decoración. El funcionamiento es similar al de su homólogo occidental, pero sin duda, las cadenas de lluvia ofrecen un resultado mucho más estético e innovador.

Las cadenas de lluvia se utilizan desde hace siglos en las casas japonesas para recoger el agua de lluviaLas cadenas de lluvia se utilizan desde hace siglos en las casas japonesas para recoger el agua de lluvia

5.Jardines de lluvia

Esta es una opción perfecta para los amantes de la jardinería. Consiste en sembrar una cantidad considerable de plantas en las zonas del patio en las que, previamente se haya observado, caiga más agua durante la lluvia (zonas desniveladas, bajantes, vaguadas, etc.). Una vez más, se podrá redirigir el agua que cae sobre el tejado o la azotea con canalones o cadenas de agua, para que llegue de forma directa a nuestro jardín.

También se puede crear este tipo de jardín encima de un estanque ya construido, para camuflar las posibles señales de la obra y fomentar el filtrado del agua que se depositará en el tanque.

Cada una de estas opciones tiene sus propias ventajas e inconvenientes que deberán sopesarse para decidir cuál de ellas se adapta mejor a las necesidades del hogar.

Artículos recomendados