Menú
Camelias: tipos, características y cuidados
Camelias: tipos, características y cuidados
CAMELIAS

Camelias: tipos, características y cuidados

Podemos encontrarlas en los bosques que están a media altura sobre el nivel del mar y destacan por sus flores de colores brillantes.

Ángela María de Toro Martín

El género Camellia agrupa entre 100 y 250 especies originarias de las regiones tropicales y subtropicales de Asia sudoriental, Japón y China, aunque llegó a Europa de la mano de los jesuitas, pues su nombre proviene de un padre jesuita, Camellus, que vivió en el siglo XVII.

Podemos encontrarlas en los bosques que están a media altura sobre el nivel del mar. Se trata de uno de los arbustos más conocidos y populares en las estaciones de primavera e invierno. Destacan sus flores de colores brillantes, su apariencia elegante y su follaje en un tono verde que llama la atención, siendo así una de las plantas elegidas para decorar los jardines durante todo el año. A continuación, descubre todo sobre las camelias, los tipos, las características, los cuidados y mucho más:

Tipos de camelias

Como hemos dicho anteriormente, hay muchas especies originarias de esta planta, pero entre su variedad, existen dos tipos en concreto que son los más comunes en los huertos y jardines de los hogares:

  1. Camelia japónica: Este tipo de camelia florece en el invierno o principios de primavera. Se caracteriza por tener sus flores y hojas grandes. Son las especies más comunes y utilizadas que podemos encontrar en las casas.
  2. Sasanqua Camelia: Sus hojas son más oscuras y más pequeñas que las anteriores, al igual que las flores, que también son de menor tamaño y tienden a florecer en la época de otoño. Se caracterizan porque son tolerantes a las enfermedades y también a la sequía, además de muy resistentes.

Existen varios tipos de camelias en los que varía su color o tamañoExisten varios tipos de camelias en los que varía su color o tamaño

Si optas por plantar más de una especie en tu jardín, conseguirás que tenga varios colores durante todas las estaciones. Esto será envidiable para todos tus invitados porque podrán disfrutar de su belleza en una tarde al aire libre mientras tomáis algo y os ponéis al día. Pues no olvides que además puedes utilizar sus hojas para crear bebidas. Además, algunas de sus variedades pueden ser utilizadas como bordes para jardines y setos, incluso pueden llegar a ser cultivadas como bonsáis.

Características de las camelias

Cuando se asoman las primeras nevadas es el mejor momento para encontrar estas flores. Y es que hay muchas variedades cultivadas de la camelia e híbridos, al igual que ocurro con otros muchos arbustos. Las características propias de esta planta son:

  • Su follaje está repleto de hojas oscuras y brillantes de un tono verde muy bonito con el envés más pálido, lo que hace que le den a la planta la estructura, el equilibro y la altura de un diseño totalmente apropiado para un jardín. Son hojas consistentes, ovaladas, con bordes dentados terminando en punta.
  • Las más sencillas tienen una corola con cinco pétalos y muchos estambres en grupos.
  • Las dobles y semidobles tienen muchos más pétalos, son más cerradas y pueden llegar a parecerse a las peonías y a las rosas.
  • Crecen con lentitud, alrededor de un pie por año
  • El tamaño de la camelia depende de la variedad de la que se trate, aunque pueden llegar a alcanzar entre 2 y 4 metros de alto. El ancho suele ser de 1 a 2 metros.
  • Su forma suele ser la de un arbusto denso en posición vertical cuya forma puede ser de árbol piramidal, redondeado o pequeño.
  • En cuanto a sus flores, suelen ser de un tamaño parecido al de las rosas, aunque cuentan con una gran variedad tanto de tamaños, como de formas y colores. Aun así, los colores más comunes suelen ser el rojo, el amarillo, el blanco y el rosa. Sus floraciones pueden ser dobles, semi-dobles y veraniegas de hasta 12 centímetros de ancho.
  • Las Camelias a menudo pueden ser vistas como plantas de anclaje.
  • Se propagan fácilmente por estacas de madera blanda, capas de aire o injertos.
  • Esta planta es símbolo de longevidad, fortuna, felicidad...
  • Para asegurar el éxito de las camelias, añade un abono específico para este tipo de plantas al agua de riego. Tendrá que ser una vez en primavera y otra en otoño.

Cuidados de las camelias

Para que estos árboles y arbustos de larga vida, cuyas flores y follaje verde brillante dura todo el año, prosperes adecuadamente, será necesario que les proporciones las condiciones apropiadas de poda, crecimiento, buena higiene en el jardín y fertilización.

Esta planta es símbolo de longevidad, fortuna y felicidadEsta planta es símbolo de longevidad, fortuna y felicidad

El primer paso para que luzcan bonitas en tu jardín es que observes detenidamente su tiempo de floración. Elige aquellas que tengan diferentes horarios de floración para que puedas disfrutar de estas plantas el mayor tiempo posible. Ten cuidado y protégelas de fuertes vientos, da igual si se trata de vientes fríos o calientes, porque si se trata de plantas altas, pueden necesitar apoyo de estacas para impedir que el viento las balancee.

La dificultad que tiene la camelia al cultivarla en interior es que no soporta estar en un lugar cerrado con calefacción, por lo que deberemos mantener el ambiente con una humedad superior al 60% y temperatura entre 5-12ºC.

La luz es primordial para garantizar el éxito en sus cuidados, pero hay que tener cuidado de que no le den los rayos del sol de forma directa. También es fundamental el pellizco de las puntas de las ramas para darles vitalidad y energía. Colócala a la sombra, protegida en todo momento del sol y bochorno del verano y controlando que nunca se seque la tierra.

Las camelias crecen con lentitud, alrededor de un pie al añoLas camelias crecen con lentitud, alrededor de un pie al año

De igual manera, tienes que proporcionarle alimento cuidadosamente con un fertilizante equilibrado después de la floración aplicándolo en forma de círculos anchos alrededor de la línea de goteo que tenga la planta. Ponerlo solo alrededor del tronco es un error muy frecuente. Además, usa los fertilizantes con moderación porque tampoco precisan de muchísimos nutrientes extra.

Por otro lado, hay que procurar que estén regadas continuamente, lo que no significa que se empapen. Para ello, aumenta el riego durante el tiempo de florecimiento para garantizar flores llenas. No te olvides de quitar las ramas muertas y débiles. Puedes usar la mezcla de envasado especial para camelias o azaleas para conseguir mejores resultados.

Lo más recomendable para su riego es que durante el verano lo hagamos de manera constante y en invierno, el riego será más moderado. Durante los tres meses de floración tiene que recibir muy poca cantidad de agua para que sus pedúnculos soporten el peso del capullo de la flor y para que se formen fuertes. El buen drenaje y usar agua tibia, a poder ser de lluvia o mineral porque no contienen cal, son la clave para que se haga adecuadamente.

Hay que tener cuidado con las plagas de insectos que pueden atacar a esta plantaHay que tener cuidado con las plagas de insectos que pueden atacar a esta planta

Hay que tener en cuenta que la poda del tipo japónica debe hacerse después de la floración de primavera. Por su parte, la poda de la Sasanqua Camelia debe realizarse al principio de la primavera, es decir, antes de que se formen sus flores.

Plagas o enfermedades

Las hojas que pierden no es muy excesiva porque solo se le caen las hojas más viejas. Sin embargo, el riesgo persiste cuando se le caen muchas hojas muertas, manchadas o amarillentas, pues esto sí que puede ser signo de enfermedad.

Hay que tener cuidado también con las plagas de insectos que impiden el desarrollo normal de la camelia. Para evitarlo, procura mirar siempre debajo de las hojas para controlar los ácaros de la raza y los insectos de escala. Si percibes algo de esto en tu planta, échale spray, jabón insecticida o alcohol.

Durante los tres meses de floración tienen que recibir muy poca cantidad de aguaDurante los tres meses de floración tienen que recibir muy poca cantidad de agua

Los hongos, como el tizón del pétalo, también pueden aparecer en este tipo de arbusto. Para ayudar a prevenirlo, lo recomendable es utilizar el rastrillo y deshacernos tanto de los pétalos caídos como de las floraciones. También puede aparecer el hongo pestalozzia guepini cuando sus hojas tienen muchas manchas planteadas. Deshazte de esas hojas y aplica un fungicida.

Por otro lado, controla el suelo y, si ves que las venas de las hojas empiezan a tomar un color amarillento, eso significa que tal vez el pH del suelo pueda ser demasiado alto. Hazle una prueba al terreno y toma las medidas necesarias para acabar con este problema. Puedes acudir a un especialista para que te ayude y te aconseje sobre cualquier duda que te pueda surgir.

Los colores más comunes suelen ser el rojo, el amarillo, el blanco y el rosaLos colores más comunes suelen ser el rojo, el amarillo, el blanco y el rosa

Por último, también pueden darse pequeños bultos en las hojas debido a que la camelia tiene roya. Para acabar con ella, pulveriza con algún fungicida específico para ello que puedes comprar en tiendas especializadas.

Cómo sembrar las camelias

Para sembrar este tipo de arbusto correctamente, el primer paso será cavar un agujero dos veces más profundo y ancho que la base de la raíz. Sin embargo, las variedades más pequeñas se pueden cultivar en recipientes sin ningún tipo de problema.

Seguido de esto, rellena el fondo del agujero con compuesto y llévalo hacia abajo. Después, saca la planta del recipiente en el que viene y sitúala en el centro. Inclina con cuidado el suelo por los lados de la raíz expuesta para rellenar todo el alrededor de la planta. No cubras las tapas de la bola de raíz. Por último, echa agua justo en el momento de la siembra.

Durante el verano el riego debe ser constante y que en invierno sea más moderadoDurante el verano el riego debe ser constante y que en invierno sea más moderado

Recuerda que las camelias tienen que estar plantadas un poco alto, es decir, la parte superior de la bola de la raíz debe estar igualada con la superficie del suelo. Nunca las siembres bajo árboles de sombra poco araigados porque sus raíces son superficiales. Lo mejor es que las cultives a la sombra de árboles como de pino arraigado y alto.

Artículos recomendados