• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia hogar

Jardinería

El acebo, un símbolo de la Navidad

Directo Moción de censura de VOX: división en la derecha y unión en el bloque que aupó al Gobierno
El acebo, un símbolo de la Navidad
FUERTE SIGNIFICADO

El acebo, un símbolo de la Navidad

A esta planta ya se le atribuían propiedades especiales mucho antes del nacimiento de la Navidad y los celtas y romanos solían utilizarla durante sus festividades y en ocasiones especiales.
Lucía Mejuto del Villar

Cuando llega la Navidad todas las casas, calles y comercios se engalanan para la ocasión con bolas de cristal, guirnaldas de luces y espumillón de colores. Otro elemento que poco a poco también se ha ido ganando un lugar imprescindible durante las fiestas navideñas es el acebo, una especie que hoy en día está en extinción pero alrededor de la cual giran leyendas originadas hace siglos. El acebo muchas veces es confundido con el muérdago, ya que ambas especies tienen hojas verdes y pequeños frutos redondeados; pero, aunque ambas plantas están muy ligadas a la Navidad, poco tienen que ver entre ellas. Por ejemplo, el acebo tiene una gran tradición en Europa, mientras que el muérdago es especialmente utilizado durante estas fechas en Norteamérica y Latinoamérica tras su llegada en el siglo XIX. Tanto es así que es costumbre que cuando una pareja coincide debajo de una hoja de muérdago deba besarse debido a los poderes de fertilidad y felicidad que se le atribuyen a esta planta. La propia historia del acebo comienza mucho antes de que la Navidad existiera como tal, una fiesta a la que esta planta ha quedado ligada de por vida y en torno a la cual se pueden encontrar numerosas tradicionales y leyendas.

Origen del acebo como símbolo de la Navidad

Los pueblos y tribus que vivían en Europa siglos antes de que la cristiandad surgiera como tal ya atribuían al acebo un lugar especial en sus ceremonias y ritos. Por ejemplo, los celtas creían que esta planta tenía tradiciones mágicas y la utilizaban en sus festividades y rituales sagrados, así como para protegerse contra los malos espíritus. Una forma de hacerlo era construyendo una corona con las hojas de potente color verde del acebo. De este pueblo también surgen una leyenda conocida como 'El rey Roble y el rey Acebo' que se contaba durante el inicio del invierno. En ella se relataba que ambos monarcas eran hermanos y enemigos, ya que el reinado de uno comenzaba cuando terminaba el del otro.

El acebo tiene una gran tradición en EuropaEl acebo tiene una gran tradición en Europa

El rey Roble era el que gobernaba durante la época de calor y sol del año, cuando sus hojas estaban de un brillante color verde. Sin embargo, a partir del solsticio del invierno, cuando el roble perdía su follaje, era el rey Acebo quien tomaba el poder al mantener sus hojas intactas a pesar del frío y la oscuridad de los días de invierno. Con el paso del tiempo, en el momento en el que la religión cristiana se empezaba a expandir por el continente europeo, el acebo comenzó a relacionarse con la Navidad tal y como la conocemos hoy en día. Y es que los misioneros vieron que era más fácil transmitir sus creencias cuando mezclaban las costumbres cristianas con las viejas tradiciones paganas como fue el caso del la decoración del árbol de Navidad o del uso del acebo durante el invierno.

Leyendas y tradicionales relacionadas con el acebo

Fuera de la tradición celta o cristiana, el acebo también ha sido considerado un símbolo de fertilidad y fortaleza, por lo que los romanos solían utilizar esta planta durante sus festividades. Durante las Saturnales, una festividad dedicada al dios de la agricultura y que se celebraba durante la segunda mitad del mes de diciembre, el acebo tenía un lugar predominante en la decoración de los espacios o de los regalos que se acostumbrara a intercambiar durante estos eventos. También en los países del norte sigue considerándose una planta sagrada con poderes para alejar a los espíritus y demonios, por lo que es muy habitual encontrarlo plantado en los cementerios. En el caso de Inglaterra o Francia, el acebo comenzó a popularizarse durante el siglo XX, cuando los mendigos pedían limosna durante las Navidades portando una ramita de acebo.

Una planta que no necesita grandes cuidados

El acebo es un arbusto que se caracteriza por tener unos frutos rojos de forma redondeada y unas hojas perennes de un brillante color verde oscuro, una combinación de colores que suele tener mucho éxito durante la Navidad. Además, sus hojas más próximas al suelo también cuentan con un borde espinoso que evita que las animales se las coman. Otra característica del acebo es su gran longevidad que hace que pueda vivir más de 100 años, así como que pueda adquirir una altura de hasta 10 metros. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con sus frutos rojos pues, aunque sea un alimento imprescindible en la dieta de los animales, para los seres humanos son altamente tóxicos. Esto se debe a que contiene una sustancia conocida como viscotoxina y que, consumida en grandes cantidades, puede ser muy perjudicial para el cuerpo humano. Tanto es así que antiguamente se utilizaban estos frutos para confeccionar diferentes pócimas con el objetivo de purgar el organismo.

El acebo puede vivir más de 100 años y adquirir una altura de 10 metrosEl acebo puede vivir más de 100 años y adquirir una altura de 10 metros

El acebo suele crecer de forma natural en las zonas más profundas de bosques de Europa, Asia o del norte de África, por lo que es una planta acostumbrada a sobrevivir a las bajas temperaturas y en un ámbito predominantemente húmedo. Esta capacidad de supervivencia hace que sea una especie que precise de muy pocos cuidados, aunque necesita de una tierra árida y con buen drenaje. Al tratarse de una especie en extinción está prohibida su recolección, pero en lugares especializados como los viveros se pueden comprar para plantar en casa, ya sea a partir de la propia planta o de sus semillas. Estas tienen la característica de ser bastante pegajosas, por lo que cuando algún ave se posa sobre la rama del acebo se quedan adheridas a su plumaje y, una vez vuelve a alzar el vuelo, se las lleva y germinan cuando se posa sobre otra planta. El mejor momento para su plantación es el final del verano o el principio del otoño, ya que es su época de crecimiento y del nacimiento de sus flores.

La zona ideal para plantar el acebo es aquella que esté en semisombra y en la que la luz del sol no incida directamente sobre la planta. Además, en principio tan solo necesita ser regada un par de veces al mes, aunque todo depende de si se va a plantar en interior o en exterior, así como del tipo de clima. El acebo está acostumbrado a vivir en ambientes fríos y húmedos, por lo que si estas características ambientales cambian es probable que necesite más regados semanales. El hecho de que no necesita grandes cuidados también se debe a su gran resistencia a las plagas de diferentes parásitos, aunque su talón de Aquiles se encuentra en las orugas. Cuando sufre una invasión de estos gusanos hay que tratar la planta para eliminarlos cuando antes para que el acebo no se resienta y pueda estar listo para las próximas Navidades.

Artículos recomendados