Menú
Cómo montar la mesa de Navidad
Cómo montar la mesa de Navidad
COMIDA ELEGANTE

Cómo montar la mesa de Navidad

Las comidas familiares son una parte esencial de las fiestas navideñas, por lo que todo debe estar perfecto para que nuestros invitados disfruten de una velada agradable y divertida.

Lucía Mejuto de Villar

La Navidad es una época de felicidad y alegría para pasar rodeados de nuestra familia y amigos. Sin embargo, las fiestas también traen consigo algunos quebraderos de cabeza como la elección de los regalos, la decoración de la casa o el menú con el que sorprenderemos a nuestros invitados. Y es que las comilonas están a la orden del día durante estas fechas, ya sea en Nochebuena, Navidad o Nochevieja. Pero, igual de importante que es la comida también lo es la decoración de la mesa en la cual la servirás; porque un buen festín siempre sabe mucho mejor cuando está servido con estilo y buen gusto. Es por ello que aquí te traemos algunos consejos e ideas con las que montar tu mesa esta Navidad y dejar a tus invitados asombrados.

Estas fechas son muy especiales para pasar con familia y amigosEstas fechas son muy especiales para pasar con familia y amigos

Crear un ambiente cómodo y agradable

Lo primero en lo que tendrás que pensar es en el sitio dónde vas a colocar la mesa. Normalmente, en las fiestas se recibe en casa a muchas más personas de las que normalmente invitarías, por lo que quizá tengas que buscar una nueva ubicación para la mesa de forma que todos podáis estar sentados cómodamente. Lo principal que deberías evitar es dejar un extremo de la mesa arrinconada contra una esquina o pared, ya que harás que las personas que se sienten en ese lado se sientan un poco aprisionados o agobiados. Además, una buena colocación de la mesa en un espacio abierto hará que tus amigos y familiares se sientan mucho más cómodos y puedan disfrutar plenamente de la velada que has preparado. A continuación, tendrás que decidir dónde se sentarán tus invitados y distribuirlos de forma que la mesa quede compensada. También puedes dejar libertad a tus comensales para que ellos mismos elijan dónde sentarse y el resultado seguro que es una combinación que agradará a todos.

Los manteles y las servilletas pueden ser un buen toque de decoraciónLos manteles y las servilletas pueden ser un buen toque de decoración

El siguiente paso será escoger el mantel, muy importante a la hora de que tus invitados tengan un primer impacto visual positivo, ya que será la carta de presentación de tu gran noche. A la hora de hacer la elección, puedes optar por un modelo clásico de color blanco o crema o decantarte por uno de color. A pesar de que el verde, rojo o dorado son los colores más utilizados durante estas fechas, puedes elegir el color que más te gusta e incluso atreverte con tonos menos esperados como el morado, el naranja o el rosa. Por supuesto, también puedes optar por los modelos estampados con motivos navideños, una opción que siempre es un acierto seguro. Eso sí, te recomendamos que te decantes por un mantel largo hasta el suelo, ya que dará un gran toque de elegancia y estilo a tu mesa. Por otro lado, si eres de aquellas personas a las que les gusta sorprender, quizá este año prefieras cambiar el mantel clásico por unos individuales. Podrás encontrarlos en una gran variedad de formas, texturas y colores, y son perfectos para crear distintas combinaciones de vajilla y cristalería.

Juega con los elementos y estilos

Ahora llega el momento de pensar en la vajilla y la cubertería. En muchos anuncios y fotografías de Navidad seguro que te sorprendes con las maravillosas mesas llenas de platos, copas y cubiertos. Sin embargo, lo que debes tener en cuenta a la hora de montar la mesa de Navidad es que tienes que dejarte llevar por la práctica y la lógica y poner tan sólo aquellos platos y copas que sean necesarios para el menú que has preparado. A la hora de escoger la vajilla puedes optar por un estilo que vaya a juego con el resto de la decoración de tu casa, desde elegante modelo clásico de cristal hasta un estilo más colorido, de minimalistas formas o en un neutro tono nórdico.

Una vez sepas cuál es la vajilla en la que servirás la comida a tus invitados, será el momento de empezar a distribuirla en la mesa. Lo primero será poner el plato para la comida principal, sobre el que colocarás el resto y que deberá sobresalir por debajo al ser más grande. A la hora de elegir el plato base tienes muchas posibles combinaciones; por ejemplo, utilizar una vajilla entera a juego o combinar un plato base dorado con una bonita vajilla de cristal. El siguiente paso será ir colocando el resto de los platos perfectamente centrados. El número de piezas dependerá del menú que hayas escogido. De esta forma, puedes poner un plato pequeño para los entrantes encima de uno sopero si has decidido hacer un primer plato que se coma con cuchara. Tampoco puedes olvidarte de colocar un plato pequeño en la esquina superior izquierda junto a un cuchillo, que será el sitio donde irá colocado el pan.

La colocación es fundamental y le dará un toque muy especial a tu mesaLa colocación es fundamental y le dará un toque muy especial a tu mesa

La distribución de los cubiertos suele ser bastante confusa para mucha gente, pero lo que debes tener en cuenta es que el cuchillo irá colocado en el lado derecho (con la parte cortante hacia dentro), al igual que la cuchara y la pala para el pescado. A la izquierda irán los diferentes tenedores, colocándose el principal en la parte más alejada y el de postre al lado del plato. Si optas por poner otros tenedores para los entrantes o el primer plato, éstos tendrán que ir colocados en la parte intermedia. Sin embargo, este paso no debe preocuparte. Y es que estando entre amigos y familia lo que menos importa es seguir las normas de etiqueta, así que puedes combinarlos de la manera que a ti más te guste.

Los detalles marcan la diferencia

En cuanto a la colocación de la cristalería, te sorprenderías con la cantidad de copas diferentes que hay para cada bebida. Sin embargo, lo más normal es poner solo dos: una para el vino y otra para el agua. En caso de que vayas a servir un vino diferente para cada plato puedes añadir otra copa más, pero no hay nada más molesto que encontrarte una mesa llena de copas que no se van a utilizar. Lo que sí puedes añadir es una copa especial en caso de que vayas a servir algo de cava o champán. La cristalería también debe combinar con el resto de la vajilla, pudiendo optar por un juego de fino cristal con o sin detalles o atreverte con modelos más modernos de colores.

Piensa en los detalles y dale tu propio toquePiensa en los detalles y dale tu propio toque

Una parte esencial de la mesa de Navidad son los detalles, que dan el toque único y diferente a tu decoración. En el caso de las servilletas, si quieres mantener el protocolo lo mejor es que optes por unas de tela, pero si quieres quitarle hierro al asunto también hay servilletas de papel estampado que son ideales para este tipo de eventos. Eso sí, procura que éstas combinen con el mantel y no te olvides de colocarlas sobre el plato, dobladas o en forma de triángulo, o a la izquierda del plato. Tampoco te olvides de colocar un bonito centro de mesa con velas que de un toque festivo y alegre a la velada. Hoy en día puedes encontrarlos de muchas formas y colores, ya sea de estilo clásico, nórdico o de cristal. ¡Incluso puedes animarte a fabricar tu propio centro de mesa! Además, también puedes dejar algún pequeño detalle para tus invitados como pequeñas tarjetitas o figuritas navideñas. Pero, lo más importante a la hora de montar tu mesa de Navidad es que dejes volar tu imaginación y te atrevas a jugar con los elementos creando combinaciones sorprendentes que hagan sentir cómodos a tus invitados mientras disfrutan de tus deliciosos platos.

Artículos recomendados