Menú
Cómo reciclar electrodomésticos: trucos e ideas
Cómo reciclar electrodomésticos: trucos e ideas
AYUDA AL PLANETA

Cómo reciclar electrodomésticos: trucos e ideas

Aprende a reciclar los electrodomésticos y a darles un nuevo uso de la manera más original posible.

Ángela María de Toro Martín

Cuando se nos rompe un electrodoméstico, nos vemos obligados a reemplazarlo por otro, pues es más barata esa opción que la de llevarlo a arreglar al equipo técnico, aunque es cierto que mucha gente compra nuevos aparatos simplemente por el hecho de modernizarse. Pero la eterna duda llega cuando tenemos que pensar en qué hacer con ese aparato viejo, pues no se trata de un residuo cualquiera que podamos tirar en el contenedor de la esquina de nuestra casa. Descubre cómo reciclar electrodomésticos de una manera adecuada y consciente.

Reciclar es muy importanteReciclar es muy importante

Pasos a seguir

Todos los aparatos electrónicos deben ir identificados con el símbolo de un contenedor tachado, a modo de información para el consumidor de que no se pueden arrojar a la basura, sino que deben ser recogidos de manera selectiva. En muchos casos, al comprar un electrodoméstico nuevo, cabe la posibilidad de que el establecimiento donde lo hayamos adquirido se haga cargo del viejo aparato. Es decir, si cambias tu frigorífico, cuando te traigan el nuevo a casa pueden llevarse el viejo.

Si el electrodoméstico del que nos queremos deshacer está en buen estado puedes ofrecérselo a alguien que sí esté interesado en sacarle partido. Pregunta a vecinos, familiares, amigos... También puedes venderlo como electrodoméstico de segunda mano y ganarte algún dinero extra en lugar de desecharlo sin más. Si por el contrario, tu electrodoméstico ya no sirve, recuerda que debe ser reciclado correctamente para que puedan separarse sin problema los residuos. Puedes llevarlo a la planta de reciclaje que más cerca te pille. Estos espacios suelen ser de índole municipal, por lo que si no sabes dónde se encuentra, ve a las oficinas de atención ciudadana y consúltalo. También puedes hacerlo en la página web de tu Ayuntamiento.

Para el correcto tratamiento y reciclaje de estos aparatos no solo existen estas opciones , sino que el usuario tiene varias más. En algunos municipios existe un servicio puerta a puerta de recogida de electrodomésticos. Solo tienes que saber qué días pasa por tu pueblo o barrio y dejarlos en el lugar que te indique. Sin embargo, muchas personas desconocen que otra opción es llevar sus electrodomésticos a un establecimiento de más de 400 metros cuadrados que venda aparatos electrónicos, indiferentemente de si lo hemos comprado ahí o no, pues están en la obligación de aceptártelos. Estos sitios se encargarán, además de recogerlos, de darle un tratamiento adecuado más tarde, como son la reutilización y el correcto reciclaje. Además, conviene saber que si hemos comprado el aparato a través de una página web, la empresa está obligada a llevárselo mediante un sistema de recogida.

Pautas para reducir la basura electrónica en España

Cada año se ponen en circulación en España casi 100.000 toneladas de electrodomésticos pequeños como: maquinillas de afeitar, batidoras, radios, plantas, tostadoras...El futuro de estos aparatos electrónicos y eléctricos viene marcado por las famosas 3 R:

1. Reducir el consumo de aparatos electrónicos y reparar: Cada vez se consumen más aparatos y se sustituyen con mayor rapidez por otros nuevos. Reducir el consumo es una medida preventiva que intenta disminuir el número de toneladas de desperdicios a reciclar. Una buena opción para frenar esto es pensar en que antes de tirarlo, está la opción de darle un nuevo uso mediante su reparación.

2. Reutilizar: Si no es posible repararlo, podemos reutilizar alguna de sus partes en otros aparatos o darles una nueva vida. Eso si, siempre asegurándose de su correcto funcionamiento. Hay que evitar que estos objetos vayan destinados al vertedero.

Reutiliza electrodomésticosReutiliza electrodomésticos

3. Reciclar: Todo objeto puede ser reciclado de alguna u otra forma, solo hay que romper con las costumbres y estereotipos de lo que es la decoración, lo práctico y la vida cotidiana. Transforma los aparatos para que puedan volver a ser usados por otros usuarios y si el producto ya no funciona y no hay posibilidad de ser utilizado, se debe optar por el reciclaje.

La importancia del reciclaje

La rápida evolución de la tecnología que vivimos en nuestros días tiene como consecuencia una enorme generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Parte de estos pequeños electrodomésticos contienen sustancias altamente tóxicas como plomo, mercurio y cadmio que pueden dañar al medio ambiente y afectar a la salud humana, por esta razón requieren de un tratamiento especial. Supone un gran peligro el hecho de que estos aparatos acaben en vertederos mezclados con el resto de basura en lugar de reciclarse de forma controlada, pues expulsan gases refrigerantes y aceites contenidos en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, polvo fosforescente presente en los televisores de tubo de rayos catódicos o pilas y condensadores que podemos encontrar en otros equipos.

Ideas para reciclar tus viejos electrodomésticos

Por desgracia, los electrodomésticos se estropean. Hay quienes hablan de obsolescencia programada, es decir, una programación añadida desde las fábricas donde se crean estos aparatos que hacen que el aparato muera a unos x determinados años de uso. Si no sabes qué hacer con esa vieja lavadora de tu abuela o con ese lavavajillas que se te ha estropeado, probablemente te quedes sin palabras cuando veas algunas de estas ideas para darle una nueva vida a tu viejo electrodoméstico. Y es que la imaginación y el ingenio siempre serán unos buenos aliados, además de la ayuda de unas buenas herramientas para transformar aquello que querías tirar por algo original, innovador y, sobre todo, respetuoso con el medio ambiente. Porque si reciclar es bueno, reutilizar es mucho mejor.

1. Convierte el tambor de tu lavadora en una lámpara: gracias a la forma cilíndrica que tiene el tambor de tu vieja lavadora, podrás convertirlo en una lámpara de pie o una lámpara para colgar en el techo. Solo tienes que desmontar el tambor, limpiarlo, lijarlo y pintarlo del color que quieras que tenga tu lámpara. Añade unas cuantas fijaciones con cables de acero y una bombilla y listo.

2. Convierte el tambor de tu lavadora en una barbacoa: además de para la función anterior, el tambor de tu vieja lavadora puede ser útil para convertirlo en una barbacoa u hoguera con estilo y personalidad para tu jardín. El proceso es igual que el anterior, salvo que en este caso conviene añadirle unas patas para que no se apoye directamente sobre el suelo. Y ojo, la pintura con la que pintes el tambor deberá ser resistente al calor.

Pinta tu mini-nevera y utilízala como mesa auxiliarPinta tu mini-nevera y utilízala como mesa auxiliar

3. Hazte una mesa auxiliar con tu nevera: una nevera pequeña puede tranformarse en una bonita mesilla si la pintas y decoras bien. La pintura de pizarra es una buena opción si quieres obtener un óptimo resultado. Además, su interior te permite guardar cosas de forma práctica, aunque ya no enfríe.

4. Muchas posibilidades para tu viejo lavavajillas: la opción más fácil es reutilizar las bandejas de los platos del lavavajillas como cestas para guardar cosas como libros, CDs, películas... debajo del sofá o de la cama, pues las ruedas permitirán que se desplace fácilmente. Además, puedes reutilizar el cesto de los cubiertos para organizar tus lápices y bolígrafos.

Artículos recomendados