Menú
Trucos para que tu lavadora dure más
Trucos para que tu lavadora dure más
USO CORRECTO

Trucos para que tu lavadora dure más

La lavadora es uno de los electrodomésticos más importantes de cualquier casa y del que más uso se hace por lo que es importante un perfecto cuidado y mantenimiento para que dure.

BRAIS BESTEIRO

En 1910 se presenta la patente de lo que sería, sin saberlo, uno de los electrodomésticos más importantes de cualquier casa: la lavadora. Desde entonces este invento se fue mejorando considerablemente eliminando de la vida diaria actividades tan arraigadas como ir a lavar al río o a un lavadero. No hay casa que no se preste que no tenga una lavadora y, en caso de no tenerlo, existen las lavanderías (también de autoservicio) a las que se puede acudir para hacer la colada. El ser humanos ya no sabe vivir sin ella. Además la cuestión de lavar es algo que no se puede evitar y por lo tanto el uso que se hace de este electrodoméstico no se puede evitar .

Es importante introducir las cantidades de ropa adecuadas en cada lavadoEs importante introducir las cantidades de ropa adecuadas en cada lavado

Por este mismo motivo la lavadora es uno de los aparatos que más funciona en cualquier casa y por ello también hay que prestarle más atención y cuidados para que su uso excesivo no acabe estropeándola y/o desgastándola demasiado pronto suponiendo así un gasto mayor en mantenimiento o necesitando comprar otra. Con los consejos que se encuentran a continuación y que no suponen ninguna técnica compleja se puede conseguir que la lavadora tenga más años de vida y un estado óptimo durante mucho más tiempo.

Productos y cantidades adecuadas

Las lavadoras se han ido modernizando con el paso del tiempo y con ella sus facilidades así como los distintos programas de lavado. Por ello es importante hacer un uso adecuado de cada una de sus funciones. Los fabricantes de lavadoras aconsejan que se controlen las cantidades que se introducen en cada lavado (nunca superando la capacidad máxima indicada para el tambor) así como los distintos tipos de ropa que se echa a lavar para que la lavadora pueda actuar en función de lo que tiene en su interior y no haciendo un esfuerzo mayor o menor del necesario.

Hay que echar el producto justo para que no se genere más espuma de la necesariaHay que echar el producto justo para que no se genere más espuma de la necesaria

También es importante que se regulen bien las cantidades necesarias del producto que se usa, es decir, detergente y suavizante. Hay que tener en cuenta que estos productos desde que se introducen en el cajón hasta que llegan al tambos circulan por dentro del aparato y se mezclan con agua generando así espuma. De esta forma se puede ocasionar que se haga más espuma de las necesaria o tenga más producto del que necesita un lavado en concreto y se acabe acumulando en el interior.

Sacar la ropa al terminar el lavado

Cuando una lavadora realiza un lavado, con el centrifugado se seca en gran parte la ropa pero no del todo. Por este mismo motivo se recomienda retirarla de su interior en cuanto termina de funcionar para que así no se mantenga humedad en su interior pudiendo generar así nacimiento de moho o simplemente el humedecimiento de ciertas partes y que estas acaben desgastándola.

Limpieza y ventilación del tambor

El tambor es una de las partes más importantes de una lavadora y también a uno de los que más atención hay que prestarle. Continuando con el consejo anterior, con retirar la ropa no está todo hecho. Los fabricantes de distintas marcas de lavadoras recomiendan que tras terminar el lavado y retirado la ropa se deje el tambor abierto durante al menos 30 minutos. De esta esta forma su interior se ventila para no generar malos olores y también facilita la eliminación de la mencionada anteriormente humedad.

Es aconsejable limpiar la goma después de cada lavadoEs aconsejable limpiar la goma después de cada lavado

También es importante el cuidado del tambor. Pese a que la lavadora está en constante contacto con jabón y agua esto no es más que suficiente ni mucho menos para que esté limpio. La forma más sencilla es comprar en cualquier supermercado productos especiales de lavado de lavadoras. Este se introducen en el tambor y se pone en funcionamiento con algún programa. Otra opción mucho más casera es la de introducir vinagre con una taza de bicarbonato y ponerla a funcionar de forma que esta elimine suciedad y posibles humedades de su interior. También se suele recomendar el uso de vinagre de manzana rebajado con agua, que hará la misma función.

El cuidado de las gomas

La goma que hay entre la puerta y el tambor de cualquier lavadora también es uno de los principales focos de problemas y suciedad. Es de vital importancia que estas estén lo más limpias posibles para que no acaben generando suciedad que pueda afectar a la calidad del lavado así como la creación de moho por los restos de agua que puede acumular en su interior después de cada lavado. Para ello se recomiendo secarla después de cada uso asegurando su perfecto estado. En el caso de no querer hacerlo todas las veces, se recomienda que al menos se haga una vez al mes.

Hay que depurar mínimo una vez cada 6 mesesHay que depurar mínimo una vez cada 6 meses

Depurarla cada 6 meses

Las lavadoras funcionan con agua corriente por lo tanto esta se puede ver afectada por la calidad de la misma. Sea en mayor o en menor cantidad el agua suele tener cierto nivel de cal que se puede acabar acumulando en el interior de la lavadora. Para ello los fabricantes aconsejan utilizar productos especiales de limpieza para eliminarlo así lo de los diferentes conductos así como del interior del tambor. Lo normal es hacer esta limpieza cada seis meses de manera general pero para una mayor precisión sería interesante conocer el nivel de cal que tiene el agua de nuestro lugar de residencia. En el caso de se bastante alto sería mucho más necesario hacer una depuración cada menos tiempo y así evitar las acumulaciones.

Limpiar el filtro

Otro de los focos de problemas es el filtro de ventilación de la propia lavadora y por el que sale el agua que circula dentro del tambor durante cada lavado. Normalmente este se encuentra en la parte trasera para conectar directamente con la cañería. Para su limpieza lo primero es desconectar la lavadora y que esta no esté en funcionamiento, por supuesto. Habría que retirar la tapa y posteriormente en posterior filtro. Basta con ponerlo debajo del grifo para retirarle restos de polvo así como hilos o trozos pequeños de tela que hayan podido desprenderse durante los lavados.

Artículos recomendados