• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia hogar

Jardinería

Cultivo de la remolacha

Cultivo de la remolacha
EL HUERTO

Cultivo de la remolacha

Esta planta también es conocida como betabel, beterava o beterraga en sus distintas variaciones regionales.
María del Valle Mejías Morón

La remolacha es una planta muy conocida en la mesa, a la hora de dar sabor dulce y ese color especial a las comidas. Aunque la más conocida es la roja y de raíz esférica, son muchas las variedades con las que cuenta esta planta, que van desde blancas hasta amarillas e incluso de raíz alargada.

Siembra de la remolacha

Aunque la remolacha de puede sembrar durante todo el año, la época ideal para una buena cosecha es comenzar la siembra en abril y hasta mediados de junio, para así poder recogerla a finales de julio, el mejor momento para su consumición y que deje ese sabor dulce característico de la remolacha.

Para ello, lo idea es introducir 2 o 3 semillas cada 20 centímetros de tierra y a 1 o 2 centímetros de profundidad. Los 20 centímetros son ideales para que en el momento en el que crezcan no se lleguen a molestar unas a otras a la hora de aprovechar el agua del riego y el sol.

La remolacha se puede sembrar durante todo el añoLa remolacha se puede sembrar durante todo el año

Aunque la siembra de la remolacha no necesita de grandes necesidades, sí hay que tener en cuenta que el riego debe ser abundante sobre todo en los primeros momentos, en los que la tierra debe estar humedad siempre hasta que aparezcan las primeras hojas sobre la superficie. Esto suele ocurrir sobre el décimo día después de haber realizado la plantación si las características de la tierra son las óptimas.

Para ello debemos utilizar un tipo de tierra que sea rica de en nutrientes y que sea de textura más bien ligera, por ejemplo las que se constituyen de arcilla y arena. El suelo debe ser lo más uniforme posible y fácil de poder manipularla con las mismas manos. La remolacha necesita crecer con sol, lo que será mucho más favorable para su cultivo pero también es ideal un terreno en semisombra. Aunque necesita de humedad en los primeros días después de la primera siembra, lo ideal es que durante el resto de los meses de la cosecha el suelo esté frío y con menos humedad, ya que esta puede llegar a producir enfermedades en la planta. Lo ideal es una temperatura entre los 15 y los 18 grados, algo que tendrás que tener en cuenta en algunos climas mucho más calurosos en los meses de cosecha, como los más al sur.

Cultivo y cuidados de la remolacha

Lo mejor que tiene la planta de la remolacha, es el que su cultivo se puede realizar desde todas las etapas de su crecimiento. No se tiene que esperar hasta una etapa final para poder recolectar todo el producto y poder pasarlo a la mesa de casa, sino que siempre tendrás hojas disponibles.

Hay que regar la remolacha con asiduidadHay que regar la remolacha con asiduidad

Si decides hacer una siembra de remolacha en tu propia casa, ten en cuenta que el riego debe ser continuo, ya que la sequía puede acabar con la cosecha, pero que tampoco tolera el exceso de agua. Por ello no es recomendable comenzar con la siembra hasta que no terminen las heladas del invierno y se estipula el inicio del cultivo en abril. Lo ideal es que el ambiente siempre esté húmedo y fresco, para lo que es recomendable que puedas controlar el estado del terreno de forma constante con las manos.

Un mes y medio más o menos después de la primera siembra, las plantas comenzarán a tener sus primeras hojas, en torno a 4 o 5 que además darán conocimiento de la distancia a la que deben estar las plantas por su tamaño. Si son remolachas de hojas pequeñas podrán estar a unos 8 centímetros unas de otras, pero si son grandes deberán tener al menos 20 o 30 centímetros para las que tienen raíz esférica, que son las más comunes. Estas primeras hojas que han comenzado a aparecer pueden retirarse y ser consumidas, sobre todo como añadido de sabor en las ensaladas. Debes dejar solo una de las hojas que en ese momento tenga la planta, la que se encuentre en mejor estado. Si dejas todas las hojas, que ya comienzan a debilitarse pueden llegar a enfermar toda la plantación.

Puedes comer la remolacha en ensaladaPuedes comer la remolacha en ensalada

A partir de este momento puedes comenzar a consumir las hojas siempre que lo necesites, teniendo en cuenta siempre que debes consumir las más debilitadas y dejar las más fuertes para no perder la cosecha.

Es importante que en los meses de verano donde el calor suele ser mayor del recomendado para este tipo de plantas, el riego será en intervalos más cortos, y siempre con cuidado de no mojar las hojas. El riego siempre debe ser en el terreno que alimente la raíz desde la profundidad de la tierra, de lo contrario la raíz se quedará seca, dura y fibrosa, lo que hará perder el sabor dulce tan característico de la remolacha.

Una vez que se ha terminado el cultivo y la cosecha de remolacha a finales de julio lo ideal es recolectar las plantas que han sobrado y guardarlas en bolsas con agujeros o dejar las hojas acumuladas en un hoyo en la tierra sobrante antes de que llegue la época de las heladas para que se sequen y puedan ser aprovechadas. El cultivo de la remolacha no es nada complicado y es una buena opción si disponen de un pequeño lugar de terreno en casa y así poder consumir siempre este delicioso manjar.

Artículos recomendados