Menú
Cómo poner césped artificial
Cómo poner césped artificial
PASO A PASO

Cómo poner césped artificial

Descubre cómo poner césped artificial, qué cosas hay que tener en cuenta antes de hacerlo y algunas de sus ventajas e inconvenientes.

Ángela María de Toro Martín

Está claro que poner césped natural siempre ha sido la opción más tradicional, pero hay que tener muchas cosas en cuenta antes de decidirte a hacerlo. Y es que este tipo de césped es el principal elemento que hace que un jardín necesite un gran mantenimiento, pues hay que cortarlo semanalmente en la época de crecimiento para mantenerlo con buen aspecto y hay que regarlo a menudo para disfrutar de su color verde intenso. Ambas necesidades lo convierten en un lujo, ya que el coste de la mano de obra y del agua para el riego es elevado y para nada sostenible: abonos, tratar malas hierbas, plagas y enfermedades.... Además, puede sumarse que el tiempo que tengas para dedicarle sea escaso y eso dificulte más aún las cosas. Sin embargo, hay otra opción que quizá te guste más que la anterior.

Y es que el césped artificial no necesita ningún mantenimiento específico ni tampoco necesita gastar litros de agua. Además, está verde todo el año. Lo único que tienes que tener en cuenta es que, en la época de más calor, te acuerdes de darle un maguerazo que otro antes de andar descalzo por él, pues será probable que te quemes si no lo haces. Cada vez más personas eligen este tipo de césped debido a sus múltiples ventajas. Miles de hogares, campos de fútbol y de pádel, negocios o espacios públicos han recurrido al césped artificial para proporcionar una solución que requiere un mínimo de recursos y mantenimiento al mismo tiempo que se ahorran millones de litros de agua cada año.

Antes de comprarlo

Ya sabemos que queremos césped artificial, pero ahora debemos tener en cuenta otros muchos factores. Uno de ellos es saber dónde colocarlo o cuál va a ser nuestro objetivo y el uso que le daremos. Para empezar hay que fijarse en la resistencia y la duración del producto, y piensa que siempre estará vinculado con el precio. Elige el que más se adapte a tus necesidades y, sobre todo, a tu bolsillo. El césped artificial se vende por metros cuadrados y su precio varía en función de la cantidad y la calidad.

Conviene bien informarse sobre qué tipo de césped artificial se necesita antes de adquirirloConviene bien informarse sobre qué tipo de césped artificial se necesita antes de adquirirlo

Como consejo, lo mejor es que sea resistente a la radiación ultravioleta. Es más caro, pero también es más duradero porque resiste y no se estropea con el sol. Además, si es ignífugo, es decir, si protege frente al fuego será mejor, aunque es una cualidad que tendrá que añadir un coste extra. Fíjate también en la calidad del hilo, pues si es demasiado delicado y fino, las fibras se aplastarán más fácilmente y aguantará menos. Por último, ojea si cumple con la normativa de la CE, ya que los materiales pesados como el aluminio, hierro o el cobre, entre otros, están prohibidos.

Eso sí, la mejor opción es colocarlo durante los meses de otoño e invierno debido a la comodidad que esto supone. La mayoría de personas quieren tener su jardín perfecto para disfrutarlo en primavera y verano, justo cuando las temperaturas suben. Por ello, si se coloca el césped artificial durante junio, no se podrá disfrutar durante los primeros meses de verano debido a que las obras conllevan un mes aproximado. Otoño e invierno son las estaciones perfectas, pues no se le da uso a la terraza y se trabaja más cómodamente y de manera tranquila. Lo único que tienes que hacer es ser un poco apañado en las labores de bricolaje, aunque si no, hay empresas que te ofrecen su ayuda y te lo ponen. Eso sí, el gasto será mayor.

Cómo poner césped artificial

A continuación, vas a aprender a instalar correctamente el césped artificial sobre el suelo azulejado de una terraza. Es una tarea de bricolaje muy fácil de realizar que no requiere de obras ni ruido, pero que precisa de un suelo totalmente nivelado y bien acondicionado para obtener un buen drenaje. Es conveniente que, al comprar el material, se compre un poco más del necesario y se guarde el que sobre para posibles reparaciones futuras. Como hay diversos tipos de césped artificial, escoge el que más te guste y mejor se adapte a tus necesidades y prepara estos elementos de bricolaje: herramientas, una espátula, unas tijeras, un cortante, una pistola para silicona, un cepillo, césped artificial, adhesivo de montaje y arena. ¡Ya estás listo para empezar tu tarea de bricolaje!

Poner césped artificial no es difícil, pero te recomendamos seguir una serie de pasosPoner césped artificial no es difícil, pero te recomendamos seguir una serie de pasos

Pasos a seguir

  • Paso 1: Comienza limpiando muy bien la superficie sobre la que vas a trabajar. Si en esa superficie existe hierba natural, arráncala y coloca en el terreno una manta geotextil para evitar así futuros brotes.
  • Paso 2: A continuación, pon la primera tira de césped artificial sobre el suelo y córtala a medida. Es mejor marcar la línea de corte con una espátula para realizar esta tarea y pasar al cortante.
  • Paso 3: Aplica una línea fina de adhesivo de montaje con la pistola de silicona en tres de los cuatro lados de la moqueta y pégala al suelo. Después, pon peso hasta que el producto haya hecho su trabajo.
  • Paso 4: Es hora de poner la segunda tira. Colócala en el suelo encajándola a la perfección con la anterior y asegúrate de que las fibras de ambas tiras vayan en la misma dirección. Si no, se notará mucho la diferencia entre las tiras con el reflejo del sol.
  • Paso 5: Marca la línea de corte y corta con el cortante. A continuación, sigue colocando más tiras de césped artificial. Además de los cortes que hay que realizar para esquivar los diferentes obstáculos que haya en la terraza o en el jardín, corta con unas tijeras el exceso.
  • Paso 6: Es el turno de las uniones entre las diferentes piezas. Séllalas y fíjalas con silicona neutra y con la ayuda de una pistola. Otra alternativa para sellar las uniones a la perfección es utilizar unas bandas autoadhesivas que puedes encontrar fácilmente en cualquier tienda de bricolaje. Da unos puntos adhesivos de montaje en el suelo y coloca la banda. Tras esto, corta el sobrante, retira el recubrimiento plástico y pega la hierba.
  • Paso 7: Por último, si quieres que tu césped artificial tenga un acabado natural, péinalo con un cepillo a contrapelo y rellénalo de arena de sílice redondeada, lavada y que esté bien seca, pues así las fibras se mantendrán en su postura y retendrán mejor la humedad.

Si has seguido bien estos pasos, ya está listo tu césped artificial imitando a la perfección al césped natural, pero mucho más económico, rápido y sencillo.

Ventajas

  • Sostenible y económico: el ahorro en el consumo de agua es importante, ya que el césped artificial no quiere de riego y lo notarás en tu factura.
  • Es fácil de mantener y limpiar: una vez instalado, lo único por lo que tienes que preocuparte es por cepillarlo un poco, darle algún que otro manguerazo rápido y quitarle las hojas que le caigan.
  • No necesita fertilizantes ni pesticidas: con este tipo de césped ayudas al planeta, pues no utilizas productos químicos dañinos, contaminantes y que plantean posibles amenazas para la salud de las personas.
  • Es antialérgico.
  • Apariencia perfecta sin importar la época del año: su color verde se mantiene igual durante todo el año y a la vista y al tacto parece natural.
  • La apariencia del césped artificial es perfecta durante todos los meses del añoLa apariencia del césped artificial es perfecta durante todos los meses del año

  • Se adapta a suelos blandos y duros, aunque si se quiere poner en superficies naturales hay que preparar previamente el terreno y colocar una maya antihierbas.
  • Es ecológico: en la mayoría de los casos es reutilizable o reciclable.
  • Es idóneo para las zonas de sombra: es normal que la hierba se vuelva marrón y tenga musgo en áreas de sombra. Sin embargo, al ser césped artificial no necesita la luz del sol para mantenerse sano y crecer.
  • Durabilidad: si has sabido elegir un buen césped artificial, ten por seguro que te puede durar alrededor de unos 15 años o más. Depende de si es muy transitado y de si lo mantienes bien.

Inconvenientes

  • Es cierto que no hay que gastar en su mantenimiento, pero sí que supone un coste inicial alto, pues instalarlo supone un desembolso considerable.
  • Se pueden encontrar céspedes artificiales de alta calidad en el mercado muy parecidos a los naturales, aunque es cierto que no van a ser tan frescos y bonitos como un césped natural bien cuidado.
  • Si te rozas bruscamente puedes abrasarte la piel. Aun así, con el tiempo este problema se ha ido resolviendo, ya que la calidad ha mejorado considerablemente y las fibras son más suaves que hace unos cuantos años atrás.

Artículos recomendados