Menú
Cómo regar las plantas en verano si te vas de vacaciones
Cómo regar las plantas en verano si te vas de vacaciones
PLANTAS VACACIONES

Cómo regar las plantas en verano si te vas de vacaciones

Si te vas a ir de casa y no sabes qué hacer con tus plantes, busca una manera de que se mantengan vivas con estos trucos y consejos.

Bekia

Cuando te vas de casa en vacaciones resulta un problema no saber qué hacer con el jardín, las plantas, los tiestos... y es que lo que menos se quiere es que se mueran al regreso. Pero existen trucos y soluciones prácticas para que tu jardín se mantenga intacto durante tu ausencia.

Hidrojardineras o macetas autoriego

El nombre puede que suene raro, pero no es más que una maceta con una zona de aislamiento en el fondo, donde se almacena agua. Este depósito va suministrando en cada momento el agua demandada por la planta. Lo único que tendrás que hacer es controlar el nivel del depósito e ir rellenándolo poco a poco cuando corresponda, aunque quizás pasen más de dos semanas e incluso un mes y medio, teniendo en cuenta la cantidad, el recipiente y la temperatura.

Pues utilizar algo que te avise del nivel de agua, aunque es recomendable que no esperes a que se termine por completo. Tampoco llenes más del tope o inundarás tu maceta. Una de las recomendaciones es añadir una capa de gravilla en el fondo de la maceta antes de echar la tierra. Con esta técnica tus plantas solo necesitarán una supervisión mínima.

Los riegos automatizados pueden ser muy útilesLos riegos automatizados pueden ser muy útiles

Conos de arcilla

Estos conos es una forma de dosificar el agua, a ellos puedes adaptar una botella de plástico de tamaños muy distintos. La idea es clavar el cono cerámico en la tierra y aprovechar las cualidades microporosas de este material para ir suministrando poco a poco el agua de la botella a la planta.

Estos conos -que los puedes adquirir en tiernas de jardinería- vienen marcados con un código de color que indica la porosidad del material. Existen varios modelos de esta manera de regar, como un cono que no necesita enroscar una botella. Antes de clavar el cono en la tierra se tiene que purgar todo el aire llenándolo de agua.

Riego con agua gelificada

esta manera de regar tu planta mantiene el agua durante mucho tiempo en forma de gel, para suministrar poco a poco el agua a las plantas. El gel suele ir hidratado y solo hay que colocarlo en contacto con la tierra. Dependiendo de las necesidades de la planta el gel en exterior puede durar unas 2 semanas, pero lo que puedes hacer es dejar dos en cada maceta para asegurarte. Existen bolitas de gel decorativas para macetas o floreros y con ellas se puede retener el agua.

El goteo es muy beneficioso por el ahorro que suponeEl goteo es muy beneficioso por el ahorro que supone

Riego con goteo

Este método de regadío es utilizado en las zonas áridas, de esta forma se optimiza la utilización de agua y abono. El agua aplicada por este método de riego se infiltra hacia las raíces de las plantas, aumentando la productividad y el rendimiento por unidad de superficie. Una de las ventajas es que utiliza muy poco caudal a baja presión, por lo que se optimiza el uso del agua de una manera sorprendente. Por otro lado, aumenta el rendimiento por el trabajo. Hay distintos tipos:

- Goteros autocompensantes: dan un caudal más o menos fijo dentro de unos márgenes de presión.

- Goteros autolimpiables: es sensible a las partículas sólidas y se suelen instalar filtros eficaces.

- Goteros regulables: se puede regular el caudal.

Riego con aspersor

El aspersor es el dispositivo utilizado en los parques, jardines o superficies de plantas. este dispositivo, a pesar de lo pequeño que es, mantiene la humedad y consigue que las plantas se mantengan. Suele estar compuesto por un cabezal giratorio con ranuras para canalizar el agua y conseguir que el riego sea uniforme.

Los aspersores se utilizan en muchos espacios públicosLos aspersores se utilizan en muchos espacios públicos

Cuando uses un riego con aspersor, coloca un filtro que no permita el paso de barro y arena, por otro lado, puede tener un resorte que esconde el aspersor, pero hay que tener cuidado de que no sea pisado o aplastado. Para no estropear tus plantes lo más importante es controlar el flujo de agua. Fíjate en el caudal del agua que pase por la tubería, y en la presión, es decir, la fuerza que lleve el agua.

Trucos caseros para regar las plantas en verano

A veces la imaginación y la creatividad consiguen sacarnos de un apuro. Si has 'inventado' algo, pruébalo antes de marcharte de vacaciones. Por otro lado, existen algunos trucos que no puedes perderte porque pueden ser muy útiles.

- El truco de la botella de plástico es un clásico. El más utilizado, consiste en practicar un agujero milimétrico con una aguja previamente calentada en el tapón de la botella para que el agua caiga poco a poco. Después se coloca la botella boca abajo, de tal manera que la gota de agua moje la tierra de la maceta. Si quieres reducir el caudal, puedes obstaculizar la salida. Coloca un trozo de tejido de algodón en la base del tapón antes de enroscarlo.

Aprovecha tu ingenio para regar tus plantas cuando estés fueraAprovecha tu ingenio para regar tus plantas cuando estés fuera

- El truco del cordón de algodón: consiste en colocar un extremo enterrado en la tierra de la maceta, un extremo debe estar sumergido en agua para que se vaya empapando la zona poco a poco. El agua es conducida por capilaridad hasta el sustrato de la planta. Se puede utilizar cualquier material con buena capacidad de absorber el agua.

- Colocar la base de la maceta directamente en un recipiente con agua puede hacer que la planta termine muriéndose. Si colocas algún objeto de material poroso en contacto con el agua y encima de éste la maceta, conseguirás mejores resultados.

Artículos recomendados