Menú
20 consejos para cuidar la ropa
20 consejos para cuidar la ropa
MIMA A TU ROPA

20 consejos para cuidar la ropa

Los consejos que querrás saber para que la vida de tu ropa dure mucho más y no tengas que cambiar tu armario cada poco tiempo.

Daniel Caballero

A la hora de guardar, lavar o doblar nuestra apreciada ropa, cometemos demasiados errores, aunque creas todo lo contrario. Para una larga vida de nuestra ropa será necesario ser un experto en lavado y secado para conservar nuestras prendas favoritas como si fueran nuevas, ya que nuestra ropa es parte de nuestra personalidad. Muchos recordamos instantes o cosas relevantes que nos han pasado gracia a lo que llevábamos puesto ese día.

Utilizar correctamente la lavadora

El primer problema con el que tendremos que lidiar es con la lavadora. Aunque muchos la tengan miedo y piensen que es nuestro enemigo número uno, la realidad no es así, ya que será nuestro aliada, siempre y cuando la utilicemos con sabiduría. Ya que son muchos los errores que podemos cometer sin ser verdaderos conscientes de todo el daño que podremos hacer a las prendas. Desde no separar bien los colores, aplicar excesivo calor en los lavados, lavar las prendas que solo le hemos dado uso (un error de lo más común que nadie tiene en cuenta).

Tendremos que usar con sabiduría la lavadoraTendremos que usar con sabiduría la lavadora

Además, son muchos los que cuando llegan a casa y se quitan la ropa van directa a la cesta de ropa sucia y lanzan las prendas, pero lo que deberíamos hacer es colgarlas en un lugar airado. También, tendremos que tener en cuenta si la ropa está lo suficientemente sucia como para lavarla.

Experto en doblar

Un gran reto que tendremos en nuestras vidas será doblar las ropas. Nadie nacemos sabiendo doblar la ropa cómo si fuésemos los dependientes de una tienda ropa, pero con la práctica llegaremos a parecerlo. Por ejemplo, si guardas las camisas en cajones en lugar de colgadas, es mejor que sepas doblarlas bien, para evitar las arrugas. Como consejo, tendrás que abotonarlas enteras y no solo unos pocos botones de la camisa. Alisa bien el tejido mientras la vas doblando.

Nos costará doblar bien la ropa al principioNos costará doblar bien la ropa al principio

Las maravillosas perchas

Hay gente que conocerá a la perfección qué tipos de perchas se utilizan para determinadas prendas. Pero si no eres unos de esos es mejor que sigas leyendo. Aunque es algo normal equivocarse, puesto que hasta las propias tiendas cometen este error. Por ejemplo, la ropa de punto no debería colgarse bajo ningún concepto. Puesto que con el tiempo los hombros se dan de sí y el punto queda abierto.

Usa las perchas para las prendas que realmente las necesitenUsa las perchas para las prendas que realmente las necesiten

Si tienes alguna prenda fina y tienes miedo de que se escurra dentro de los cajones, puedes doblarla con un folio de papel. Además, lo mejor para las prendas más delicadas como vestidos o camisas es que se cuelguen en perchas acolchadas, respetando siempre la forma de los hombros. También es bueno que tengas en cuenta que los abrigos es mejor que se cuelguen en perchas más anchas.

Lavado a mano

Hay prendas delicadas que es necesario que se laven a mano como la lencería, blusas o los pantalones de lino. A la hora de lavar estas prendas tienes que ser consciente de que es necesario usar un detergente específico, además es bueno que la espuma actúe sobre el tejido durante unos minutos. En el caso de que tenga alguna mancha en concreto, mantén esa prenda en remojo durante media hora hasta que veas que desaparece. Algo muy importante que tienes que recordar, nunca frotes, porque ese movimiento va desgastando y deformando las fibras de la ropa.

Es muy importante que no retuerces las prendas mientras las lavas a manoEs muy importante que no retuerces las prendas mientras las lavas a mano

Aprende a tender

Después de que nuestra querida ropa pase por la lavadora llega la hora de tenderla. Al tender es conveniente buscar los pliegues de las prendas para colocar las pinzas como las axilas en las camisetas, e ingle en pantalones.

No todos saben cómo se tiene que tenderNo todos saben cómo se tiene que tender

Otra mala práctica que todos podríamos cometer es tender las prendas durante la mañana, ya que, quién no ha escuchado que es mejor tender cuando hace sol. Pero no hagas caso, la luz directa del sol es lo peor que puede sentarle al color, sobre todo en ropa oscura. Puedes tender de día, pero quitar la ropa cuando el sol incida directamente sobre la ropa, o esperar a que el sol esté retirándose.

Protege bien tu ropa

Todo el mundo cambia su armario con los cambios de estación. Esa ropa sobrante se guarda, pero no todos saben hacerlo bien. Una vez que te vayas a poner manos a la obra será necesario que esa ropa este limpia. Además, deberás protegerlas de las polillas con un producto eficaz, duradero y de aroma agradable. Existen bolitas o bolsas, para dejar en los cajones o de gancho, que nos ayudarán a cuidar mejor nuestra ropa.

Un buen cuidado de la seda y el cuero

La seda es ese tipo de tejidos increíbles que existen, y a la vez uno de los más resistentes. Si quieres lavar una prenda de seda que se ha usado pero que no está sucia, lo mejor que puedes hacer es limpiarla con vapor de agua. Coloca la prenda en una percha y al ir a ducharte, cuelga la prenda dentro del baño. El vapor que desprenderá la ducha mientras nos lavamos será mas que suficiente para conseguir que esté como nueva.

Recuerda no lavar con la lavadora el cueroRecuerda no lavar con la lavadora el cuero

Por el contrario, el cuidado del cuero es algo más complicado. Cuando acaba el invierno es importante guardar la prenda en una bolsa de ropa, evitando siempre doblarla, ya que podríamos deformarla. Para aquellos que no lo sepan, el cuero no se tiene que meter en la lavadora, sino limpiarlo en seco, con un producto específico y una esponja seca.

El problema con los hilos sueltos

Nuestra mala costumbre cada vez que vemos un hilo suelto en alguna prenda es quitarlo lo antes posible tirando de él. Algo que no será nada bueno para nuestra ropa, dado que podríamos arruinar más puntadas. Por eso, si la costura ha perdido muchas puntadas, puedes considerar si vendría bien volver a coser esa prenda para arreglarla. También, si nunca hemos tirado de los hilos, es buena idea coger unas tijeras y recortar con cuidado esos molestos hilos.

Utiliza unas tijeras para cortar esos hilos sobrantesUtiliza unas tijeras para cortar esos hilos sobrantes

Nuestros preciados vaqueros

Los vaqueros son unas de las prendas que más usamos en nuestra vida diaria, por lo que es importante conocer cómo y cuándo lavarlos. Ya que si son nuestros vaqueros favoritos podríamos liarla al lavarlos. Cuando vayamos a echarlos a lavar dale la vuelta al vaquero, además será necesario lavarlos con un jabón neutro y sin suavizante. Si los lavas en una lavadora que sea con un ciclo corto. La frecuencia de su lavado ya es la decisión de cada uno.

Los productos que usamos

Algo clave dentro de la limpieza de nuestra ropa son los productos que vayamos a usar. Ya que son clave tanto para las prendas como para nuestra salud e higiene. Los productos convencionales pueden contener sustancias químicas artificiales que pueden dañar el tejido o también pueden llegar a dejar toxinas sobre el tejido o en el agua.

Es bueno que conozcas la composición de los productos que empleamos para lavar la ropaEs bueno que conozcas la composición de los productos que empleamos para lavar la ropa

Por eso, te recomendamos investigar las diferentes gamas de productos de marcas ecológicas que emplean ingredientes naturales. Sobre todo, son muy recomendables para todas aquellas personas que tienen una piel muy sensible.

Otros trucos

Leer bien las etiquetas de la ropa, no vayas a lo loco a la hora de lavar o planchar la ropa porque puedes liarla. Presta atención a los símbolos y frases que aparezcan.

Separar al lavar: Trata lavar en tandas diferentes la ropa negra, la blanca y la de color. Así se conservará mucho mejor cada uno de los tonos.

Protección: Es importante abrochar los botones, subir cremalleras, estirar las mangas antes de guardar las prendas en el armario para impedir que se arruguen o se deformen.

Mantén limpios lo cajones y estantes: si no puedes a menudo, aprovecha el cambio de estación para hacerlo.

La plancha puede ser nuestra gran aliada, siempre que se utilice bienLa plancha puede ser nuestra gran aliada, siempre que se utilice bien

Lava la ropa si es necesario: Solo echa al cesto de la ropa sucia aquello que de verdad lo necesite. Si no has sudado, no te has manchado o es la primera que te la ponen, simplemente deja que esas prendas se aireen durante unas horas.

Dale la vuelta: No es algo necesario, pero si servirá para que duren más las prendas. El desgaste puede provocar la pérdida de dibujos.

Elimina las manchas al momento, solo así conseguirás que no se quede la mancha de por vida. Además, se quitará con mayor facilidad que si esperas.

Utiliza fundas y bolsas herméticas: las cosas que no utilices a menudo, las que son de mayor calidad o simplemente las que cambias de una temporada a otra, estarán mejor conservadas en envoltorios de plásticos.

Cuidado con los apliques o tachuelas, ya que se pueden enganchar con mucha facilidad, por lo que deberás tener cuidado que pones encima y de qué forma.

A la hora de planchar, es bueno que la ropa este un poquito húmeda. Al comenzar el planchado empieza con una temperatura baja. Espera unos minutos para pasar a una más alta.

Artículos recomendados