Menú
Cómo elegir una lámpara de pie para conseguir una buena iluminación
Cómo elegir una lámpara de pie para conseguir una buena iluminación
MUY VERSÁTILES

Cómo elegir una lámpara de pie para conseguir una buena iluminación

Estos elementos decorativos suelen usarse para crear atmósferas envolventes, pero combinados con otros puntos de luz harán de tu hogar un espacio más interesante.

Verónica Serrano Sevilla

Elegir el diseño más bonito a la hora de comprar una lámpara no es sinónimo de realizar una buena adquisición. Precisamente la luz que emite la lámpara se puede convertir en un elemento más de decoración especialmente en interiores y por este motivo es fundamental pensar previamente en aspectos como en qué lugar de la casa se va a situar, qué potencia lumínica buscas o qué forma ha de tener, entre otros aspectos. Concretamente, las lámparas de pie aportan mucha personalidad al conjunto de la sala, creando atmósferas únicas al ocupar su propio espacio. Pero si lo que estás buscando es conseguir una buena iluminación, en este artículo te damos algunos consejos a tener en cuenta para además combinar tu futura lámpara de pie con el resto de la habitación.

Hay muchos tipos de lámparas de pieHay muchos tipos de lámparas de pie

Elige el tipo de iluminación que necesitas

Si estás buscando mucha luz, las lámparas de pie son unas grandes aliadas. Su altura hace que iluminen más que otro tipo al abarcar un mayor espacio, aunque actualmente las venden con reguladores que aumentan o disminuyen la intensidad de la luz a tu conveniencia. Es imprescindible tener claro qué uso va a tener: si se busca luz puntual para actividades muy concretas o si de lo contrario se necesita para iluminar el conjunto de la habitación de forma más general. Aquí entra en juego el material con el que esté hecha la lámpara, pues si la luz traspasa tela, será una buena elección si buscas más opacidad. En el caso de que se haya barajado la idea de poner un foco duro, será mejor que la luz salga directamente de la lámpara sin traspasar ningún material.

También puede darse el caso de que necesites una lámpara que cumpla ambas funciones, tanto luz muy directa como difusa. Pues bien, una opción muy resolutiva son los maxi flexos, unas lámparas de pie que realmente parecen un flexo de mesa de estudio pero a gran escala. Su ventaja es que se pueden orientar como se prefiera, en función de la necesidad de cada momento. De forma similar a estos maxi flexos son las lámparas de pie de brazo orientable. Estas son aún más flexibles al poder mover la lámpara más fácilmente tanto en altura como en espacio y como peculiaridad que les caracteriza, son menos rígidas y aportan más fluidez a la sala.

Ventajas de la lámpara de pie según su ubicación en el hogar

Si deseas conseguir una buena iluminación, a veces no es tan importante la elección de una lámpara sino el lugar idóneo para sacar su máximo partido. Como puede intuirse, no es lo mismo colocar un foco en el salón que en el dormitorio, por eso vamos a hacer un repaso de las ventajas que tiene este tipo de elemento decorativo según el lugar en el que se vayan a colocar:

Elige la lámpara en función de la estancia o de tus necesidadesElige la lámpara en función de la estancia o de tus necesidades
  • En el salón: como ya se ha procedido a explicar, estas lámparas crean toda una atmósfera con su luz envolvente. La manera de conseguirlo es con lámparas de pie abiertas en la parte superior de la pantalla, hechas con material translúcido. Así se conseguirá una luz suave, perfecta para el lugar de la casa en el que se suele buscar tranquilidad. Sin embargo, las luces pueden hacer de esta estancia una de las más mutables del hogar. Consíguelo combinando la lámpara de pie con focos de luz más puntuales que resalten otros puntos de la sala, como con lámparas colgantes, de pared o de mesa.
  • En el dormitorio: pueden ser un gran acierto si la habitación no es muy espaciosa y las mesillas de noche son pequeñas. Puedes situarla al lado de la mesita para que esta quede libre, justo en el rincón del cuarto para que ilumine elegantemente todo el espacio. En este tipo de casos conviene escoger una luz difusa, cuya intensidad no sea muy potente dado que no es aconsejable para la vista por la noche. Si te gusta practicar la lectura en la cama antes de ir a dormir, entonces puedes optar por un maxi flexo o lámpara de brazo orientable para dirigir la luz, como hemos explicado anteriormente.
  • En el despacho: una lámpara de pie es toda una ventaja para liberar espacio de la mesa de trabajo. Lo ideal es que sea abierta por la parte de debajo de la pantalla para que la luz vaya más directa y permita trabajar sin problemas.
  • En los pasillos: si algo caracteriza a las lámparas de pie es su personalidad y por este motivo son una gran opción para decorar pasillos o zonas de paso. Con ellas no se necesita recargar la escena con cuadros o elementos decorativos excesivos, pues con una simple lámpara de pie puedes lograr tu objetivo al mismo tiempo que iluminas la zona. Por lo general, los pasillos son estancias en las que conviene el uso de una luz general, no focal, así que piensa en incluirla de tela o materiales más opacos que además permitan lucir diseños.

Cómo combinar una lámpara de pie con el resto de la habitación

A la hora de seleccionar una lámpara de pie es necesario pensar en cómo va a mezclarse con el resto de elementos decorativos de la sala. Por ello hay que mirar muy bien el diseño. Por un lado está la pantalla, que puede ser simple o de estampados originales, y por otro está el material con el que se ha elaborado el pie de la lámpara: el metal resulta fino y estilizado, mientras que la madera combina con ambientes rústicos, antiguos o clásicos. Si están son de plástico, el color será también importante, siendo el blanco muy elegante y el negro bruto y atrevido.

Consigue que quede bien con el resto de la estanciaConsigue que quede bien con el resto de la estancia

De todas formas, no siempre es necesario combinar la lámpara de pie con el resto de lámparas de la habitación. A veces comprar lámparas de igual diseño puede ser una solución, pero resulta algo aburrido. Por eso proponemos la técnica Mix y Match, es decir, usar diferentes tipos de focos y distintos diseños para dar un toque más original a la decoración. Además, si bien una lámpara de pie se destina a crear un ambiente único, dentro de ese ambiente puedes destacar otros rincones con puntos de luz más fuerte.

Artículos recomendados