Menú
Estilo minimalista: la elegancia de la sobriedad
Estilo minimalista: la elegancia de la sobriedad
MENOS ES MÁS

Estilo minimalista: la elegancia de la sobriedad

El minimalismo, una tendencia que va más allá de la simple decoración: consigue la comodidad del día a día con la elegancia y la vanguardia.

Alicia Quesada Sánchez

Elegancia, sobriedad y luminosidad. Son los tres pilares sobre los que descansa la decoración minimalista. Pero, ¿qué es exactamente el estilo minimalista? El minimalismo es una tendencia y corriente artística que en el diseño de interiores consiste en decorar con elementos básicos y en menor número posible.

El objetivo de este estilo es ganar en sobriedad, funcionalidad y espacio. La ornamentación queda relegada a un segundo plano visual y los elementos arquitectónicos se convierten en protagonistas de esta decoración tan conocida. Con esta corriente, conseguirás aprovechar todo el espacio de la estancia, ya que va en contra de la saturación de la misma con un exceso de elementos como mesas, sillas o muebles. Solo tiene cabida lo estrictamente necesario y básico.

Estilo minimalista aplicado a un pequeño salónEstilo minimalista aplicado a un pequeño salón

Esta corriente artística tiene su origen en la década de los 60, en Estados Unidos. Pero fue en los años 70 cuando empieza a tener su auge y se fusiona con lo que se conoce como pop art. Es entonces cuando llega a Europa para quedarse. Y es que la decoración minimalista nunca pasa de moda.

Muchos hogares se han sumado a las premisas de este estilo y ofrecen unas estancias decoradas con pocos muebles, sin elementos recargados y con un aura muy 'zen'. Esta corriente es totalmente contraria a los elementos barrocos, recargados y excesivos. Los hogares minimalistas apuestan por el menos es más.

Y es que el minimalismo no se centra solo en decorar una casa, va más allá: es una filosofía que aúna la comodidad del día a día con la elegancia y la vanguardia. Desde las conferencias TED, con Graham Hill, nos han mostrado que vivir con menos objetos tiene algunos beneficios, entre ellos aumentar nuestra felicidad.

El minimalismo se emplea en baños, cocinas y cualquier estanciaEl minimalismo se emplea en baños, cocinas y cualquier estancia

Si quieres sumarte a esta corriente y convertirte en un experto minimalista, te contamos todo para decorar tu hogar siguiendo este estilo.

Menos es más

Si quieres decorar tu hogar siguiendo este estilo, debes tener muy claro que se basa en el lema: menos es más. La elegancia que ofrece esta decoración consiste en estancias casi desnudas, con muebles estrictamente necesarios, pocos colores y pocos elementos de decoración. Los muebles deben ser simples y tienen que abundar las líneas rectas.

Así que, empieza despejando tus habitaciones. El minimalismo se basa en tener elementos imprescindibles sin dejar de lado el estilo. Aportas el máximo de practicidad a tu hogar sin recargarlo de elementos. Este estilo se relaciona con el futuro, ya que de toda la vida hemos tendido al exceso en los hogares.

Colores minimalistas

El blanco y el negro son un hito de este estilo. Son dos tonos neutros que generan un contraste medido y dan lugar a estancias luminosas, sobrias y con elegancia. Pero puedes optar por otros tonos. Siempre deberán ser tonalidades suaves con colores neutros. Deben existir una monocromía entre todos los elementos que tenemos en nuestra estancia.

El estilo industrial deja a la vista elementos como el ladrilloEl estilo industrial deja a la vista elementos como el ladrillo

Si por ejemplo, tus paredes son blancas, el suelo de parqué y las cortinas blancas, opta por un sofá que sea crudo o marrón clarito. Nada de colores fuertes como rojos o lilas. La clave está en la armonía y la basicidad. En relación a los colores, existen dos tipos de estilos relacionados con el minimalismo:

-El estilo nórdico: al igual que el minimalista, huye de la demasía en lo que a muebles y accesorios se refiere. Apuesta por el blanco y los tonos neutros.

-El estilo industrial: también se distingue por contar con los elementos justos pero en este caso, consiste en dejar a la vista el ladrillo, el cemento o el hierro.

La elección de los muebles

Debes optar por muebles que tengan un diseño sencillo y con formas geométricas puras, líneas rectas y materiales nobles.

También se priorizan los muebles de baja altura y anchos en lugar de los altos y estrechos. Nada de ornamentos, los muebles que tengan alguno quedan descartados totalmente si quieres decorar de verdad de un modo minimalista.

Telas o textiles

Opta por cortinas o alfombras sobrias, de tonalidades neutras y lisas. Deben ir en armonía con el resto de la estancia. Pueden encajar muy bien con este estilo las telas hechas con lino o las de estilo rústico.

Las telas deben ser lisas y de tonalidades neutrasLas telas deben ser lisas y de tonalidades neutras

Deben tener el mismo estilo que el resto del conjunto para conseguir este minimalismo. Potencia la sensación de tranquilidad y de relajación, por lo que evita ante todo las telas estampadas o étnicas.

Materiales minimalistas

Se usan materiales lisos, sencillos y bastante naturales. Los más adecuados por tanto son la madera, el aluminio, el cristal y el acero.

La madera: Se usa sobre todo en los muebles, aunque también puede utilizarse para recubrir paredes o suelos. Hace años, en lo relativo a la madera, triunfaban los tonos claros como el roble, el arce, el abedul y el castaño blanqueado. Pero hoy en día, los tonos oscuros están de moda y dan un toque muy elegante a las estancias. Depende de ti el color que elijas, aunque recuerda siempre la armonía y la prohibición de los contrastes fuertes (el contraste solo está para romperse con mesura).

La madera puede utilizarse también en paredesLa madera puede utilizarse también en paredes

El aluminio y el acero: La ligereza física y visual que tienen es perfecta para la esencia del minimalismo.

Cristal: Aporta claridad y permite el paso de la luz en la estancia, por lo que es ideal para el minimalismo. Crea un efecto óptico de amplitud debido a la luz que permite entras. Puedes emplearlo en muchos elementos, desde grandes ventanas, hasta mobiliario o paneles divisores de espacio.

Otros materiales: Existen muchos otros materiales que aportan sofisticación al diseño de interiores. El cemento alisado, el alambre de acero, el vidrio o las piedras son algunos de ellos.

Los adornos

Que este estilo apueste por la sencillez no implica que los adornos no tengan cabida. Simplemente debemos procurar que los colores de los accesorios combinen con el resto de elementos o, por el contrario, que destaquen de forma única. Por ejemplo, si nuestra estancia es de tonos muy neutros o blancos, podemos ponen un cojín o un cuadro de color rojo que destaque por sí solo sin romper con la monocromía.

Puedes optar por un cojín de otro color que destaque por sí soloPuedes optar por un cojín de otro color que destaque por sí solo

Las paredes no tienen por qué estar desnudas. Una opción son los espejos, porque provocan una sensación de profundidad. También podemos usar cuadros, como hemos mencionado anteriormente, de un color llamativo que llame la atención de nuestro diseño sin pasarse de contraste.

Si te gusta la filosofía por la que aboga este estilo y no puedes esperar a incorporarlo a tu casa, debes saber que hay muchas tiendas especializadas hoy en día en las que podrás encontrar elementos minimalistas y donde te podrán aconsejar. Además, minimalismo también significa ahorro. No son elementos caros, por lo que podríamos decir que estamos ante un estilo realmente económico, elegante, moderno y vanguardista al mismo tiempo.

Artículos recomendados