Menú
Las sustancias químicas preocupantes de los alimentos
Las sustancias químicas preocupantes de los alimentos
CUIDADO CON LA COMIDA

Las sustancias químicas preocupantes de los alimentos

Los envases de plástico además de contaminantes pueden causar estragos en tu salud, ya que contiene propiedades dañinas para la salud.

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

¿Qué se esconde en el envasado de nuestros alimentos? esa pregunta antes inocente, ahora abarca gran cantidad de titulares, y es que no es nada nuevo que detrás del empaquetado de nuestros alimentos se esconden una gran cantidad de sustancias químicas.

No sabes lo que comesNo sabes lo que comes

Componentes con propiedades que pueden resultar dañinas para nuestra salud pero que se están utilizando de manera legal en el proceso de fabricación del envasado alimentario. Desde latas de conservas, hasta tetrabricks de leche, pasando por los envases de fruta y verdura, todos estos recipientes contienen sustancias potencialmente nocivas para la salud.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) dio la voz de alerta cuando se comprobó que había aumentado el índice de exposición a la que estamos sometidos y el riesgo que puede conllevar sobre la salud de la población. Los niveles de sustancias químicas se incrementan aún más en los envoltorios de comida rápida o basura, otra razón más para dejar de consumirlos.

Cuidado con los envoltorios de la comida rápidaCuidado con los envoltorios de la comida rápida

Pero, ¿cuáles son esas sustancias químicas? ¿Debemos preocuparnos? ¿Es realmente perjudicial para la salud? Sigue leyendo el artículo que nosotros te vamos a informar de todo.

PFAS en los envoltorios de los alimentos

Las hamburguesas, patatas fritas, snacks, bebidas azucaradas, bollería industrial, o cualquier otro producto de los denominados comida basura -fast food en inglés- hace ya tiempo que son considerados tóxicos para la salud, lo que no sabíamos que, además de la ingente cantidad de azúcares, conservante, edulcorantes, entre otras, también sus envoltorios contienen elementos potencialmente peligrosos para el organismo. Recientemente varios estudios llevados a cabo por diferentes instituciones y universidades estadounidenses, descubrieron que un tercio de los envoltorios usados para comida rápida en Estados Unidos contienen altos niveles de PFAs.

La muestra analizada demostró que había una gran cantidad de flúor en materiales sólidos, compuestos químicos llamados perfluoroalquilos y polifluoroalquilos (PFAS), sustancias que además de permanecer indefinidamente en el ecosistema, también resultan perjudiciales para la salud.

Estas sustancias químicas son usadas para proporcionar resistencia al agua o a las grasas, como por ejemplo, el caso del papel de una hamburguesa para que la salsa no quede plasmada. Aunque según los expertos estos tóxicos no sólo estarían presentes en la industria alimentaria, sino que también se utilizan en pinturas, barnices, productos de limpieza, muebles, alfombras, ceras para suelo y hasta para materiales sintéticos.

El papel de las hamburguesas contiene muchísimos tóxicosEl papel de las hamburguesas contiene muchísimos tóxicos

Los grupos ambientalistas y medios de comunicación han alzado la voz exigiendo que se tomen medidas en torno a este caso. Como veníamos diciendo, el problema se agrava aún más porque este tipo de sustancia resulta extremadamente perjudicial para el medio ambiente, al ser una sustancia no biodegradable y bastante persistente, aunque el envase se recicle, es posible que las sustancias migren de un envase a otro, porque los productos químicos persisten después del final de la vida útil del paquete. Entonces, ¿qué tan perjudicial es para el ser humano?

¿Es perjudicial para la salud la existencia de PFAS en los alimentos ?

Sabemos que para el medio ambiente resulta realmente tóxico, pero ¿qué tan perjudicial es para la salud de las personas? Los investigadores confirmaron que es realmente difícil explicar cómo podría afectar directamente a la salud de los humanos la existencia de PFAs en los alimentos que consumimos.

Pero instituciones como la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registros de Enfermedades relacionan los PFAs con: Problemas hormonales que pueden afectar a la fertilidad, problemas del sistema inmunológico, aumento del colesterol, problemas relacionados con el desarrollo y crecimiento de los fetos y los niños, y sobre todo aumento de las probabilidades de padecer un cáncer.

Actualmente se están implantando medidas reguladoras por parte de las autoridades para disminuir el porcentaje de estas sustancias químicas en los envases de los alimentos. En Europa, la legislación establece que sólo se admitirán como recubrimiento antiadherente en papel con un límite máximo de 0,05 mg/kg; en Estados Unidos es del 0,5% del peso total del envase. Aunque la alta exposición a estos compuestos resulta perjudicial para la salud, aún no está claro si estos resultados tienen hoy en día implicaciones para la salud humana, aunque sí para el medio ambiente.

Cuida los azúcares que ingieresCuida los azúcares que ingieres

Según los expertos aunque en los envases de los alimentos haya un compuesto potencialmente tóxico no quiere decir que vaya a provocar daños, porque todo depende de la cantidad, y por ahora los envases están respetando los límites impuestos.

Aún así, una práctica tan común como untar ketchup en el papel de la hamburguesa para luego untar las patatas con la salsa, debe ser desterrado. Por precaución, no se debería abusar por riesgo de contaminación física, química y microbiológica del papel.

Por tanto, por ahora, sigue resultando más peligroso la cantidad de aditivos, azúcares, y demás sustancias añadidas a los alimentos, que el propio envase donde vienen. No hay que olvidar el impacto que produce el uso de estos envases al medio ambiente, recordemos que su reciclaje no es tan sencillo. Por lo que es mejor decirle adiós definitivo a toda esa comida basura que tanto daño hace al planeta.

Artículos recomendados