Menú
Cómo poner la lavadora
Cómo poner la lavadora
CUIDA TU ROPA

Cómo poner la lavadora

Sigue estos consejos para utilizar de la manera más correcta este electrodomésticos que siempre provoca tantos problemas.

Cristina López Reques

El día en el que nos tenemos que enfrentar a la lavadora siempre llega. Unos lo tienen que hacer mas tarde que otros, pero al final todos tenemos que vernos las caras con este electrodoméstico tan imprescindible en nuestras vidas pero que a la vez nos puede dar tantos dolores de cabeza. Para que esto no ocurra es muy importante saber cómo se pone la lavadora y eso es lo que hoy te vamos a explicar, paso a paso, desde Bekia. Y es que, utilizar bien este aparato hará también que dure más.

Poner la lavadora puede parecer difícil a primera vista, pero es sencillo si sabes como utilizar todos los programas que tienePoner la lavadora puede parecer difícil a primera vista, pero es sencillo si sabes como utilizar todos los programas que tiene

Lo mas probable es que cuando te pongas delante de la lavadora te quedes pensando para qué sirven tantos botones o ruletas. Pues bien, todos esos programas que puedes imaginarte que tiene el electrodoméstico tienen su uso, por lo que no menosprecies ninguno, ya que puede salvarte en alguna ocasión. Eso sí, hay que saber usarlos porque sino es muy posible que todo lo que salga lavado sea para tirar a la basura y no para volverlo a meter a tu armario. Para que esto no ocurra y puedas disfrutar de una ropa limpia y con buen olor, te vamos a dar los consejos e instrucciones básicos para que ganes la batalla a tu lavadora.

Seleccionar la ropa que vamos a lavar

Que nuestra ropa salga perfecta de la lavadora no va a depender solo de cómo la programemos. Es muy importante un paso previo, el de separar la ropa por el tipo de lavado que necesita. La forma básica es de hacerlo por colores, es decir, en un montón la ropa blanca o clara y en otro la oscura. Esto es necesario porque si juntas las prendas sin selección puedes provocar que destiñan y las blancas acaban siendo un arcoíris.

Lo primero que hay que hacer, y lo más importante, es seleccionar la ropa que vamos a lavarLo primero que hay que hacer, y lo más importante, es seleccionar la ropa que vamos a lavar

Además, para que te resulte más fácil al principio, puedes ayudarte de las etiquetas que incluye cada prenda de ropa. En ellas te van a indicar el tipo de lavado que necesita, ya sea en frío, caliente, si es algodón, seda u otro tejido. Así podrás elegir el programa que necesitan en tu lavadora.

También debes pensar por qué quieres lavar dicha ropa. Por un lado puedes hacerlo para quitar manchas difíciles, es decir, prendas que estén muy sucias, como por ejemplo la de los niños. O por otra parte prendas que no están manchadas pero sí usadas y necesitan ser lavadas. Y es que, cada opción requiere un programa diferente.

Introducir la ropa y echar el detergente

Una vez que tenemos clara la selección de prendas que queremos lavar, solo queda introducirlas todas en el tambor de la lavadora. En este paso debes tener en cuenta que cada lavadora soporta unos determinados kilogramos de peso, por lo que no debes excederlos. Te darás cuenta porque la ropa debe quedar suelta, es decir, dejando un poco de espacio por arriba para que pueda moverse y ser lavada bien. Hecho esto, cierra la puerta.

La ropa hay que colocarla por separado, para que quede suelta, y después hay que echar el detergente y el suavizanteLa ropa hay que colocarla por separado, para que quede suelta, y después hay que echar el detergente y el suavizante

El siguiente paso es el de echar el detergente y suavizante, uno de los que más se te puede atragantar el primer día pero que después siempre tendrás que hacer lo mismo. Como podrás comprobar al abrir el cajetín, la lavadora dispone de tres apartados que suelen estar diferenciados por un I, II y *.

El primer símbolo, I, nos indica que debemos echar el detergente solo si vas a realizar un prelavado, es decir, un primer lavado para aquellas prendas que se encuentran muy sucias. A continuación iría el lavado normal, para el que tienes que echar el detergente en el símbolo II. Por tanto, si escoges esta segunda opción, solo tendrás que echar el jabón en el II, pero si vas a realizar un prelavado tendrás que echarlo en el I y II. Además, encontraras un tercer símbolo, un *, que nos indicará que ahí debemos echar el suavizante.

Elegir el programa de lavado

Ahora viene el paso más complicado y al que más tememos. Hasta ahora habrás podido ir superando cualquier dificultad con facilidad, pero en este paso vas a tener más dudas. Y es que, cada vez que te enfrentes a elegir un programa de lavado te va a surgir la duda de cuál es mejor.

Elegir el programa de lavado correcto es muy importante, ya que ayuda a la limpieza y mantenimiento de tu ropaElegir el programa de lavado correcto es muy importante, ya que ayuda a la limpieza y mantenimiento de tu ropa

Lo primero de todo debes diferenciar entre los ciclos más largos y los más cortos, es decir, el tiempo que va a estar lavándose tu ropa y que, por tanto, va a estar dentro de la lavadora. Los programas de mayor duración los vas a utilizar cuando tengas prendas muy sucias y quieras quitar manchas difíciles. Y es que, esos programas también van relacionados con la temperatura con la que se lava, que va a ser más alta. Por tanto, en este programa no vas a lavar ropa normal del día a día, ni ropa delicada ni ropa interior. Pero las toallas, por ejemplo, si entran en este apartado. Además, debes tener en cuenta que esta opción va a consumir más energía, por el tiempo de lavado, que salga más arrugada y que puede hacer que encojan algunas prendas. En la etiqueta de cada ropa suele venir indicada la temperatura máxima a la que se puede lavar.

Por otra parte, encontrarás lavados de poca duración. Son los recomendados para ropa que hayas usado en el día a día, que únicamente esté sudada pero no manchada. Así, en ese tiempo será suficiente para que salga limpia, pues realmente no estaba sucia.

Las revoluciones

Por último, te vamos a hablar de las revoluciones de una lavadora. Es cierto que en muchas esto es algo implícito al programa que hayamos seleccionado. Sin embargo, en otros modelos, los más nuevos, nos da la opción de cambiar a nuestro gusto las revoluciones.

El último paso es seleccionar las revoluciones, es decir, la potencia que se va a dar a la ropa en un momento determinado del lavadoEl último paso es seleccionar las revoluciones, es decir, la potencia que se va a dar a la ropa en un momento determinado del lavado

Lo que debes tener en cuenta a la hora de decidir cuantas revoluciones poner es la velocidad a la que se va a lavar la ropa. Por así decirlo, es como la potencia que se va a dar a las prendas en un momento determinado del lavado. Cuantas más revoluciones, más deprisa se moverán y más secas saldrá la ropa. Por el contrario, cuantas menos revoluciones, tus prendas van a salir más húmedas. Sin embargo, también debes saber, que con la primera opción tu ropa se va a dañar más, por lo que no es muy aconsejable que se elija mucho.

Una vez que tengas todos estos aspectos más o menos claro, solo te queda lanzarte y dar al botón de inicio. Ahora si comenzará el lavado de tu ropa tal y como tu hayas escogido. Eso si, no te olvides de que terminará en un momento dado y que tienes que tenderla para que la ropa se seque bien y termine el proceso adecuadamente.

Artículos recomendados