Menú
¿Qué es el suelo hidráulico?
¿Qué es el suelo hidráulico?
NO PASA DE MODA

¿Qué es el suelo hidráulico?

Combina pasado y presente con estos suelos llenos de color, elige decorar tu suelo con estas baldosas decorativas muy vistosas que se usan desde hace décadas.

Daniel Caballero Ruiz

¿Cansado de ver cada día el mismo suelo de tu casa? A lo mejor ya va siendo hora de un cambio, y no hay mejor elección que las baldosas hidráulicas. Es momento de arriesgarse eligiendo estas baldosas decorativas artesanales compuestas de cemento pigmento. El suelo hidráulico se fabrica en cemento comprimido con prensas hidráulicas.

Y hay que dejar claro que el suelo hidráulico no es algo nuevo, sino que ha vuelto con más fuerza que nunca, desde su origen en el siglo XIX al sur de Francia. Además, son resistentes y se pueden utilizar tanto en zonas de exterior como de interior. Las baldosas rozan la originalidad. Hay que tener en cuenta que al ser porosas se las debe aplicar una capa impermeable, que proteja el suelo de agua, grasa y otras manchas.

Una moda muy tradicional

Su primera aparición fue durante el siglo XIX en el sur de Francia. Un origen con el fin de tener una alternativa a la pierda. En aquel entonces, se trataban de piezas únicas elaboradas de forma artesanal, que requerían un largo proceso de fabricación con mucha paciencia y esfuerzo. Durante mucho tiempo fueron protagonistas en los suelos de los hogares de la alta sociedad francesa. Bastantes años más tarde, su expansión por el mundo llegó a España, para ser exactos en los años 60. Arquitectos como Antoni Gaudí convirtieron las baldosas hidráulicas en el emblema del modernismo.

Desde su origen en el siglo XIX no se ha dejado de usarDesde su origen en el siglo XIX no se ha dejado de usar

Hoy por hoy, podemos jugar mucho con las baldosas hidráulicas para poder llevar a cabo diversos estilos para el suelo de nuestra casa. Porque se adaptan a muchos estilos con dibujos y texturas muy variadas. En general suelen tener dibujos de geometrías, flores o vegetales en forma cuadrada o hexagonal. Lo mejor de todo es que hoy en día son más fáciles de instalas y más asequibles.

Distintas combinaciones en el hogar

El suelo hidráulico es apto tanto para exteriores como para interiores. Además, las baldosas hidráulicas se pueden combinar perfectamente con otros materiales como la madera. Cada tipo de baldosa es única por su color, originalidad y belleza, asimismo se pueden utilizar en diferentes partes del hogar. Cada vez más es más habitual que se instale suelo hidráulico en aseos o cuartos de baño.

La baldosa hidráulica se puede utilizar para decorar distintas partes de nuestro hogarLa baldosa hidráulica se puede utilizar para decorar distintas partes de nuestro hogar

Otra forma de darle uso en nuestra casa a las baldosas hidráulicas es utilizarla para formar murales, una tendencia que está siendo muy cotizada últimamente. Ya que podemos crear bonitos fondos de encimara para cocinas o incluso paredes enteras de nuestro hogar. Todo depende de nuestra imaginación y lo que más nos guste ver cada día en nuestras habitación.

Aunque eso no es todo, muchas personas se han negado por el suelo hidráulico para los salones, pero eso no te tiene que impedir que no uses las baldosas hidráulicas, ya que gracias a las distintas combinaciones podemos darle un efecto más vintage, más nórdico o más industrial, fusionando mobiliario de diversos estilos con la cerámica hidráulica y de efecto madera. También se pueden emplear en los dormitorios, utilizando el gres porcelánico de efecto hidráulico capaz de realzar la belleza del interior gracias a las piezas decorativas que rompen la monotonía. Aportan un toque de frescura y dan como resultado una composición muy dinámica.

Colocación y mantenimiento de las baldosas

Antes de empezar a colocar nuestras apreciadas baldosas hidráulicas, deberemos comprobar que se colocarán sobre una superficie bien nivelada, limpia y seca. Ya que un suelo húmedo provocaría la aparición de manchas de caliza en la superficie de la baldosa. Aplicaremos el cemento cola en la superficie con la ayuda de un peine o rastrillo de dientes gruesos. Además, es importante echar cola también a la cara inferior de la losa. Una vez hechos estos pasos, pasaremos a colocar con la mano, sin utilizar herramientas, las baldosas dejando una junta muy fina de 1 a 2 milímetros. Una vez acabemos la colocación y el cemento se haya secado, limpiaremos la superficie con mucha agua. Así eliminaremos la fina capa de polvo que se haya podido formar en las baldosas.

Es importante mantener la calma al colocar las baldosas de una en una a manoEs importante mantener la calma al colocar las baldosas de una en una a mano

En algunos casos es recomendables aplicar un sellador después de la colocación, y tras haber limpiado el suelo. El fin del sellador es que minimice la absorción del agua y grasas. Además, reduce significativamente la porosidad de la baldosa hidráulica, protegiéndola de las manchas, y siempre sin alterar el aspecto natural de la misma. Aunque es necesario que no lo apliquemos en exceso, porque si no se seca correctamente dejará manchas brillantes en las baldosas.

Un buen cuidado asegura que su estado no se deteriore con el paso de los añosUn buen cuidado asegura que su estado no se deteriore con el paso de los años

Con el paso de los años deberemos llevar a cabo un mantenimiento correcto de nuestro suelo hidráulico para que se mantenga en el mejor estado posible. Para ello, limpiaremos el suelo con un jabón neutro y agua. Nunca podremos utilizar detergentes fuertes, ácidos o alcalinos. Las manchas que se resistan a irse las podremos frotar con un abrasivo o disolvente. Es recomendable aplicar alguna que otra vez una cera, para mármol, que reaviva los colores y protege las baldosas.

Artículos recomendados