Menú
Cómo decorar con libros
Cómo decorar con libros
IDEAS MUY ORIGINALES

Cómo decorar con libros

Siguiendo una serie de consejos, tus libros dejarán de ser solo un entretenimiento para convertirse en el mejor elemento decorativo.

Fran Gómez

Existen miles de ideas creativas para decorar tu casa más allá de las flores y los cuadros. Últimamente se está convirtiendo en tendencia utilizar objetos cotidianos, como tarros o cajas, para dar un toque único al interior de nuestro hogar. Con un poco de imaginación, casi cualquier cosa que tengas por casa puede servir como elemento decorativo.

Más allá de deleitarnos con sus historias, los libros también pueden ser utilizados para adornar los rincones de casa y crear un ambiente acogedor. Desde llenar con ellos inmensas estanterías hasta convertirlos en improvisados maceteros o lámparas, ¡las posibilidades son infinitas!

En todas las casas existen montones de libros que, después de haber sido leídos, se acumulan uno junto a otro convirtiéndose en la superficie idónea que el polvo elige para reposar durante años. Sin embargo, colocándolos de forma adecuada, restaurándolos o transformándolos, esos viejos libros pueden convertirse en los protagonistas de la decoración de nuestros hogares.

Los libros pueden convertirse en los protagonistas de la decoración de nuestros hogaresLos libros pueden convertirse en los protagonistas de la decoración de nuestros hogares

Dependiendo de qué se quiera hacer ellos, será recomendable seguir unas recomendaciones u otras. A continuación se desglosarán algunas ideas y tips que puedes imitar para que tu casa parezca la biblioteca más bonita del mundo.

Estanterías de toda la vida

Una de las opciones más tradicionales es la de comprar o construir una estantería que sirva de apoyo para los libros que tenemos por casa. Existen de todos los estilos y tamaños, pequeñas, grandes, clásicas o modernas. Sean como sean, los estantes siempre aportan un toque de distinción y orden en el hogar. Además, a parte de los libros, también son el soporte perfecto para otro tipo de elementos como portafotos, velas o figuras que completarán el estilo final que se quiera dar a la estantería.

Sin embargo, si se pretende que el resultado sea un acabado perfecto y en completa armonía, no se debe dejar la colocación de los libros y otros elementos en manos del azar o del típico "ponlo dónde sea". Es importante seguir un orden y una metodología para que nuestra estantería no parezca un cajón de sastre.

1. Agrupa por tamaños

Puede parecer lo más lógico, pero a veces no se hace o se hace mal. No se trata de ordenar los libros en escalera, situándolos del más grande al más pequeño. Lo más recomendable es colocar las obras del mismo tamaño en el mismo estante.

A parte de los libros, las estanterías también son el soporte perfecto para otro tipo de elementos como portafotos, velas o figurasA parte de los libros, las estanterías también son el soporte perfecto para otro tipo de elementos como portafotos, velas o figuras

Si no tienes suficientes, puedes alternar la posición de los ejemplares, poniendo unos cuantos en vertical y los siguientes en horizontal, apilando uno sobre otro. De esta forma, el resultado será mucho más estético y visualmente atractivo.

2. Agrupa por colores

Lo ideal sería que la cubierta de tus libros estuviera compuesta por tonos neutros, como blancos, grises o negros. Así se asegurará una perfecta combinación con cualquier estantería o estancia de la vivienda. Sin embargo, se trata de un aspecto que no siempre está en nuestras manos, y seguramente en casa existirán tomos de toda clase de colores.

En este caso, para asegurar un buen equilibrio cromático, será necesario agrupar los textos por colores y tonos, distribuyéndolos del más oscuro al más claro. Si dispones de libros de gran variedad de colores, también puedes dedicar cada estante a una gama concreta. Por ejemplo, en el superior se pueden ubicar los tonos más fríos, debajo los cálidos, entre medias los pastel, etc.

Ten en cuenta que todas estas recomendaciones no tienen por qué seguirse al pie de la letra. Tu creatividad e imaginación tienen la última palabra y tuya será la decisión final sobre la disposición última de los libros. Juega y experimenta sin miedo, siempre que quieras podrás hacer modificaciones hasta que quedes satisfecho con el resultado.

Los libros como materia prima

Es importante especificar que para que una estantería tenga un aspecto impecable, debe hacerse una selección de los libros que van a colocarse sobre ella. Si bien es cierto que los tomos más antiguos pueden aportar un toque vintage y retro, muy en alza actualmente; los más rotos y viejos pueden suponer un problema y posiblemente nuestro rincón de lectura parecerá sacado de un viejo castillo mugroso y desvencijado.

Las estanterías son una buena opción para guardar los libros, pero hay que seguir un orden para que el resultado sea armónico y atractivoLas estanterías son una buena opción para guardar los libros, pero hay que seguir un orden para que el resultado sea armónico y atractivo

Pero aquí no se tira nada. Cuando los libros dejan de tener utilidad por su estado de deterioro, pueden convertirse en el material perfecto para crear nuevos elementos decorativos de lo más originales que dejarán a los invitados con la boca abierta. Estas son algunas ideas.

1. Libro macetero

Sin duda se trata de una de las opciones más originales y vistosas. Nadie podrá apartar la vista de un libro por el que de repente empiezan a brotar plantas, y además es muy sencillo de elaborar.

Necesitarás un libro de tapa dura y de tamaño mediano o grande. Ábrelo más o menos por la mitad y dibuja con una regla un rectángulo en la página que quede a la derecha. Hazlo tan grande como quieras que sea tu planta. Ármate de paciencia, y con la ayuda de un cúter empieza a recortar la forma del rectángulo en todas las páginas siguientes, hasta llegar al final.

Los libros rotos y viejos pueden suponer un problema y hacer que nuestro rincón de lectura parezca desvencijadoLos libros rotos y viejos pueden suponer un problema y hacer que nuestro rincón de lectura parezca desvencijado

Una vez estén todas cortadas, ayúdate de un pincel para expandir varias capas de cola blanca por los tres laterales de las páginas, con el libro cerrado. Deja secar y cuando esté listo, coloca un tejido impermeable sobre el 'foso' que se habrá creado. Pon tierra y trasplanta el vegetal que quieras. Los más recomendables son los cactus pequeños u otros que necesiten poco agua. Puedes decorar con piedras o arena para darle un aspecto más natural y llamativo.

2. Libro mesa

Una idea perfecta para complementar tu rincón de lectura con una mesita de café construida con libros. Apílalos unos sobre otros hasta que tengan la altura que desees para tu mesa. Lo más recomendable es que sobresalgan un poco, alternándose de derecha a izquierda para que el peso se distribuya mejor y la mesa sea más estable.

Una vez que estén colocados como tú quieras, pégalos con silicona caliente o pegamento extrafuerte. Deja secar la estructura unas 24 horas y cuando esté lista agrega la superficie, que puede ser de madera o cristal. Incluso si tus libros son lo suficientemente grandes, puedes saltarte este paso y utilizar el último libro como tablero después de aplicarle unas cuantas capas de cola blanca y dejarlo secar.

3. Libro cabecero

Con una buena cantidad de libros se puede crear un cabecero muy original que aportará a la habitación un toque único. Utiliza un tablón con las medidas necesarias (todo el ancho de la cama, al menos) para crear la base del cabecero. Abre los libros por la mitad y ve colocándolos de tal forma que toda la estructura quede cubierta. Puedes utilizar libros de distintos tamaños para encajarlos y cubrir todos los huecos.

Existen miles de ideas y posibilidades para convertir tu casa en el espacio favorito de cualquier amante de la lecturaExisten miles de ideas y posibilidades para convertir tu casa en el espacio favorito de cualquier amante de la lectura

Una vez tengas clara la disposición, ve levantando uno a uno y pegándolo con silicona caliente o pegamento extrafuerte al tablón. Después aplica varias capas de cola sobre los libros para que las páginas no se despeguen de la superficie. Una vez lo ancles a la pared, tendrás un bonito cabecero que será la envidia de todo el que lo vea.

Libros 'everywhere'

Una de las tendencias más vanguardistas del momento es la de colocar libros por toda la casa, allá dónde se quiera, con o sin estante. Consiste en agrupar montones de libros en rincones estratégicos para que den un aspecto bohemio e intelectual a la morada. El salón, el baño e incluso la cocina, cualquier estancia es buena para colocar algo de buena literatura.

Para que esto no degenere en un aspecto de desorden o de caos en nuestra casa, hay que tener cuidado con la posición y la cantidad de los libros. Se recomienda no hacer grandes montones de estos y colocarlos siempre de forma horizontal, con las páginas mirando al frente para que todos parezcan tener el mismo aspecto. Además, al final de cada montón, se puede colocar una planta u objeto que complete este aspecto despreocupado, como una lámpara pequeña o una taza de café. De nuevo, tu imaginación será la mejor aliada a la hora de darle a tu casa el aspecto que desees.

Una de las tendencias más vanguardistas del momento es la de colocar libros por toda la casaUna de las tendencias más vanguardistas del momento es la de colocar libros por toda la casa

Si tienes una mesa auxiliar vacía, puedes darle un poco más de vida colocando tu libro favorito abierto por la página que más te guste. Si lo colocas en la entrada junto a unas velas o flores, puede convertirse en tu mejor carta de presentación. Incluso puedes cambiar de libro cada semana, a modo de recomendación para tus invitados.

Estas son solo algunas de las miles de posibilidades que existen para convertir tus libros, viejos o no, en piezas decorativas que convertirán tu casa en el espacio favorito de todo amante de la lectura.

Artículos recomendados