Menú
Arm knitting
Arm knitting
¡USA TUS BRAZOS!

Arm knitting

Esta técnica que s eh puesto tan de moda es una manera muy fácil de tejer y con muy pocos instrumentos, ¡usa tus brazos!

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

No podemos negarlo, aquel hobby que tanto vimos hacer a nuestras abuelas ahora nos encanta, tejer nunca estuvo tan de moda como ahora. Desde hace algunos años venimos observando como lo que antes se conocía por hacer punto, ahora knitting, que suena mucho mejor- ha conseguido posicionarse como una de las actividades más relajantes que existen y que más de moda están, tanto es así que se le ha llegado a denominar "el nuevo yoga".

Aunque no todos hemos tenido la suerte de que nuestras abuelas nos enseñasen a tejer, hoy os traemos una nueva forma de practicar este hobby que hasta los que somos unos auténticos inexpertos en esta técnica nos resultará muy sencillo, el arm knitting.

Con esta técnica podrás hacer confortables mantasCon esta técnica podrás hacer confortables mantas

Arm Knitting

Si el único problema que tenemos con empezar a tejer es que no somos muy buenos con las agujas, tranquilos con esta nueva técnica el problema está resuelto. El Arm Knitting será nuestro gran aliado, pues con esta técnica solo necesitaremos nuestros brazos, sí los brazos y mucha lana gorda de nuestro color favorito. El Arm Knitting es el arte de tejer utilizando nuestros brazos y manos como si fueran agujas de tricot, además de ser muy divertido esta técnica es mucho más rápida que otras más convencionales. Os aseguramos que una vez que aprendas a hacerlo no vas a querer parar.

Ahora ya te va sonando el término de Arm Knitting ¿verdad?, claro es que esta técnica ha arrasado en todas las redes sociales, triunfando sobre todo en Instagram y en Pinterest. No sólo se pueden hacer mantas XL, sino también bufandas, bolsos, sombreros o incluso un jersey que te acompañará durante varios inviernos. Al no tener que utilizar agujas, es una actividad perfecta para mayores y también para pequeños.

Pero, ¿de dónde surgió? En un primer momento el arm knitting se le atribuye a la diseñadora ucraniana Anna Marinenko. La diseñadora fue quien descubrió esta técnica mientras jugaba con lana merino, en un primer momento comenzó a tejerla sola con sus brazos, el segundo paso fue publicarlo en Instagram y como ya sabemos poco tardó en hacerse viral.

Usa distintos tipos de lana, aunque procura que sea gordaUsa distintos tipos de lana, aunque procura que sea gorda

Sin embargo, el verdadero autor de esta idea revolucionaria del arm knitting fue el diseñador Giles Deacon. En el 2007 el diseñador inglés presentó su colección de otoño varias piezas gigantes en las que el material predominante era la lana. La técnica utilizada para confeccionar los patrones de Deacon era el arm knitting. Y ahora qué sabes un poco de la historia de esta técnica, ha llegado el momento de que tú mismo aprendas a hacerlo, ¿te animas? Pues, ¡manos a la obra!

Arm Knitting: Cómo hacer una bufanda

Lo primero que debes saber es que la lana más usada para realizar esta técnica es la merino, debido a que es densa pero también fina al mismo tiempo. También puedes utilizar la lana corriedale (mezcla de merino y Lincoln). En micras, que es la medida de grosor de las fibras de lana, en el tejido de arm knitting (el XL) suele usarse entre 20 y 35.

También puedes hacer varios dibujos, ¡aunque no te compliques!También puedes hacer varios dibujos, ¡aunque no te compliques!

Lo primero que tienes que hacer es escoger una lana muy gruesa para empezar a realizar arm knitting. A continuación comenzaremos montando los puntos en el brazo derecho, realiza el primer nudo, para ello haz un nudo mágico de la misma forma que si montaras los puntos en la aguja.

El siguiente paso será pasar la mano derecha por el interior de la orejita del nudo (el huequito) y ajústalo a tu muñeca, no debes apretar demasiado, si no no podrás hacerlo correr por el brazo. Lo siguiente que debes hacer es ayudarte de la mano izquierda para tomar el extremo de la lana sobrante (la que va al ovillo), hazlo como si estuvieras montando otro punto en la aguja. Realiza otro huequito y con la mano izquierda inserta un dedo para hacer pasar la lana a través del hueco. A continuación debes pasar la mano izquierda hacia el interior junto con el primer punto.

Continúa haciendo los puntos hasta conseguir el tamaño de bufanda que deseas. Recuerda que debes atar el extremo que queda suelto para que no se estire mucho al tejer. Una vez que tienes los puntos que deseas en el brazo izquierdo ha llegado el momento de que comiences a tejer al derecho la primera hilera.

Hacer una bufanda no te llevará mucho tiempoHacer una bufanda no te llevará mucho tiempo

Ayúdate de la mano derecha y toma el primer punto del brazo izquierdo y sácalo estirando un poco la lana (no excesivamente). A continuación sujeta el punto con la mano izquierda y busca la lana utilizando la mano derecha para traerla por el interior del punto.

Suelta ahora el punto original y coloca este nuevo punto en la mano derecha, en este momento habrás conseguido realizar el primer punto tejido al derecho de la hilera. Repite esta operación con todos los puntos hasta llega al final. Recuerda que tienen que quedarte todos los puntos gigantes en tejidos en el brazo derecho. La siguiente vuelta se realizaría tejiendo al derecho pero pasando los puntos del brazo derecho al izquierdo nuevamente. Realizando la misma operación pero con la otra mano. Es muy importante que cuidemos siempre la lana y la lavemos en seco no más de 15 minutos.

Artículos recomendados