Menú
¿Hipoteca o alquiler?
¿Hipoteca o alquiler?
FORMAS DE VIVIR

¿Hipoteca o alquiler?

El eterno dilema. Estabilidad frente a menos gastos al final del mes. Estas son las ventajas tanto de una opción como de la otra.

Julio Alberto López Ramón

El eterno debate a la hora de establecerse en una vivienda es si es mejor vivir de alquiler o comprar una vivienda. La decisión influye no tanto en el tipo de lugar del que se trate, sino las intenciones que tiene esa persona con la vivienda y el tiempo en el que esté allí. También influye la cantidad de dinero del que se disponga para poder hacer frente a los gastos que suponen tanto pedir una hipoteca como alquilar un piso. Te contamos aquí las ventajas de cada una de estas dos opciones.

Ventajas de vivir en un piso de alquiler

Alquilar un piso es la opción empleada para personas jóvenes y con recursos económicos relativamente bajos, o, en todo caso, personas que, aunque trabajen durante años, no tengan un sueldo lo suficientemente alto o estable para solicitar un piso. Otras personas tampoco casan con la filosofía de hipotecarse durante más de 20 años en una vivienda y estar pagando mes a mes una parte considerable del sueldo en el pago de una casa. Entre sus otras ventajas, alquiler un piso puede:

1 Es la opción más apta para personas que no quieren fijar su residencia en un lugar concreto. Sea por motivos laborales que obliguen a cambiar de lugar de residencia o por otras situaciones en la vida, algunas personas no pueden asegurarse que van a residir en el mismo lugar durante el periodo que dura una hipoteca. Por ello, en estos casos, es más razonable que se prefiera vivir de alquiler a pagar una vivienda en la que no se sabe cuántos años se podrá residir.

Los pisos en alquiler suponen un gasto económico menor a tener un piso en propiedadLos pisos en alquiler suponen un gasto económico menor a tener un piso en propiedad

2Pagarás menos facturas. Pese a que, por norma general, un inquilino debe hacerse cargo de las facturas de la luz, el agua y el gas, generalmente, a no ser que se alquile una vivienda en la que resida una única persona, la cuantía de las facturas se divide entre el número de inquilinos que están ocupando el piso. Pese a que también este caso puede darse en las viviendas compradas, por lo general, quienes optan a pedir una hipoteca suelen ser parejas o familias, por lo que cada persona suele pagar más por los gastos. Además, al ser propietario de una vivienda, a todas estas facturas tendrás que añadir también los gastos de comunidad, un añadido que puede robarte gran parte de tu sueldo.

3No asumes los gastos de mantenimiento del piso. En un contrato estándar de arrendamiento, la única posibilidad en la que debes abonar los gastos de reparación de un mueble es cuando se ha hecho un mal uso del mismo. Por tanto, en el caso de que ese mueble haya dejado de funcionar o se haya estropeado por un uso corriente del mismo, corre a cargo del casero mantener los electrodomésticos o muebles. Además, en caso de que sea necesario hacer una reforma por algún motivo que no tenga que ver con el inquilino, también deberá pagarlo.

Abandonar un piso en alquiler supone menos trámites que vender un piso y tener que comprar otroAbandonar un piso en alquiler supone menos trámites que vender un piso y tener que comprar otro

4Puedes cambiar de piso. Pese a que resulte muy obvio, es mucho más sencillo cambiar de una vivienda a otra en el caso de que vivas en un piso de alquiler, siempre y cuando, eso sí, se respete la duración del contrato. Una persona alquilada únicamente deberá haber dejado el piso en buenas condiciones y sin desperfectos para que se le abone la fianza depositada, y podrá abandonar el piso. En cambio, una persona que pide una hipoteca y quiere vender su piso deberá afrontar una serie de papeleos que prolongan el proceso durante meses.

Ventajas de vivir en un piso hipotecado

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona, y generalmente suele hacerse para asentarse en un lugar concreto con un trabajo relativamente estable, o como el nido de una pareja estable e incluso con familia. Muchas personas arguyen que es una pérdida de dinero alquilar un piso al gastar al mes dinero en una vivienda que no es de su propiedad. Entre algunas de las ventajas que supone comprar una vivienda, destacan:

1Puedes decidir sobre cualquier aspecto del piso. Tener un piso en propiedad significa tener la libertad de hacer con él lo que quieras: desde pintarlo, cambiar su distribución, comprar muebles o tirar algunos que estaban antes de adquirir el piso, cambiar el suelo, hacer agujeros en la pared, u otras decisiones. Todas ellas, generalmente, no pueden realizarse en un piso de alquiler, a excepción de que se consulte con el arrendador y dé el visto bueno. Además, también podrás reformar el piso entero, lo que, en este caso, sí necesitarás el consentimiento de la comunidad de vecinos para poder llevarlo a cabo.

Tener un piso en propiedad significa tener libertad para cambiar los elementos que considere oportunosTener un piso en propiedad significa tener libertad para cambiar los elementos que considere oportunos

2La mejor opción para asentarse en una zona. A diferencia de los pisos de alquiler, tener un piso en propiedad es la mejor opción para personas que se van a establecer en un lugar concreto y tienen claro que desean tener una vida allí. Esto, por otra parte, también asegura que no se dependerá de otra persona en decisiones sobre el piso o no se estará obligado a abandonarlo en el caso de que el arrendador decida no renovar el contrato de alquiler del piso. Eso implica más estabilidad y tranquilidad por el hecho de tener una propiedad que, salvo que haya impagos, no podrá ser arrebatada, y que, si tienes hijos, podrán heredar.

3Se puede hacer negocio con la propia vivienda. En algunos casos, pese a que tienen otra propiedad o por otras decisiones, los dueños de las viviendas deciden ponerlas en alquiler para sacar beneficio de las mismas, aunque deberán pagar la comunidad y derramas correspondientes. Aunque hay una serie de condiciones para poder arrendar un piso, es una alternativa para ganar un dinero extra en el caso de que se pueda disponer de otra vivienda para tu propia residencia.

Los pisos en propiedad incluso pueden servir para hacer negocio con ellos arrendándolos a inquilinosLos pisos en propiedad incluso pueden servir para hacer negocio con ellos arrendándolos a inquilinos

4La situación económica favorece la compra en vez del alquiler. La burbuja inmobiliaria que, entre otros factores, produjo la crisis económica en 2007 fue a raíz del encarecimiento de la compra de pisos. No obstante, hoy en día, donde esta burbuja está aumentando es en el alquiler de pisos, con precios desorbitados en relación a los metros cuadrados que ponen realmente en duda si compensa más alquilar a comprar.

Artículos recomendados