Menú
Cómo hacer una bufanda de lana
Cómo hacer una bufanda de lana
DESCÚBRELO

Cómo hacer una bufanda de lana

al hacerte tu propia bufanda de lana, además de aprender algo de punto, llevará una prenda única con tu propio diseño.

Sara Menéndez Espina

Por fin llega la temporada de otoño-invierno, que a muchas personas les encanta, y a otras menos. Sea como sea, debemos resguardarnos del frío y todas las personas que somos aficionadas a las labores de punto o ganchillo sabemos que tenemos una gran oportunidad de tejer prendas calentitas y confortables (con toda la diversión que supone tejerlas, claro).

Para hacer una bufanda de lana sólo necesitas paciencia e ir poco a pocoPara hacer una bufanda de lana sólo necesitas paciencia e ir poco a poco

Así que si tú también quieres iniciarte en este tipo de hobby, una bufanda es un proyecto perfecto para empezar. No necesitas tener grandes conocimientos de punto, y seguro que te parecerá imposible al principio, pero, ¡para nada! Sólo necesitas paciencia e ir poco a poco. Incluso, aunque no quieras aprender a tejer, es posible que quieras hacerte una bufanda por mil motivos: puede ser que quieras un diseño concreto que no veas en las tiendas, que quieras emular una de las emblemáticas bufandas de las casas de Hogwarts que has visto en las películas de Harry Potter, o simplemente tengas el deseo de sentir en el cuello la pieza más calentita, suave y cómoda que puedas imaginar.

Uno de los grandes beneficios de tejer tu propia bufanda es que podrás hacerla según tus deseos. Escoger la mejor lana, los colores más bonitos, hacerla más gorda, más fina... Y, sobre todo, ¡será única y exclusiva! Descubrirás que elegir lanas es uno de las fases más bonitas y adictivas de tejer. ¡Te contamos cómo escogerla!

Al hacer tu propia bufanda de lana será única y exclusivaAl hacer tu propia bufanda de lana será única y exclusiva

Elegir la lana

Cuando vas a comprar una madeja de lana, te encontrarás con un mundo muy amplio. Por eso, nuestro recomendación es que acudas a una tienda especializada donde te asesoren. No te sientas como una ignorante, hasta las personas más experimentadas disfrutan yendo a las tiendas a consultar cuáles son los mejores materiales o los más adecuados para una prenda. Tienes muchos géneros, pero para el invierno el básico es la lana. Hay lana de oveja o de alpaca, a veces mezcladas entre sí o con acrílico. La lana y la alpaca son las más calentitas, aunque una de las más escogidas es la lana merino porque es muy suave y tienes menos probabilidades de que te pique (cada persona y cada cuerpo es un mundo).

No obstante, lo mejor que puedes hacer es ir a la tienda y decir a la persona al cargo que quieres tejer una bufanda y que te oriente qué tipo de lana es mejor. Lo único que debes elegir es si la quieres más gruesa o más fina. Para empezar es mejor que uses lana más gordita, quizá para agujas de entre 5mm y 7mm. Ellos te harán una recomendación, ¡no tengas miedo de preguntar! Las agujas irán acorde a la lana, según el grosor. Cada madeja de lana dice qué agujas son las más adecuadas.

Una de las lanas más escogidas es la de merino porque es muy suaveUna de las lanas más escogidas es la de merino porque es muy suave

Sobre los colores, es más sencillo empezar con un color liso, aunque si la quieres de colores, hay madejas que van alternando el color de la hebra para que quede con un resultado muy bonito. También se pueden hacer de rayas de colores, para lo que hay que ir cambiando la madeja de color.

Materiales

Pongamos que vamos a hacer una bufanda con una lana de 6 mm y unas agujas también de 6mm. En la madeja te dirá cuántos puntos y vueltas necesitas para tener un cuadrado de 10x10 centímetros. Prueba a hacerlo tú a ver si te salen las mismas medidas, es un cuadrado de muestra y te ayudará a saber los puntos que necesitas según tu forma de tejer, ¡puedes tender a hacerlo más apretado o más suelto! Mira a ver cuántos puntos te salen en 10 centímetros y los llamaremos X puntos e Y vueltas.

Par hacer una bufanda necesitas lana, agujas, tijeras y cinta métricaPar hacer una bufanda necesitas lana, agujas, tijeras y cinta métrica

No podemos decirte el número de madejas que compres, porque dependerá de la lana que uses. Eso sí, asegúrate de comprar todas de una vez, aunque sobre, porque han de tener el mismo número de tintada, que se encuentra en el papel que envuelve la madeja y nos indica que han sido teñidas en el mismo momento. Un diferente número de tintada, aunque sea el mismo color, puede cambiar mucho de un ovillo a otro y notarse en el resultado final.

  • 200 gramos de lana de 6 mm.
  • Agujas de 6 mm.
  • Tijeras.
  • Cinta métrica.

Técnica 1: Bufanda a punto bobo

El típico punto que conocemos de las prendas tejidas con dos agujas se llama punto jersey, que va formando como "uves" a lo largo de toda la prenda. Pero si lo hacemos sólo así, se nos enrollará por los lados, algo que podemos arreglar, pero es más sencillo si comenzamos haciendo una labor que sea toda igual.

El punto bobo es el punto jersey pero haciendo las vueltas del derechoEl punto bobo es el punto jersey pero haciendo las vueltas del derecho

Así que lo mejor es empezar haciendo una bufanda entera en punto bobo. Se llama así a hacer todas las vueltas y todos los puntos del derecho. El proceso es el siguiente:

  • Monta 3*X puntos (la medida que te haya salido en la muestra, multiplicada por 3, para que nos salgan 30 cm aproximadamente).
  • Vuelta 1: Teje todos los puntos del derecho
  • Vuelta 2: Teje todos los puntos del derecho
  • Vuelta 3 - final: Lo mismo, todos los puntos del derecho.
  • Vuelta final: cierra todos los puntos.

El final lo determinará la medida que desees para la bufanda. Para una normal, serán unos 12*Y centímetros (es decir, 12 veces el número de Y vueltas para tener un total de 120 cm de largo). Te quedará una bufanda con la textura de punto bobo, que es más grueso que el punto jersey, más sencillo y terminarás muy rápido.

El punto bobo es mas grueso y sencillo que el punto jerseyEl punto bobo es mas grueso y sencillo que el punto jersey

Técnica 2: Bufanda a punto elástico

El punto elástico deja la bufanda en bandas. Haz primero tu muestra de 10x10 y mira a ver cuántos puntos (X) y vueltas (Y) te salen. Hay muchas maneras de hacerlo, pero esta te gustará:

  • Monta 3X puntos.
  • Vuelta: 1: Teje 3 punto del derecho, 1 puntos del revés, durante toda la vuelta.
  • Vuelta 2: Haz al revés que antes: 3 puntos del revés - 1 punto del derecho. Si te has perdido y no sabes qué punto corresponde a cuál, es fácil: ¿el punto sobre el que tienes que tejer tiene forma de V? Entonces haz una vuelta del derecho. ¿El punto sobre el que tienes que tejer tiene una especie de hebra horizontal? Teje un punto del revés.
  • Vuelta 3: teje como en el punto 2, es decir, 3 derechos, 1 revés.
  • Vuelta 4: teje como en el punto 3, es decir, 3 revés, 1 derecho.
  • Vete repitiendo, teniendo en cuenta que las vueltas impares son: 3 derecho, 1 revés, y las pares: 3 revés, 1 derecho.
  • Vuelta final: cierra todos los puntos.

El punto elástico deja la bufanda en bandasEl punto elástico deja la bufanda en bandas

Continúa así hasta que tengas 120 centímetros de largo, que serán 12*Y vueltas, aproximadamente. Estas son las medidas que tenemos en cuenta según la etiqueta de nuestra madeja, pero igual cuando hiciste tú la muestra, te han salido otras medidas. No obstante, no te preocupes porque en una bufanda es mejor excederse que quedarse corto y no tienen que ser medidas exactas.

Cuando hayas terminado, ¡voilà! Ya tendrás tu bufanda, suave, mullidita y calentita.

Técnica 3: Bufanda a punto de arroz

Esta combina las dos anteriores, pero necesitarás más paciencia porque parece fácil, pero es fácil liarse si no dominas los cambios de punto derecho a revés. La bufanda tendrá un aspecto homogéneo, pero más granulado, ¡es un punto muy bonito! Recuerda hacer la muestra de 10x10 previamente.

El punto de arroz es uno de los más difícilesEl punto de arroz es uno de los más difíciles

  • Monta 3*X puntos.
  • Vuelta 1: Haz 1 derecho, 1 revés toda la vuelta.
  • Vuelta 2: Haz 1 derecho, 1 revés toda la vuelta.
  • Vuelta 3 - final: lo mismo, 1 derecho, 1 revés.
  • Vuelta final: cierra todos los puntos.

Son todas las vueltas iguales, pero ¡ojo! Eso si el número de puntos es par, es decir, que empieza en derecho y acaba en revés, porque si acaba en derecho, tendrás que empezar con un 1 punto revés. Cuando te líes, recuerda mirar cómo es el punto que te toca tejer: si es al revés, tejes derecho, y si es derecho tejes revés. Al contrario que el punto elástico, en el que vamos haciendo hileras, aquí quedará, como decíamos, granulado.

Un truco

Cuando empezamos a tejer, es muy fácil que nos equivoquemos o perdamos un punto y parezca que se va a deshacer. Claro que, entonces, tenemos que deshacer parte del camino hecho y da mucho miedo al principio, porque no sabes si se seguirán perdiendo los puntos o no sepas recuperarlos.

La línea de vida consiste en pasar la aguja gruesa con la hebra fina por los puntos de la aguja de tejerLa línea de vida consiste en pasar la aguja gruesa con la hebra fina por los puntos de la aguja de tejer

Para ello hay un truco infalible. Se llama línea de vida, y consiste en que cojas:

  • Un trozo de lana más fina que la que estás usando, que mida más que el ancho de la bufanda. Usa restos, un hilo de coser es demasiado fino, pero si no tienes nada, puedes anudar varios para que quede una hebra más gorda.
  • Una aguja lanera, es decir, una aguja gruesa, que no acabe en punta (vaya, que no pinche).

La línea de vida consiste en que, una vez hayas terminado una vuelta, pases la aguja lanera con la hebra fina por los puntos que tienes en la aguja de tejer, que quede dentro de ellos. Luego sigue tejiendo, y si te equivocas en algún punto, sacas la aguja de tejer, tiras de la lana y se irán deshaciendo los puntos hasta llegar a la línea de vida. Ese hilo adicional evitará que esos puntos cogidos se deshagan, así que vuelves a meter la aguja por ellos y continuar. Esa línea la puedes dejar y poner otra con otro trozo de lana, o sacarla tirando y ponerla más arriba.

Hacer una bufanda de lana es sencillo si se tiene pacienciaHacer una bufanda de lana es sencillo si se tiene paciencia

Puedes usar la línea de vida, por ejemplo, cada 3 ó 5 vueltas, y si ves que lo vas haciendo mejor, con más espacio. Recomendamos, para la primera vez, que una vez finalizada la vuelta 1 o la 2, se ponga una línea de vida y quede ahí durante toda la labor, para evitar, al menos, tener que volver a montar los puntos (que es tedioso).

Artículos recomendados