Menú
Cómo pintar sobre tela
Cómo pintar sobre tela
PERSONALIZA TU HOGAR

Cómo pintar sobre tela

Deja volar tu imaginación y descubre esta original manera de decorar tu hogar para darle ese toque de personalidad que tanta falta le hace.

Alba Gómez Etayo

Si quieres darle un toque de originalidad a tu hogar, puedes crear tus propios cojines, trapos de cocina, manteles, sábanas, bolsas... o incluso personalizar tu ropa. Decora una tela con el estampado que prefieras y con los tonos que más te gusten. ¡Las posibilidades son infinitas!

Lo primero que deberás hacer antes de ponerte manos a la obra es reunir los materiales necesarios para pintar sobre tela. Esos materiales son los siguientes:

- Tela

- Pinturas para tela

- Pinceles, paletillas o esponja

- Papel abosorbente, periódico o cartón

- Plancha

Prepara los materiales necesariosPrepara los materiales necesarios

Antes de utilizar la tela es importante lavarla, pero es imprescindible que no utilices suavizante.

Otro elemento a tener en cuenta es el tipo de pintura que utilizarás para tus proyectos. Algunas pinturas para tela exigen un planchado cuando finalizas el trabajo (siempre por el revés de la tela), otras no necesitan ninguna fijación con calor una vez seca y la mayoría resiste los lavados. Estos detalles aparecen en las especificaciones del fabricante, por lo que fíjate antes de comprarlas y escoge la que mejor se adapte a tus necesidades. También hay pinturas que especifican qué tipo de tejido es el ideal (algodón, seda, mayoría de tejidos...). Son cuestiones que deberás tener en cuenta antes de comprar.

Algunas marcas que puedes utilizar son las siguientes: Decoart SoSoft (funciona como un tinte, penetrando en el tejido y evitando que se cuartee con los lavados), Setacolor de Pebeo (pinturas al agua para tela), pintura acrílica Lumiere de Jacquard, Decoart Dazzling Metallics o Fabric Painting Medium de Decoart.

Algunas de estas marcas permiten conseguir también efectos de transparencia al mezclar con productos específicos.

Si al comenzar a pintar tu tela el pincel se desliza con dificultad sobre ella, pulveriza un poco de agua sobre la superficie, lo que facilitará la labor y podrás sacar adelante tu proyecto obteniendo el resultado deseado. Utiliza pinceles, esponjas o paletillas en función del efecto que quieras conseguir y de tu destreza con la técnica.

Escoge un utensilio u otro según el efecto que quieras conseguirEscoge un utensilio u otro según el efecto que quieras conseguir

Teniendo en cuenta lo hasta ahora citado, escoge un estampado y ponte manos a la obra. Además de decorar tu hogar de una manera original que permitirá darle tu toque personal, esta técnica resulta muy entretenida. ¡La diversión está asegurada!

Cómo se hace

Llega el momento de echar a volar tu imaginación y pasar a la acción. Para ello, sigue los cuatro sencillos pasos que se explican a continuación:

1. Estira la tela. Será necesario plancharla, ya que con el lavado habrá quedado arrugada y es importante que luzca lo más lisa posible para que puedas llevar a cabo tu labor a la perfección. Deja que se enfríe antes de comenzar. Coloca papel absorbente, periódico o cartón debajo del tejido que vayas a decorar, para que la pintura no traspase. Si se trata de una tela doble, como una camiseta, una funda de cojín o una bolsa, deberás tener especial cuidado para que la pintura no traspase a la cara opuesta y todo tu trabajo se vaya al traste.

2. Elige tu diseño y pásalo a la tela. Para ello, puedes usar un papel especial de calco amarillo, una plantilla o pintar directamente como si se tratase de un lienzo. Si tienes una especial destreza con el pincel, recurre a la pintura directa sobre el lienzo para que tu trabajo sea más personal. El diseño puede ser copiado o propio, por lo que haz caso a tu imaginación e innova con toda clase de diseños, consiguiendo así dibujos más originales y únicos que harán de tu hogar un lugar hecho por y para ti.

Pinta sobre tu tela como si se tratase de un lienzoPinta sobre tu tela como si se tratase de un lienzo

3. Pinta y decora. Esta fase es la más entretenida, pues una vez que ya tienes el dibujo plasmado en la tela ya solo quedará pintarlo según tus gustos y añadirle elementos decorativos para que tu diseño sea más llamativo. Es el momento de dar color y vida a tu estampado. Según los colores de la estancia donde vayas a colocar tu diseño deberás utilizar unos tonos u otros para que luzca radiante.

4. Cuando se haya secado, plancha por el revés a la temperatura más elevada que soporte el tejido. Cuando hayan pasado 48 horas, deberás lavar la tela en agua fría. Cuando se haya secado, tu diseño ya estará listo para ser expuesto.

Una vez finalizados estos pasos, puedes dar el último toque rematando tu labor con rotuladores para tela o usarlos para añadir un texto. También puedes utilizar tinta para sellos. Para darle un toque más original y llamativo a tu diseño, puedes recurrir a la costura e incorporarle lentejuelas o alguna cenefa. Con la pintura sobre tela podrás personalizar cada rincón de tu hogar y hacerlo aún más único. No escatimes en detalles, ya que esto le dará a tus diseños un toque distintivo que seguro será envidiado por tus invitados. Un simple cojín puede convertirse en el objeto más deseado gracias a esta técnica. Cuanto más minucioso sea tu trabajo, mejor será el resultado, así que no escatimes en tiempo ni en detalles.

Artículos recomendados