Menú
Cómo limpiar el fregadero
Cómo limpiar el fregadero
¡MUCHO CUIDADO!

Cómo limpiar el fregadero

Los fregaderos son elementos que se usan en labores domésticas varias veces al día, y el hecho de estar en contacto constantemente con el agua, hace que pueda ensuciarse con facilidad.

Ángela María de Toro Martín

La cocina es una de las partes preferidas de muchas personas. Sin embargo, mantener esta estancia limpia no es tarea fácil, y más cuando hay elementos domésticos que suele resistirse a estar limpio por completo. Si no sabes cómo hacer para que quede perfecto, a continuación te damos las claves:

Los fregaderos son elementos que se usan en labores domésticas varias veces al día, y el hecho de estar en contacto constantemente con el agua, hace que pueda ensuciarse con facilidad, y ya no hablemos si tenemos niños en casa. En la actualidad existen numerosos productos en los supermercados capaces de eliminar la suciedad de los fregaderos, pero siempre hay elementos que quedan presentes, como la grasa o la cal. Cuando pensamos en cómo limpiarlo, compramos los productos que creemos que son adecuados para hacerlo, pero hay que tener cuidado a la hora de elegir estos productos. Tenemos que ser precavidos porque, si este fuera demasiado agresivo, podríamos estropear el acabado de este elemento doméstico. Los recursos naturales son buenos sustitutos, capaces de limpiar un fregadero de la mejor forma posible. Aun así, también puedes ir a tiendas especializadas y preguntar al experto para que te asesore.

Los fregaderos se ensucian constantemente por lo que requieren muchos cuidadosLos fregaderos se ensucian constantemente por lo que requieren muchos cuidados

Y es que, aunque los fregaderos puedan parecer ser un elemento secundario en las cocinas de nuestras casas, no lo son, pues no todos son iguales y la elección de su material puede ser fundamentales para su durabilidad, mantenimiento y comodidad. Además, también actúan como elemento decorativo, algo cada vez más presente, pues a veces nos dejamos llevar más por cómo combina que por la calidad.

Pasos para limpiar el fregadero

Los fregaderos pueden ser fabricados de distintos materiales. Este es un importante aspecto a tener en cuenta, ya que el trato del material es fundamental para no dañarlo y limpiarlo correctamente.

Hay diferentes tipos de fregaderosHay diferentes tipos de fregaderos

Limpiar fregadero de cerámica

  1. El fregadero de cerámica, a pesar de su delicadez, también puede limpiarse con sustancias naturales. Sin embargo, este material es muy resistente a ralladuras y a golpes, además de ser resistente a las bajas y altas temperaturas.
  2. Su limpieza y mantenimiento es muy sencillo. La mejor forma de hacerlo es haciendo una mezcla de vinagre blanco y bicarbonato. Después de ello, aplicar sobre la superficie del fregadero de cerámica. Enjuagar posteriormente, y con una esponja suave; para no dañar el esmalte, hay que tratar de repartir el producto por toda la cerámica.
  3. También puede limpiarse con tan solo jabón y un estropajo y conseguir sacarle el máximo partido.
  4. Si hay manchas que son resistentes puedes aplicar vinagre blanco.
  5. Para no dañar la cerámica olvídate de aplicar los productos antical u otros que contengan sodio, ácido clorhídrico, cítrico, fórmico o fluorhídrico, como los antióxidos. El amoníaco, los estropajos metálicos pueden estropear la superficie de tu fregadero para siempre.
El fregadero de acero es el más común en las casasEl fregadero de acero es el más común en las casas

Limpiar fregadero de acero

  1. En el fregadero de acero, la grasa y la suciedad son muy visibles, puesto que le hace perder su brillantez natural.
  2. Para mantener el fregadero de acero brillante y reluciente, es necesario limpiarlo y secarlo con un trapo cada vez después de su uso.
  3. El acero es un material al que el agua le hace mucho daño; sobre todo cuando se seca y se convierte en cal, y con el tiempo puede provocar manchas y óxido si no se limpia de manera adecuada y continua.
  4. La mejor forma de hacerlo es realizando una mezcla de agua, vinagre blanco, bicarbonato de sodio y tres gotas de jabón de fregar. Posteriormente, aplicar con una esponja suave sobre la superficie.
  5. Para eliminar los restos de cal no debes olvidarte de secar el fregadero con un trapo suave.
  6. No utilices lejía, es un producto corrosivo que puede dañar este tipo de fregaderos.
El fregadero de cristal es el más frecuente en bañosEl fregadero de cristal es el más frecuente en baños

Limpiar fregadero de cristal

  1. El fregadero de cristal se encuentra principalmente en los baños. Es un acabado muy elegante, pero la suciedad; al ser un material tan claro y transparente, se hace muy vistoso.
  2. Sin embargo, es más fácil limpiarlo de lo que parece. Puede limpiarse fácilmente con un limpiacristales normal.
  3. Otra sustancia es el vinagre de manzana, sobre todo para las manchas más difíciles. En este caso hay que aplicar sobre la mancha, y pasados unos veinte minutos, enjuagar y secar con un trapo.
  4. Se pueden utilizar productos químicos como la lejía, puesto que no dañan este tipo de material.
  5. No utilizar, para aplicar el producto, elementos que puedan rayar el cristal como estropajos de aluminio.
  6. Cuidado con acumular muchos materiales en el cristal. Es un elemento frágil que puede ser fracturado si no se lleva cuidado con él.

Fregadero de cuarzo

  1. El cuarzo destaca por ser un material de fácil limpieza. Además, es inocuo, y por lo tanto dificulta la proliferación de bacterias. Con un paño y agua tibia puedes limpiarlo.
  2. Pasar una toalla de papel por la superficie también es una forma de hacerlo.
  3. No utilizar productos químicos para no dañarlo. También puede limpiarse con un poco de detergente de lavar los platos.
  4. No utilizar lejía. Este material podría dañar el cuarzo. Evitar el uso de limpiadores con un PH elevado.
El fregadero de mármol es aconsejable limpiarlo con recursos naturalesEl fregadero de mármol es aconsejable limpiarlo con recursos naturales

Limpiar fregadero de mármol

  1. El mármol es un acabado que no resiste los productos químicos. Es por ello, que, para su limpieza, se utilicen detergentes suaves y recursos naturales.
  2. Sin embargo, gracias a sus propiedades, el mármol se caracteriza por la facilidad de su limpieza. Además, este tipo de fregaderos, a veces cuentan con un tratamiento antibacteriano que se encuentra integrado en su acabado y evita la proliferación de microbios.
  3. El agua caliente junto con el jabón de Marsella es la mejor manera para sacarle su máximo partido.
  4. Para la suciedad más notable puedes utilizar bicarbonato. No obstante, es necesaria que la cantidad de agua sea muy abundante, y por el contrario, añadir muy poco bicarbonato.
  5. Para no dañar tu fregadero de mármol, recuerda que es recomendable no utilizar utensilios de cerámica.

Limpiar fregadero de resina

  1. Estos fregaderos son peculiares y no suelen ser los comunes. Es por ello por lo que podemos tener dificultad para saber cómo limpiarlo de una manera correcta.
  2. Pueden limpiarse utilizando agua templada y un detergente neutro como puede ser el jabón de Marsella. Frotar ligeramente con un paño.
  3. Si hay manchas intensas, es necesario aplicar alcohol desnaturalizado o lejía diluida. Si fueran manchas de cal, utilizar vinagre blanco. Tras su aplicación, enjuagar inmediatamente para evitar el deterioro de la resina.
  4. Recuerda no utilizar sustancias fuertemente alcalinas como el amoniaco ni con productos de limpieza industriales que contengan ácidos.
  5. No utilizar estropajos de acero, sino esponjas, paños y estropajos suaves
  6. Otro consejo es no golpear este tipo de fregaderos con objetos y no colocar objetos calientes sobre la superficie, inclusive aceites o líquidos hirviendo.
Es aconsejable limpiar con una esponja suaveEs aconsejable limpiar con una esponja suave

Algunos consejos

Una vez vistos varios trucos de limpieza para cada tipo de material del que esté hecho tu fregadero, algunos puntos que tienes que tener en cuenta son:

  • Utilizar una esponja suave para no dañar el material.
  • Hay que retirar con un paño toda la sustancia que se aplique al fregadero.
  • Es imprescindible añadir el producto de limpieza sobre las uniones y esquinas del fregadero. Es una de las zonas que más gérmenes acumula.
  • El grifo es un elemento que forma parte del fregadero, y por ello, también podemos aplicarle el producto.
  • En el desagüe siempre quedan restos de comida. Es una parte que también hay que limpiar para desinfectarlo.
  • Si utilizas productos de supermercado, recuerda que no sean muy agresivos para el acabado.

En los fregaderos, también es muy común el uso de bayetas y estropajos. Es necesario llevar un cuidado higiénico de estos productos e intentar desinfectar estos elementos diariamente mediante productos como la lejía o el amoniaco. No obstante, no se pueden dejar en remojo durante más de un día. De no ser así provoca fuertes olores. Recuerda retirar tus trapos y estropajos de zonas húmedas si te vas de vacaciones. Y, sobre todo, recuerda irte con el fregadero limpio.

No solo hay que limpiar el fregadero si no también los trapos y estropajosNo solo hay que limpiar el fregadero si no también los trapos y estropajos

Son labores de mantenimiento que solo ocupan unos minutos después de cocinar y que harán que el resultado sea inmejorable. Además evitarás que las bacterias se apoderen de tus utensilios de la cocina.

A tener en cuenta

Hemos visto los diferentes tipos de limpiado para cada material pero, además, los fregaderos también pueden ser diferentes por su colocación y forma. Esto es un importante detalle a tener en cuenta a la hora de su limpieza. Los fregaderos que se utilizan más habitualmente según su colocación son los encastrados o colocados sobre la encimera. Se suelen utilizar para colocarlos encima de encimeras que no toleran la humedad, como la madera. Sin embargo, los fregaderos integrados o bajo la encimera han ido acortando la distancia a los encastrados, pero su precio más elevado, aunque su funcionalidad es mejor.

Por otro lado, los fregaderos según su forma pueden ser:

  • De seno o cubeta: este tipo pueden tener o no escurridor. Los más frecuentes suelen tener una cubeta y un escurridor. En ocasiones, donde el fregadero está integrado o debajo de la encimera, el escurridor puede estar tallado si el material de su fabricación lo permite.
  • Dos senos o cubetas: se utiliza con frecuencia en cocinas de mayor tamaño, ya que este tipo de fregaderos requieren un mayor espacio. Pueden contener escurridor o no.
  • De esquina: este tipo de fregaderos son pensados para cocinas en las que este quiere ubicarse en una esquina de la encimera. Es utilizado mayoritariamente en cocinas pequeñas.

Artículos recomendados