Menú
Componentes básicos de la madera
Componentes básicos de la madera
MATERIA PRIMA

Componentes básicos de la madera

La madera es una materia prima con la que estamos muy familiarizados, pero de la cual desconocemos los componentes y sustancias que la componen.

Ángela María de Toro Martín

Todos estamos familiarizados con la madera en nuestro día a día y es que si miramos a nuestro alrededor, seguro que nos damos cuenta de que vivimos rodeados de esta materia, pues se utiliza para fabricar productos útiles como sillas, mesas o muebles en general, encender chimeneas e incluso para construir casas. Sin embargo, muchos desconocen qué elementos la componen y de qué sustancias está formado este material proporcionado por la naturaleza.

¿Qué es la madera?

La madera es una de las materias primas de origen vegetal más explotada y usada por el hombre que se obtiene de la parte de debajo de la corteza de los árboles con tallo leñoso. Es un material ortótropo, es decir, que tiene dos o tres ejes ortogonales entre sí, de doble simetría rotacional.

Apilación de troncos de árboles recién talados Apilación de troncos de árboles recién talados

La elasticidad de la madera varía dependiendo de la dirección de deformación. Y es que los árboles en los cuales podemos encontrarla, se caracterizan porque tienen troncos que crecen año tras año formando anillos concéntricos correspondientes al diferente crecimiento de la biomasa según las estaciones. La gran ventaja de la madera es que es un recurso orgánico, renovable, abundante, económico y fácil de trabajar.

¿Cómo se obtiene la madera?

El primer paso para obtener la madera es talar los árboles en los cuales se encuentra esta materia prima. Una vez talados, se podan y se cortan sus ramas. El siguiente paso es transportar los troncos a la serrería, donde posteriormente será descortezado, es decir, se les quitará la corteza. Así, los troncos se cortan en tablones o tablas, proceso que recibe el nombre de tronzado. Para evitar deformaciones y que la madera sea más ligera y duradera, se seca para disminuir la cantidad de agua que posee. El último paso es el cepillado, donde se eliminan las irregularidades.

Hay que tener en cuenta que la madera se descompone por los microorganismos que posee, como bacterias, hongos o daños por parte de insectos. Esto hace que sea fundamental darle un tratamiento para evitar su deterioro.

Componentes de la madera

Los componentes principales de la madera son:

  • La celulosa: sustancia que forma el esqueleto de los vegetales. Es un polisacárido estructural que constituye la mitad del material total de la madera aproximadamente y está formado por glucosa que forma parte de la pared de las células vegetales. Sirve de aguante a la planta, le da protección y es muy resistente a los agentes y componentes químicos, insoluble en casi todos los disolventes.
  • La lignina: es un polímero resultante de la unión de diversos ácidos y alcoholes fenilpropílicos que está presente en las paredes celulares de organismos del reino Plantas y también en las Dinophytas del reino Chromalveolata. Este polímero proporciona dureza, protección y rigidez. Es utilizada por la industria de los plásticos.
  • Hemicelulosa: se caracteriza por ser una molécula con ramificaciones, como lo es el ácido urónico, que es capaz de unirse a las otras moléculas mediante enlaces que forman la pared rígida que protege a la célula de la presión ejercida sobre esta por el resto de las células que la rodean.

Otros componentes minoritarios que forman parte de la madera son: resinas, grasas, ceras y otras sustancias. Además, en su composición destaca el hidrógeno en su mayoría, pero también el oxígeno, el carbono, el nitrógeno y las cenizas. En menor cantidad podemos encontrar el potasio, sodio, calcio, silicio y otros elementos.

Estructura de la madera

La madera tiene estructuras diferentes con características y funciones distintas si se analiza un tronco desde fuera hacia dentro y son las siguientes:

  • Corteza externa: es la primera que se encuentra en la parte de afuera y está formada por células muertas del mismo árbol. Su función es la de proteger contra los agentes atmosféricos.
  • Textura de la corteza externa de un árbolTextura de la corteza externa de un árbol

  • Cámbium: es la siguiente capa después de la corteza y da origen a otras dos capas: la capa interior, también conocida como xilema, que se encarga de formar la madera; y la capa exterior o capa de floema, que forma parte de la corteza.
  • Albura: es por donde viajan la mayoría de los compuestos de la savia, es decir, una sustancia azucarada con la que se alimentan algunos insectos, y es la madera cuya formación es más reciente. Las células se encargan de transportar la savia, lo que hace que esta parte sea de un color más blanco porque es en la parte del tronco por donde esta sustancia está más presente.
  • Corazón o duramen: está formada por células que fisiológicamente están inactivas y se encuentran en el centro del árbol, lo que hace que la madera sea consistente y dura. Esta parte es más oscura que la albura porque la savia no fluye por ella.
  • Médula vegetal: es la zona central del tronco y tiene poca resistencia, por lo que generalmente no se utiliza.

Tipos de maderas

Según la longitud de sus fibras, las maderas pueden ser clasificadas en maderas de fibras largas y maderas de fibras cortas. También se clasifican según su grano fino y grano grueso, pero la clasificación más importante es esta:

  • Maderas blandas: Son fáciles de trabajar y provienen de los árboles cuyo crecimiento es rápido como: coníferas, álamos, sauces, pinos, acacias, etc. Estas maderas son generalmente de colores claros y constituye la materia prima para hacer el papel.
  • Maderas duras: Provienen de los árboles cuyo crecimiento es más lento y de hojas caduca como: roble, nogal, etc. Estas maderas suelen ser aceitosas y su uso va dirigido a construcciones resistentes, muebles, suelos de parqué, algunas herramientas...
  • Maderas resinosas: Provienen de árboles como el cedro o el ciprés. Son especialmente resistentes a la humedad y se usan en muebles, en la elaboración de algunos tipos de papel, etc.
  • Maderas finas: Provienen de árboles como el ébano, el abeto o el arce y se utilizan para aplicaciones artísticas como la arquitectura o escultura, además de para muebles, instrumentos musicales u objetos de adorno.
  • Maderas prefabricadas: maderas que, en su mayoría, se elaboran con restos de maderas como virutas de resto del corte. Algunos tipos son el aglomerado, los tableros de fibras, el táblex o el contrachapado.

Propiedades de la madera

Las propiedades de la madera se determinan en función de su tamaño, de la disposición de las fibras, de su orientación, del contenido de humedad que posean o el tamaño de los poros, entre muchos otros aspectos. Eso sí, en función de cuales sean sus propiedades serán mejores para un determinado uso o para otro. Dado que existen muchas diferencias entre las propiedades de unas maderas u otras, vamos a ver las propiedades generales:

  • Es dúctil, tenaz y maleable
  • Es aislante, tanto a nivel térmico como eléctrico: está limitada por la porosidad, ya que aísla de la electricidad siempre que no esté húmeda
  • Es un excelente aislante acústico, es decir, es buena conductora del sonido: esto hace que no solo se emplee en la construcción de viviendas, sino en instrumentos musicales también
  • Es biodegradable, reciclable y renovable
  • Su textura varían en función del tamaño de los poros, que condiciona el tratamiento que se le debe dar
  • El color es derivado de los colorantes, resinas y sales. Cuanto más oscura, más duradera y resistente
  • Las vetas se deben al color y la orientación de las fibras
  • Tiene una gran dureza: es resistente no solo a la tracción o la compresión, sino también al desgaste, al corte o al rayado. Hay maderas más duras que otras, especialmente las procedentes de árboles de hoja caduca, que son más densas
  • La resistencia de la madera será menor si carece de nudos y es de fibra larga, pues tiene la facilidad de partirse en el sentido de la fibra
  • Es flexible, lo que le permite curvarse fácilmente en el sentido de su longitud sin deformarse ni romperse. Cuanto más joven y blanda es la madera, más flexible es
  • Higroscopicidad o capacidad de absorber la humedad del entorno gracias a que es un material poroso: sus fibras se contraen o dilatan en función del agua que absorbe y esto se debe tener en cuenta para escoger la madera más conveniente en función de su uso y del clima
  • El entorno condiciona su capacidad de absorciónEl entorno condiciona su capacidad de absorción

    Su dureza o resistencia al corte dependerá de la mayor o menor cohesión entre sus fibras, pues es algo que está en relación directa entre la mayor cantidad de fibras y la menor cantidad de agua, y es que casi todas las maderas tienen una densidad menor que la del agua, lo que les permite flotar. Por ejemplo, una zona de nudos tendrá mayor cohesión de sus fibras que una zona limpia, por tanto será más dura y resistente al corte.

    Finalidades de madera

    Una vez la madera esté cortada y seca, se puede utilizar para distintas finalidades y áreas como:

    • Fabricación de pasta o pulpa, es decir, de la materia prima para hacer papel
    • Menaje: cuberterías o vajillas
    • Cubertería y utensilios de madera Cubertería y utensilios de madera

    • Alimentar el fuego, en este caso se denomina leña y es una de las formas más simples de uso de la biomasa
    • Construcción, ingeniería y carpintería
    • Medicina
    • Medios de transporte como: barcos, carruajes... Además, las embarcaciones antiguas se hacían con maderas duras
    • Pavimentos: desde tiempos antiguos, la madera se ha utilizado como material en pavimentos de madera gracias a su aislamiento y ductilidad, pero fue en el siglo XVII cuando se extendió en Europa. Algunos ejemplos de estos pavimentos son: la tarima, la tarima flotante y el parqué.

Artículos recomendados