Menú
Vajillas en Navidad
Vajillas en Navidad
MESA CON ESTILO

Vajillas en Navidad

Las comidas familiares son una de las partes más importantes y entrañables de la Navidad, por lo que la mesa tendrá que estar perfectamente decorada con platos que derrochen estilo.

Lucía Mejuto de Villar

Lo realmente mágico de la Navidad son las reuniones con nuestros seres queridos, compartiendo momentos entrañables y llenos de felicidad. Eso sí, la mayoría de estos recuerdos se crean alrededor de una mesa llena de suculenta comida y dulces entre los que no pueden faltar el turrón, los polvorones o el mazapán. Las comidas navideñas son una parte esencial de las fiestas e igual de importante que es preparar el menú que le vamos a servir a nuestros invitados también lo es montar la mesa en la que la serviremos. El mantel, la cristalería o los centros de mesa son elecciones que tenemos que hacer con mucho cuidado, ya que serán la carta de presentación de la velada que hemos preparado. Otro aspecto en el que también hay que poner especial dedicación es en la vajilla, optando por aquella que combine mejor con nuestra personalidad y estilo y que esté en armonía con el resto de decoración de nuestro hogar.

La Navidad es una época mágica llena de felicidad y de buenos momentos con tu familia, cada detalle es crucialLa Navidad es una época mágica llena de felicidad y de buenos momentos con tu familia, cada detalle es crucial

Todos los detalles en armonía

A la hora de escoger la vajilla con la que montarás tu mesa en Navidad, podrás encontrar una gran variedad de estilos, formas, colores y tamaños. Eso sí, el principal aspecto que deberás tener en cuenta es que el número de piezas sea el suficiente para la cantidad de personas a las que has invitado. Otra cosa que deberás pensar antes de escoger los platos es el mantel que vas a poner, ya que la vajilla debe combinar con él. Por ejemplo, puedes decantarte por un mantel clásico en tono claro o uno con motivos navideños. Otra de las opciones que cada vez tiene mayor aceptación es la de utilizar manteles individuales, que permiten crear combinaciones con mucho estilo.

Una vez te hayas decantado por el tipo de mantel que vas a colocar, ya podrás decidir cuál será la vajilla que le viene mejor. Una de las opciones más clásicas en las fiestas es montar la mesa con platos decorados con motivos navideños. Renos, árboles de Navidad o estrellas son algunos de los adornos que decoran estos platos y que son perfectos para familias con niños. Eso sí, si te decantas por este tipo de vajilla estampada lo mejor es que el mantel sea liso en tonos neutros como el blanco o el crema o con bordados muy sutiles, ya que si éste también tiene demasiados dibujos la mesa va a quedar muy recargada.

Si quieres una mesa que derroche glamour, también puedes buscar un juego de platos con un estampado original. Por ejemplo, de estilo minimalista o nórdico. Otra opción muy clásica y elegante es la de los platos de cristal, que podrás encontrar con piezas completamente lisas, con detalles en relieve o con pequeñas filigranas grabadas. Lo bueno de este tipo de vajillas es que te van a dar total libertad a la hora de escoger el mantel y el resto de detalles de la mesa. Y es que al ser tan sutiles, este tipo de platos podrás combinarlos con manteles de tonos más visuales como los tradicionales rojo, verde o dorado u optar por colores más arriesgados como el morado o el naranja.

Escoge piezas acorde a tu estilo, algo con lo que te sientas seguroEscoge piezas acorde a tu estilo, algo con lo que te sientas seguro

La vajilla debe ir acorde con tu estilo

Estos colores también puedes llevarlos a tus platos, y es que cada vez son más las vajillas que se presentan en alegres tonalidades. Lo bueno de estos platos es que no tienes por que utilizarlos exclusivamente para la Navidad, sino que también puedes aprovecharlos para otras ocasiones especiales como celebraciones de cumpleaños, una cena con amigos o una velada romántica. Pero si este año prefieres usar estos platos de colores tienes que tener en cuenta lo mismo que con las vajillas estampadas: el mantel tendrá que ser poco recargado y en colores lisos.

Por otra parte, hay personas que piensan que no vale la pena comprar una vajilla nueva y muy elegante si tan sólo se va a utilizar un par de veces al año. Si tú opinas lo mismo, no te preocupes porque una opción también muy buena es la de montar tu mesa de Navidad con la vajilla que utilices a diario, siempre y cuando ésta esté en buenas condiciones y tengas todas las piezas necesarias para el número de invitados. Y es que no hay nada que quede peor en este tipo de reuniones que combinar platos de diferentes vajillas para tener el set completo. Por eso, este año quizá prefieras comprar un juego nuevo de platos más sencillo y que, una vez pasen las navidades, puedas utilizar como tu vajilla de diario.

En cuanto a las formas de los platos, lo normal es que la vajilla tenga forma redonda, con platos de diferente tamaño dependiendo del menú que hayas escogido. Sin embargo, cada vez son más los modelos que se pueden encontrar con piezas cuadradas, ovaladas o incluso triangulares. No debes tener miedo a la hora de arriesgar con una vajilla atrevida y diferente, y es que la Navidad tan sólo se celebra un mes al año. Por eso, las fiestas son el momento ideal en el que dejar suelta tu imaginación y probar combinaciones nuevas y diferentes.

Combinar todos los elementos

Una vez ya hayas elegido el tipo de mantel y vajilla con la que prepararás tu mesa para esa comida o cena especial, tan sólo tendrás que pensar en los cubiertos y las copas. Este paso no suele tener ninguna complicación porque, aunque todos los elementos deben combinar entre sí una vez colocados en la mesa, lo normal es optar por cubiertos de plata y copas y vasos de cristal. Aunque también hay ocasiones en las que a la hora de comprar la vajilla también podrás encontrar un set de cubiertos y de copas a juego.

Descubre cual es tu estilo y cual es el más acorde contigoDescubre cual es tu estilo y cual es el más acorde contigo

A la hora de colocar todas las piezas en la mesa tienes que tener en cuenta unas normas básicas de protocolo, aunque tampoco seas demasiado exigente ya que lo importante de la Navidad no es la perfección. La pieza más grande, que será la del plato principal, debe ir colocado en la base y por encima el resto de platos soperos o para los entrantes. A la izquierda, deberás colocar un platito pequeño para el pan. En cuanto a los cubiertos, a la derecha del plato se suele colocar el cuchillo y la cuchara, mientras que a la izquierda los tenedores. En el caso de las copas, lo normal es poner una para el agua y otra para el vino, aunque también puedes añadir una para el cava o el champán. Dobladas encima del plato o a la izquierda deberán ir las servilletas, que tendrán que ser a juego con el mantel. Por último, no te olvides de dar los últimos detalles a tu mesa decorándola con un bonito centro de mesa y algunas velas que den un toque hogareño y cálido a la velada.

Artículos recomendados