Menú
Árboles de otoño
Árboles de otoño
HOJAS AMARILLAS

Árboles de otoño

El paisaje otoño se caracteriza por las hojas amarillas. Te hablamos de los 7 que tipos de árboles que se tiñen de este colar durante la temporada de entetiempo.

Brais Besteiro Vázquez

Sin duda, el paisaje otoñal es uno de los más bonitos del año junto con el florecimiento de la primavera. Durante los meses de esta estación (de septiembre, octubre y noviembre) los árboles tiñen sus hojas en colores cálidos como el rojo, naranja, amarillo e incluso marrones; y es también cuando comienzan a perderlas, cubriendo también el suelo con enormes mantos con sus hojas en las distintas tonalidades.

¿Por qué ocurre esto? Las plantas, para crecer y mantenerse con vida, llevan a cabo la fotosíntesis. Esto consiste es que, con la luz del Sol, convierten en dióxido de carbono en agua y en azúcares (al mismo tiempo que transforman el dióxido en oxígeno ayudando a combatir el calentamiento global). La sustancia que se encarga de captura esa energía es la clorofila, la cual también es responsable del pigmento verde tan común de las hojas. Durante este proceso, el agua y azúcares obtenido se distribuyen por toda la planta.

Las hojas se ponen amarillas por la ausencia de clorofilaLas hojas se ponen amarillas por la ausencia de clorofila

Entonces los árboles necesitan el Sol y el calor para producir el mencionado pigmento. Por este motivo, durante la primavera y el verano obtienen suficiente como para producir suficiente y se mantienen de color verde. Sin embargo, ya en otoño, cuando se acerca la temporada más fría, la ausencia de calor y el sol hace que no sean capaces de producir suficiente clorofila y de este modo se vuelven amarillas e incluso rojas.

Por este motivo, suelen ser de gran interés en el mundo de la jardinería especialmente para decorar jardines o los patios de las casas. Los cuidados por norma general no variarán mucho entre uno y otros. La consideración especial a tener en cuenta es que se requieren grande espacios debido a su tamaño, tanto en anchura como en altura.

A continuación te presentamos algunos de los árboles caducos que mayor protagonismo tienen durante el otoño gracias a su impresionando follaje en colores cálidos.

El arce

Es uno de los árboles más característicos de los paisajes otoñales. Sus hojas van pasando por las distintas tonalidades a lo largo de esta estación, empezando por un amarillo intenso llegando incluso a más puro rojizo. Es muy común en Estados Unidos y el sur de Canadá; también en centro Europa y el oeste asiático.

La hoja del arce aparece ilustrada en la bandera de CanadáLa hoja del arce aparece ilustrada en la bandera de Canadá

Son muy cultivados para ornamentación en jardines, pero también por su sabia para la fabricación de jarabes y caramelos; y por su madera de gran utilización en la construcción como en fabricación de instrumentos musicales y también los bates de béisbol en distintas ligas del mundo. Su característica hoja es la que aparece en la bandera de Canadá siendo el símbolo nacional del país.

En cuanto a aspectos de jardinería, hay que tener en cuenta que el tamaño puede variar entre los 4 y los 20 metros, dependiendo del tipo que se trate. Son perfectos para cualquier patio.

El abedul

Este árbol se caracteriza por su llamativo contraste entre los colores de su follaje durante la temporada otoñal (de un amarillo intenso) con la blancura de su corteza la cual tiene una textura similar a la del papel. Originario de Europa y Asia, es muy característico del paisaje gallego.

Sus hojas amarillas hacen contraste con su corteza blancaSus hojas amarillas hacen contraste con su corteza blanca

El abedul puede crecer entre 6 y 15 metros, empezando sus hojas a una altura considerable, no siendo un problema entonces en anchura. Deben estar ubicados a pleno sol (o parcial) y de un suelo de tendencia ácida para que crezca saludable. Esto es importante a la hora de la jardinería, ya que podría no ser el adecuado en función de las características de nuestro terreno. Además, su sistema de raíces es bastante agresivo y se propaga mucho, por lo que se tiene que dejar una distancia prudencial entre unos y otros, siendo la plantación lineal la más característica.

Árbol sagrado (o de las pagodas)

El también conocido como grinko es una de las especies más antiguas, considerado como sagrado en China (de ahí su nombre). Sus hojas son muy características por asemejarse a los abanicos asiáticos además de por tomar un color amarillo intenso en el otoño. Su copa es estrecha, por lo tanto desarrolla una forma piramidal. Su corteza, aunque no tan intenso como el abedul, tiene un color grisáceo que también hace un bonito contraste con el follaje.

Sus hojas se parecen a los abanicos tradicionales de ChinaSus hojas se parecen a los abanicos tradicionales de China

En cuanto al tamaño, puede crecer más de 25 metros de altura aunque por lo general no llegan a alcanzarlo. Es importante que no se plante cerca de zonas pavimentadas ya que sus raíces en crecimiento podrían agrietar y romper el pavimento. Son muy interesantes para la jardinería ya que son funcionales para generar zonas en sombra.

Cinamomo

Esta especie es muy utilizada en jardines públicos en el sur de Europa, aunque su origen es asiático (China, concretamente). Su estatura es mediana, entre 8 y 15 metros de altura, con una copa muy fina en forma de sombrilla. Lo más característicos son sus flores, muy bonitas y olorosas. En cuanto a sus hojas, estas cobran un tono dorado durante el otoño.

Es muy característico por su hojas aromáticasEs muy característico por su hojas aromáticas

Roble americano o roble rojo

Este es un árbol que crece recto y hasta bastante altura, por lo general hasta los 35 metros, aunque también puede darse el caso de alcanzar los 43 metros. Su tronco, por lo tanto, puede también llegar a tener hasta 2 metros de diámetro, aunque lo más normal es que ronde el metro. Sus ramas son muy sólidas y crecen en ángulo recto a la raíz, terminando así en copa con una forma redondeada.

Las hojas del roble americano se tieñen en otoño de un rojo intensoLas hojas del roble americano se tieñen en otoño de un rojo intenso

En cuanto a consideraciones a tener en cuenta: crece rápidamente y es tolerante a muchas variedades de suelos. También por estas razones a día de hoy es considerado una especie invasora en el centro del continente europeo. Lo más característico son sus hojas, que tienen bordes agudos y que toman un color rojizo en el otoño y resisten en el árbol hasta bien entrado el invierno.

Avellano de bruja

El avellano es muy interesante porque no alcanza más de los 7 metros de altura, lo cual lo convierte en la perfecta alternativa para jardines o patios de pequeñas dimensiones. Sus hojas adoptan tonos cobrizos y posteriormente se caen.

Sus flores permanecen después de que se caigan las hojasSus flores permanecen después de que se caigan las hojas

Lo más llamativo es que el avellano florece en invierno y permanecen en la rama incluso después de que pierda todo el follaje. Además, estas son aromáticas, lo que puede ser muy interesante a la hora de utilizarlo en ciertos espacios creando un curioso juego de olores. Este árbol debe ser plantado en sombra.

Carpe

Este árbol es considerado de tamaño pequeño con tendencia a mediado, llegando a medir entre 15 y 25 metros de altura (raramente llega a los 30). En cuanto a sus hojas, estas tienen las venas muy marcadas, dando un aspecto rugoso; y también los márgenes a modo de sierra. En otoño sus hojas toman un color amarillo tirando a dorado.

Sus hojas tienen los bordes en sierraSus hojas tienen los bordes en sierra

El carpe ha de ser plantado en sombra y con preferencia a los suelos moderadamente fértiles y húmedos. En cuanto a sus raíces, estas no suele crecer en profundidad sino más hacia la superficie.

Artículos recomendados