Menú
Cómo protejo mi casa de okupas y ladrones
Cómo protejo mi casa de okupas y ladrones
MUCHA ATENCIÓN

Cómo protejo mi casa de okupas y ladrones

La protección del hogar es clave para que el dueño de sienta seguro cuando pasa tiempo fuera. Para lograrlo se puede empezar por instalar una alarma o cámaras de seguridad en el recinto.

Lucía Mejuto del Villar

Las vacaciones son un merecido descanso con el que todas las personas sueñan a lo largo del año. Sin embargo, dejar la vivienda vacía durante unos días también suele ser motivo de preocupación para quienes no confían en que todo esté como debería estar a la vuelta de sus días de descanso. Eso sí, a pesar de que la mayoría de este tipo de irrupciones se produce cuando el inmueble está vacío durante varios días, nada impide a un ladrón o a un okupa el colarse mientras el propietario se encuentra en la oficina cumpliendo con su jornada laboral o disfrutando de una tarde de ocio en un centro comercial. Es por eso por lo que una casa debe estar preparada y protegida frente a estos casos en cualquier momento, ya sea durante unas horas o unas semanas. Estos son algunos de los consejos que toda persona debería seguir para sentirse seguro de que su hogar no va a sufrir ningún tipo de entrada forzosa.

1. Pónselo difícil a ladrones y okupas

Una de las medidas básicas para evitar este tipo de problemas es cerrar la puerta de la casa con llave, a pesar de que tan solo se vayan a pasar unos minutos fuera. Y es que, a pesar de ser algo tan simple, hay personas que piensan que viven en un barrio poco problemático y que no pasa nada si no lo hacen. Esto es un error, ya que seguro que los vecinos son de confianza, pero el no cerrar la puerta con llave es como darle la mejor de las bienvenida a los ladrones y okupas.

Deberás cerrar la puerta de casa con llaveDeberás cerrar la puerta de casa con llave

Además, también es indispensable revisar la cerradura cada poco tiempo. De esta forma podrás descubrir si hay marcas que indican que ha intentado ser forzada -por lo que se deberá extremar la precaución- o si simplemente se ha desgastado por el uso y el tiempo y es hora de cambiarla. Las marcas en las puertas o en una zona cercana suele ser una de las formas de comunicarse que tienen los ladrones y los okupas, indicando que esa vivienda es propicia para ser asaltada. Si ves alguna de estas señales bórrala inmediatamente. En el caso de que sea fácil entrar en la vivienda desde la calle -debido a que se trata de un bajo o de un primero-, no está de más instalar unas rejas en la ventana que impidan cualquier irrupción indeseable.

2. Vigila durante el día a día

Los ladrones y okupas no suelen asaltar una casa al azar, sino que su elección tiene mucho que ver con los horarios y rutinas de los dueños de la vivienda. Muchas veces este tipo de asaltante lleva días o semanas estudiando los movimientos de los objetivos y, aunque en muchas ocasiones es imposible variar la rutina, sí que debería intentarse variar para despistar a quien pueda estar observando. Pero, al igual que los ladrones y okupas vigilan, los dueños de las viviendas también deberían hacer lo mismo. Si se ve a una persona rondando las casas con actitud sospechosa o se comprueba que un coche desconocido lleva varios días aparcado en la calle, lo mejor es llamar a la policía. Si luego se descubre que las sospechas son infundadas todo quedará en un susto, pero puede que llamando a las autoridades se pueda evitar un disgusto. Por su puesto, otra de las medidas básicas para evitar estos asaltos es no abrir la puerta del portal a una persona desconocida y nunca sin preguntar previamente.

También habrá que tener cuidado durante el díaTambién habrá que tener cuidado durante el día

3. Instala medidas de seguridad extra

Actualmente, son pocas las viviendas que no cuentan con algún tipo de alarma que avisa en caso de una entrada forzosa en el inmueble. Cuando esto ocurre, la centralita recibe una señal y rápidamente llama a los dueños para verificar que todo está bien. En caso de que no sea así llaman a la policía para que sean ellos los que comprueben qué está ocurriendo en la casa. Por su puesto, en caso de tener una alarma instalada jamás se debe compartir su código con ningún extraño y tan sólo dárselo a las personas más cercanas. Mucho cuidado con llamadas o personas haciéndose pasar por miembros de la compañía de alarma que te piden el código, pues seguramente sea un timo. La compañía nunca te pedirá el código que activa o desactiva la alarma, sino una palabra clave acordada con anterioridad con el dueño de la casa.

Además, también debes pedir que pongan un cartel fuera avisando de que hay una alarma instalada. De esta forma, los asaltantes se lo pensarán dos veces antes de entrar en la vivienda. Otra recomendación si lo que se busca es añadir protección extra a una casa es instalar cámaras de seguridad. Muchas de ellas incluyen la opción de instalar una app en el móvil y ver a través de este dispositivo todas las imágenes que recogen en el momento en el que el dueño desee. Otra opción es que las cámaras no sean de verdad, aunque esto no lo sabrán los ladrones u okupas. La puerta de entrada también debe ser una de las zonas más protegidas de la casa y, actualmente, se pueden encontrar modelos blindados o especialmente reforzados para evitar este tipo de entradas.

No le digas el código de la alarma a ningún extrañoNo le digas el código de la alarma a ningún extraño

4. Los vecinos, los mejores aliados

Una buena idea es dejar una copia de las llaves de la vivienda a unos vecinos de confianza, de forma que tengan la posibilidad de entrar si intuyen que está pasando algo sospechoso. Eso sí, jamás se deben dejar debajo del felpudo o en una maceta, ya que los asaltantes suelen revisar todos los rincones. Si se va a pasar mucho tiempo fuera, también se puede pedir a los vecinos que recojan periódicamente el correo, ya que las cartas acumuladas son uno de los indicios que utilizan los ladrones y okupas para saber que no hay nadie en esa casa.

5. Lo que nunca debes hacer

·Si vas a ausentarte mucho tiempo de tu casa, procura no dejar las persianas bajadas. Al igual que ocurre con el correo, una vivienda con las persianas bajadas es señal de que no hay nadie viviendo en ella. Déjalas a medias y pide a un vecino que las vaya moviendo.

Si dejas las persianas subidas parecerá que hay alguien viviendo en el hogarSi dejas las persianas subidas parecerá que hay alguien viviendo en el hogar

·Nunca dejes objetos de mucho valor ni cantidades grandes de dinero en casa a no ser que sea dentro de una caja fuerte. Así, en caso de que asalten el inmueble, no habrá que lamentar grandes pérdidas.

·No hables en exceso de tus vacaciones, ni en la calle donde cualquier persona puede escuchar, ni en las redes sociales.

·Si sospechas que puede haber alguien dentro de la casa, bajo ningún concepto se debe entrar. Lo correcto es avisar a las autoridades para que sean ellas las que hagan su trabajo.

Artículos recomendados