Menú
Cada cuánto tiempo hay que cambiar las toallas
Cada cuánto tiempo hay que cambiar las toallas
CAMBIO DE TOALLAS

Cada cuánto tiempo hay que cambiar las toallas

La tela de las toallas puede acumular gérmenes y causar problemas en la salud si no se siguen unas pautas de higiene.

Laura Valdariso Zapata

Las toallas parecen el textil más limpio de la casa, porque al fin y al cabo se usan para secar la piel justo después del baño, pero detrás de esa suavidad y del perfume del detergente, y gel de baño se esconde un caldo de cultivo de bacterias, hongos, y microorganismos. Estas cumplen las condiciones perfectas para que se desarrollen. Se caracterizan porque están húmedas, tienen Ph neutro, se encuentran en un entorno con temperaturas cálidas, oxígeno, y tienen nutrientes de los que alimentarse. Y aunque la mayoría de estos microorganismos los cubren nuestra piel, el hecho de encontrar el lugar perfecto para reproducirse pueden producir alteraciones cutáneas, e infecciones. Por eso es importante saber cada cuanto tiempo se deben cambiar las toallas en nuestro hogar.

Consecuencias en la higiene

No cabe duda que resulta placentero salir de la ducha y secarse con una toalla suave, mullida e impoluta. Aunque también es cierto que existen otras razones realizar el cambio de toallas, y lavarlas más a menudo, ya que se podían producir consecuencias perjudiciales en nuestra higiene. Según los científicos señalan que las toallas que usamos a diario para secarnos la cara, o el cuerpo acumulan toda clase de bacterias, hongos, microorganismos, que pueden llegar a acumular células de piel muerta y secreciones salivales, anales y urinarias, como ácaros y otros patógenos.

Las toallas que usamos a diario acumulan muchos gérmenes en el cuerpoLas toallas que usamos a diario acumulan muchos gérmenes en el cuerpo
Esos rectángulos de tela esponjosa son ideales para su proliferación porque tienen muchos de los requisitos indispensables para garantizar y alargar la vida de los microbios a través del agua, temperatura cálida, oxígeno, y Ph neutro. No debemos olvidar que con cada secado, las toallas de mano y las de la ducha pueden acumular todo tipo de agentes que pueden acabar repercutiendo perjudicialmente en la salud, aunque a simple vista parezcan limpias.

Riesgos en el cuerpo

Debemos tener en cuenta que el cuerpo también reúne las condiciones ideales, por eso se cubre de toda clase de microorganismos de los pies a la cabeza. Cuando se produce al secado con una toalla, los microbios y secreciones del propio cuerpo quedan depositados en la tela. Los residuos celulares, más el oxígeno del ambiente conllevan a convertirse en el alimentos para los hongos, al igual que la humedad aporta un Ph neutro, similar al del cuerpo, favoreciendo de esta manera su supervivencia y reproducción.

Cuando se produce el secado de una toalla quedan depositados microbios en la telaCuando se produce el secado de una toalla quedan depositados microbios en la tela
La mayoría de estos microbios no vayan causar daño, por el hecho de que se originan en el cuerpo de la persona, pero no se puede olvidar que están allí, y se multiplican muy rápido. Además hay que destacar que si las toallas se comparten, el cuerpo quedará totalmente expuesto a los microbios de otros, por eso es importante tener una toalla para cada persona, proceder a su cambio a menudo y darle un lavado correcto.

Consejos en el uso de las toallas

Para evitar que se produzcan consecuencias negativas hay que tener en cuenta una serie de precauciones como extender bien la toalla para que se seque por completo y cuanto antes, sobre todo se recomienda extenderla al aire libre. Realizar el cambio de las toallas con frecuencia, según un experto en alergología del hospital Ramón y Cajal, aconsejaba hacerlo al menos una vez a la semana. Por su parte Philip Tierno, experto en microbiología de la universidad de Nueva York, recomienda que las toallas se lavan después de cada tres baños. A su vez, advierte que la mejor forma para saber si una toalla debería ser cambiada es oliéndola, porque el olor es el mejor factor que podemos tener para comprobar que hay microbios creciendo y preparados para desarrollarse.

Se recomienda lavar adecuadamente las toallas al menos una vez a la semanaSe recomienda lavar adecuadamente las toallas al menos una vez a la semana

Por otra parte hay que tener en cuenta que no se debe compartir toallas, en especial en las de baño es fácil conseguirlo, aún así la mayor parte de las personas deben de tener una toallas de manos que utiliza toda la familia. En este caso se recomienda lavarla más a menudo, y si algún miembro tiene una afección de la piel, debe procurar utilizar una distinta al resto de la casa. Por último el lavado correcto de las toallas es algo fundamental, se aconseja hacerlo a una temperatura superior a sesenta grados, para que se asegure que se han acabado con todos los microorganismos posibles. En el caso de que se tenga miedo de que las toallas se estropeen, se debe probar a poner algún producto desinfectante como el vinagre blanco o la lejía, de esta forma lograremos mantener una piel sana.

El medio ambiente, un factor a tener en cuenta

La idea de secarse con toallas siempre limpias puede llegar a tener consecuencias negativas, porque un lavado excesivo de ellas y otras prendas en el hogar tiene su repercusión en el medio ambiente. Esto significa que si hay un mayor consumo de detergentes o de agua, que además se elige a una temperatura elevada, puede conllevar a que haya un impacto ambiental, por eso hay que tener un compromiso con la conservación de la naturaleza o la lucha contra el cambio climático.

Artículos recomendados