Menú
Cómo reformar un piso alquilado
Cómo reformar un piso alquilado
CAMBIA MUCHO CON POCO

Cómo reformar un piso alquilado

Descubre cómo puedes reformar un piso de alquiler de la manera más sencilla y económica, dándole un nuevo aire mucho más propio y personal.

María Amor Martínez Martínez

Vivir de alquiler no es excusa para no hacer de tu vivienda tu hogar. Muchas personas se quejan de que por ser de alquiler no puede reformar el piso y hacerlo más suyo. Esto es una idea totalmente equivocada ya que, con poco, se pueden hacer muchas cosas y que, con una pequeña reforma, puedes darle otra imagen a tu piso, haciéndolo más personal.

Mucha gente considera que reformar un piso que no es tuyo es mala idea. Al final, todo el mundo busca encontrar su casa ideal cuando es más fácil alquilar una vivienda y reformarla de la manera que más te guste. Vale la pena invertir en un piso en el que vamos a pasar tiempo viviendo y que consideramos nuestro.Muchas veces elegimos un piso por su decoración antes que por las necesidades que nos ofrece y se gana más alquilando un piso sin reformar a precio más bajo e invirtiendo el dinero restante en una pequeña reforma.

Vivir de alquiler no es impedimento para reformar el piso en el que vivesVivir de alquiler no es impedimento para reformar el piso en el que vives

Es fundamental que tu vivienda te haga sentir bien y en tu propio hogar, porque eso afecta al estado de ánimo y a la comodidad. Si no estás cómodo en tu propia casa, nadie lo estará. La decocarión es la encargada de hacerte sentir bien, haciendo que el espacio sea lo más acogedor posible. En definitiva, reformar un piso a tu manera te va a ayudar a ser más feliz.

Antes de empezar con la reforma del piso, hay que hablar con el casero para ver hasta dónde deja cambiar su casa. Cuando se llegue a un acuerdo, entonces podrás barajar las posibilidades con las que se puede reformar el piso.

Normalmente, las personas que viven de alquiler es porque o no tienen un trabajo estable con una posibilidad económica para poder meterse en una hipoteca o son nuevos en el mundo de la independencia y, antes que comprar una vivienda, prueban con el alquiler porque es mucho más barato.

Reformar el piso como te gusta te puede ayudar a ser más feliz Reformar el piso como te gusta te puede ayudar a ser más feliz

CONSEJOS

-Pon láminas adhesivas. Las láminas se pueden poner en cualquier mueble, ya sea de la cocina o del baño y son facilísimas de colocar. Hay láminas que simulan desde la madera hasta el aluminio. Así que, poner una lámina puede dar un aspecto totalmente distinto al piso.

-Cambia la cortina de la ducha o reemplazarla por una manpara. En el caso de que te mudes, la mapara te la puedes llevar a tu nueva casa.

-Prueba a poner vinilos decorativos. Es una alternativa muy económica y sencilla de cambiar las paredes cuando, o no tienes permiso para pintarlas, o quieres ahorrarte el tiempo y la reforma. Además, se ponen y se quitan muy fácil y no dejan ninguna marca. Es una idea perfecta para aquellas personas que les gusta renovar constantemente.

Unas cortina de ducha original puede cambiar el look por completo del cuarto de baño Unas cortina de ducha original puede cambiar el look por completo del cuarto de baño

-Cambia los pomos y manivelas de los muebles y puertas. Algo tan sencillo como un pomo puede darle un estilo totalmente diferente al mueble.

-Pon una funda al sofá (o cámbiala). Es la opción mas asequible de renovar estétitcamente un sofá.

-Compra cojines nuevos. Al cambiar la funda, pon los cojines a juego. Incluso haz tú mismo los retales del cojín.

-Reviste el suelo con alfombras. Cubre el suelo con alfombras para hacer el piso más acogedor. Una alfombra con un print original dará mucho estilo a tu casa. Además, es muy útil si el suelo no te gusta porque lo ocultará.

-Compra pequeños muebles como mesitas o pufs. Reforzarán tu estilo personal y te servirán como almacenaje. Además, no solo puedes comprarlos, sino que puedes reformar alguno antiguo que haya en la casa (siempre y cuando el casero de el visto bueno).

Con estos cambios tan sencillos puedes darle una aire totalmente diferente a tu casa, haciéndola más tuya y sin apenas un gran esfuerzo económico. Además, al ser cambios que no conllevan una gran reforma, el casero no va a tener ningún inconveniente en que la decores a tu gusto.

Pon luz en los sitios que más necesites iluminar, como en el cabecera de la cama Pon luz en los sitios que más necesites iluminar, como en el cabecera de la cama

Si, además, quieres darle una iluminación diferente a tu vivienda, puedes poner lámparas o focos de pinza que son muy fáciles de poner y de quitar, para añadir más luz al espacio. Si, aún así, hay aún poca luz, puedes añadir lámparas de pie o de sobremesa que otorguen luz en los sitios que más deseas, como por ejemplo en ese rincón en el que te sientas a leer o en el cabecero de la cama.

Y como último consejo, añade a tu hogar un toque de verde. Tener plantas dentro de la casa ayuda a darle un aire más fresco y tienen el poder de transformar cualquier espacio en el que estén situadas. El color verde ayuda a que tenga algo de color la casa y le dan un toque más acogedor.

Ya habéis visto que con poco se pueden hacer grandes cambios. No es tan difícil hacer de una casa cualquiera tu propio hogar.

Artículos recomendados