Menú
Cosas que haces mal al poner la lavadora
Cosas que haces mal al poner la lavadora
ERRORES COMUNES

Cosas que haces mal al poner la lavadora

Hacer la colada parece muy fácil, sin embargo hay ciertos errores que son muy comunes y que pueden hacer que la ropa no se esté lavando de forma correcta o que se derroche en detergente o agua.

Lucía Mejuto de Villar

Hay tareas de la casa que son de lo más fáciles de realizar como es el caso de pasar la fregona o la aspiradora, barrer, lavar los platos o poner la lavadora. Sin embargo, hay muchas personas que no son conscientes de que están cometiendo un error cuando usan su lavadora, ya que no solamente se trata de llenarla de ropa, echar el jabón y darle a un botón. A la hora de lavar nuestra ropa hay que tener una serie de precauciones y prestarle atención a ciertos aspectos como la temperatura del agua a la que lavamos nuestra ropa, el tipo de detergente que utilizamos o el programa que seleccionamos. A continuación, desde Bekia Hogar te mostramos qué error puedes estar cometiendo a la hora de poner la lavadora y consejos para para remediarlo.

A la hora de lavar la ropa hay que tener una serie de directricesA la hora de lavar la ropa hay que tener una serie de directrices

Conocer las características de la lavadora

Saber cuáles son los programas de nuestra lavadora, así como su capacidad de carga o cuáles son los productos que se recomiendan a la hora de utilizarla te permitirá evitar algunos errores que son fatales, tanto para la lavadora como para nuestra ropa.

1. Cuidado con llenar la lavadora por encima (o por debajo) de su capacidad: cada máquina tiene una capacidad de carga mínima y máxima y no seguir esas indicaciones puede provocar que cuando saques tus prendas de la lavadora te des cuenta de que éstas no se han lavado correctamente. Y es que normalmente esperamos a tener el cubo de la ropa sucia completamente lleno antes de poner la lavadora con la idea de ahorrar. Sin embargo, los expertos recomiendan que entre la ropa y la parte superior del tambor debe caber al menos la medida de una mano. Llenándola correctamente, la ropa tendrá el espacio suficiente que necesita para moverse libremente por el tambor para lograr una limpieza en las mejores condiciones.

Cuidado con llenar la lavadora demasiado</p><p>Cuidado con llenar la lavadora demasiado

2. Desconocer qué programa es mejor para cada tipo de ropa: actualmente, incluso las lavadoras más básicas tienen incluidos distintos programas especiales para cada tipo de ropa (delicada, de algodón, hipoalergénica, de deporte...). La mayoría de las personas no se toman la molestia de leer atentamente las instrucciones de la lavadora para comprobar qué programa corresponde a cada prenda o tejido y utilizan siempre la misma opción independientemente del tipo de ropa que estén lavando. Es muy importante seleccionar el programa correcto, no sólo para que el lavado de las prendas sea correcto, sino porque el tejido puede resentirse si no se lava en condiciones que no los estropee. También hay que tener mucho cuidado a la hora de programar el centrifugado, ya que normalmente se abusa de él. Algunos tejidos pueden resentirse cuando se les somete a una velocidad excesiva; por ejemplo, las prendas de algodón tan sólo necesitarían un centrifugado normal, mientras que para los tejidos sintéticos o las prendas que mezclan varias fibras se recomienda un centrifugado a bajas revoluciones.

Hay que tener cuidado con la velocidad a la que sometes la ropa Hay que tener cuidado con la velocidad a la que sometes la ropa

3. No limpiar la lavadora cada cierto tiempo:

en el manual de uso de la máquina suele indicarse cada cuando tiempo es aconsejable limpiar la lavadora. Lo más normal es hacerlo al menos dos veces al año. Y es que la lavadora, como cualquier otro electrodoméstico, necesita estar en las mejores condiciones para funcionar correctamente. ¿No sabes cómo limpiarla? Es muy fácil, tan sólo tienes que poner una lavadora sin ropa y utilizar un producto que es exclusivo para su limpieza. También puedes hacerlo con lejía, vinagre blanco y agua caliente. Lo que si debes hacer después de cada uso de la máquina es limpiar el cajetín de los restos de detergente, así como por dentro de la goma de la puerta para evitar que pueda salir moho. En casas en las que hay un perro o un gato como mascota también se recomienda limpiar el filtro de forma periódica para evitar una acumulación de pelos que puedan hacer que la máquina se estropee.

Leer las instrucciones de limpieza de la ropa

Normalmente, todas las prendas tienen en su interior una etiqueta en las que se especifican las condiciones en las que se deben lavar (lavado en seco, la temperatura del agua, con o sin centrifugado...). Es muy importante saber cómo debes lavar cada uno de los tejidos para no encontrarte con sorpresas como que tu jersey favorito ha encogido varias tallas o que tu lavadora entera se ha teñido de azul, verde o rosa.

No olvides leer como lavar cada prenda No olvides leer como lavar cada prenda

4. No siempre hay que lavar con agua fría:

muchas veces tendemos a programar el lavado con agua fría para evitarnos disgustos innecesarios, ya que es con el agua caliente cuando la ropa puede encoger. Sin embargo, el curarnos en salud no siempre es bueno para nuestras prendas, ya que hay ocasiones en las que el agua caliente no eliminar del todo las manchas o puede dejar mal olor y tendrás que volver a lavar todo de nuevo.

5. Utilizar demasiado (o mal) ciertos productos como el jabón o el suavizante: a la hora de echar el detergente en su cajetín correspondiente hay que leer atentamente las instrucciones de la caja para saber cuál es la cantidad óptima según el tipo de agua que vamos a utilizar o el nivel de suciedad de las prendas. Y es que quedarse corto en el detergente hará que la ropa vuelva a salir sucia o con un olor desagradable, mientras que si se echa demasiado jabón se puede estropear el tejido de la ropa, que salgan manchas en las prendas... ¡O que nuestra habitación se convierta en una fiesta de la espuma! Y es que esto no sólo pasa en las películas, sino que un exceso de detergente puede hacer que el jabón se salga de la lavadora (si os encontráis alguna vez en esta situación, la solución es echar un chorrito de vinagre o de suavizante o unas cucharadas de sal).

Hay que ser minucioso a la hora de echar suavizante o jabónHay que ser minucioso a la hora de echar suavizante o jabón

6. No separar la ropa antes de meterla en la lavadora:

las prendas hay que dividirlas según sean ropa blanca o de color, ya que sus condiciones de lavado son distintas. También se suele recomendar que los tejidos se separen según la temperatura del agua que necesitan para su lavado, diferenciando entre las prendas que deban meterse en agua fría (>30°C), agua templada (30-60°C) o agua caliente (<60°C). En cuanto a la ropa interior, un consejo es meterla en una malla especial para lencería. Y es que normalmente ésta suele ser bastante más delicada que el resto de la ropa y metiéndolas en estas bolsitas evitarás que se puedan enganchar o romper.

7. No tratar las manchas previamente con un producto especial:

en muchas tiendas y supermercados podrás encontrar diferentes tipos de quitamanchas que se pueden utilizar al momento y eliminan el exceso de grasa o suciedad de la mancha. Y es que un error muy común es meter en la lavadora ropa con manchas que son difíciles de eliminar y lo más probable es que cuando saques la prenda la mancha siga ahí.

No utilizar productos antimanchas antes de lavar la prendaNo utilizar productos antimanchas antes de lavar la prenda

Cometer un error al poner una lavadora es muy fácil, pero hacerlo bien también. Siguiendo estos pequeños consejos y conociendo bien tu lavadora puedes conseguir mejores resultados, no sólo en lo que a tu colada se refiere sino en cuanto al ahorro de agua, electricidad y jabón o alargando la vida útil del electrodoméstico.

Artículos recomendados