Menú
Cómo hacer plastilina
Cómo hacer plastilina
RECETA SENCILLA

Cómo hacer plastilina

Esta masa se ha convertido en el entretenimiento por excelencia de generaciones enteras, y prepararla es muy sencillo.

Fran Gómez

Que difícil resulta mantener entretenidos a los niños. A veces, ni los juguetes más modernos del mercado son capaces de tenerlos tranquilos un rato, y es que hay quien dice que como los pasatiempos de toda la vida, no hay ninguno. Puzzles, la comba, yoyos, ... Durante generaciones enteras, todos estos cachivaches han ocupado las horas muertas de los más pequeños, porque además de ser superdivertidos, fomentan la creatividad y la imaginación de los más jóvenes de la casa. La plastilina es otro de esos chismes que desde siempre ha embelesado a chicos y chicas mientras daban forma a todas las ideas que se les pasaba por la cabeza, convirtiéndose así en artesanos en miniatura.

La plastilina es uno de los pasatiempos clásicos más usados por los más pequeñosLa plastilina es uno de los pasatiempos clásicos más usados por los más pequeños

La composición de la plastilina puede variar en función del fabricante, y aunque desde hace un tiempo casi todos ellos desechan el empleo de ingredientes tóxicos, algunos slimes o flubbers sí que contienen pegamentos o ácidos que no le harán ningún favor a la salud de los más pequeños. Por eso, cada vez son más personas las que se animan a preparar su propia plastilina casera, ya que además de asegurarse de que solo cuenta con ingredientes fiables en su composición, los niños también pueden divertirse mientras ayudan a prepararla, coronándose así como una manualidad perfecta que asegura el entretenimiento tanto antes como después de estar lista.

Existe una receta que permite preparar la plastelina de forma caseraExiste una receta que permite preparar la plastelina de forma casera

Para preparar esta receta, podrás reunir todos los ingredientes en cualquier supermercado y su elaboración no te llevará más de 10 minutos. No esperes más a pasar un rato entretenido con tus pequeños y diviértete junto a ellos mientras fabricas uno de sus juguetes favoritos. Aunque en Internet se pueden encontrar cientos de artículos, cada uno con sus materiales específicos, lo más frecuente es que la plastilina casera se componga de harina, sal, aceite, colorante y agua. Como podrás comprobar, ninguno de estos ingredientes supone peligro alguno para la salud de los niños, por lo que podrán experimentar a su antojo sin que tengas que preocuparte por nada, ¡manos a la obra!

Cómo hacer plastilina casera

Lo más recomendable es que te hagas con varios colorantes de diferentes colores, como rojo, verde, amarillo y azul, ya que a partir de esas tonalidades puedes fabricar el resto. De este modo, deberás preparar unos cuantos recipientes en función del número de pigmentos que vayas a utilizar. Así, comienza vertiendo en el bol dos tazas de harina (si los niños que vayan a jugar con la plastilina son celíacos o tienen algún tipo de intolerancia al gluten, puedes emplear harina de arroz, garbanzos, maíz o cualquier otra que no lleve esta proteína) y añade otra de sal. Remueve bien con la ayuda de una cuchara de madera hasta que la mezcla quede homogénea y uniforme.

Tan sólo se necesitan unos pocos ingredientes para crear esta plastilinaTan sólo se necesitan unos pocos ingredientes para crear esta plastilina

Cuando esté lista, añade cuatro cucharadas de aceite de oliva y vuelve a remover antes de verter un taza de agua junto el colorante que desees. De nuevo, con la ayuda de una cuchara de madera, mueve la mezcla hasta que adquiera cierta consistencia, aunque en esta ocasión no será necesario que se quede sin grumos. Llegados a este punto, deberás enharinar una superficie plana para ir poniendo encima un poco del compuesto y empezar a amasar con tus propias manos. Ve dándole forma hasta que la plastilina quede lisa y adquiera la textura que desees, repitiendo el proceso tantas veces sean necesarias hasta tener listos todos los colores que querías.

Ideas para usar la plastilina

Una vez tengas lista tu plastilina, ha llegado el momento de poner en práctica todas las ideas que tenías en la cabeza y llevar a cabo cientos de manualidades, pero si no estás en tu momento más creativo, no te preocupes, porque aquí encontrarás algunos proyectos originales que causarán sensación entre los más pequeños.

Dar rienda suelta a la imaginación es la mejor opción para conseguir la originalidadDar rienda suelta a la imaginación es la mejor opción para conseguir la originalidad

  • Figuras varias: no pongas límites a la imaginación de los niños, déjalos hacer lo que quieran con la plastilina, desde dar forma a animales imaginarios hasta construir algo parecido a una obra de arte conceptual. Permitirles experimentar es lo mejor para fomentar su creatividad y su interés por descubrir el mundo, ¡no cortes sus alas!
  • Cajitas y botes: pero con la plastilina también pueden aprender otro tipo de habilidades como la lógica, construyendo formas geométricas que puedan emplear con algún fin en particular. Así, construir pequeñas cajas o lapiceros les ayudarán a experimentar con los tamaños y a encajar diferentes piezas. Además, podrás conservarlo durante mucho tiempo si cuando acabe la manualidad la encolas o cubres de laca.
  • La plastilina también puede convertirse en la protagonista de los dibujosLa plastilina también puede convertirse en la protagonista de los dibujos

  • Decoración de dibujos: plantéate dejar de lado los lápices de colores y decora los dibujos de los niños con plastilina. Sus obras de arte serán tridimensionales y mucho más vistosas que las de toda la vida. Además, les ayudará a entender los límites y a respetar las líneas del dibujo de las que no se tienen que salir. De la misma forma que antes, una vez terminado puedes enlacarlo o encolarlo para enmarcarlo y colgarlo de la pared para presumir del talento de tus pequeños, ¡están hechos unos artistas!

Artículos recomendados