Menú
Qué es la lombricultura
Qué es la lombricultura
MUY CURIOSO

Qué es la lombricultura

Se podía ver la calidad que tenían los suelos al observar la densidad de las lombrices al cavar un hoyo en el mismo.

Ángela María de Toro Martín

En el mundo podemos encontrar todo tipo de actividades relacionadas con el cultivo, la crianza o el reciclaje, es decir, labores que pasan desapercibidas en muchos casos pero que son fundamentales para la actividad productiva mundial, como es el caso de la lombricultura.

La lombricultura es una forma de cultivo o cría intensiva de lombrices que también recibe el nombre de vermicompostaje y que tiene el fin de reciclar los residuos orgánicos biodegradables (restos de las cosechas, forrajes, estiércoles o restos derivados de la preparación de alimentos) que son insuficientemente aprovechados y convertirlos en fertilizantes con excelentes propiedades o carne para utilizar en la alimentación animal de crías como por ejemplo de gallinas o pescados.

Historia

La civilización sumeria sabía ver la calidad que tenían los suelos al observar la densidad de las lombrices al cavar un hoyo en el mismo. Para la civilización egipcia, las lombrices eran tan importantes que se llegaron a divinizar castigando hasta con la muerte a todas aquellas personas que las dañaran. Incluso hasta Aristóteles en su obra "Historia animalium" manifestó que las lombrices eran los intestinos de la tierra y que contribuían a su productividad.

Esta actividad se alzó gracias a la utilización de lombrices en el reciclajeEsta actividad se alzó gracias a la utilización de lombrices en el reciclaje

Los comienzos de la crianza de lombrices como actividad se remontan hasta 1940 en Estados Unidos. Fue entonces cuando se sentaron las bases para el cultivo intensivo de la lombriz roja californiana. Más tarde, se expandió a Europa, sobre todo a Italia. Finalmente, en 1980 fue cuando esta actividad se alzó en lo más alto gracias a la utilización de las lombrices en el reciclaje de residuos sólidos orgánicos, lo que derivó en el lombricompostaje o vermicompostaje.

Lombriz roja de California

Hoy en día existen más de 3.000 especies de lombrices que descienden de lombrices marinas, de los poliquetos concretamente. Eisenia foetida es una especie de lombriz roja, mal llamada "de California", procedente de Eurasia y que ya hace 10.000 años viajaba de la mano del hombre. Esta especie se extiende por todo el mundo y solo sabe vivir en un medio de materia orgánica húmeda y no alcanza una profundidad mayor de 50 centímetros. La lombriz roja de California suele encontrarse en los primeros 20 centímetros, excepto si no hay alimento o está seco. Además, no pueden penetrar en un suelo arcilloso. En definitiva, es la especie más utilizada para la lombricultura.

Hay tres grandes grupos de lombrices relacionadas con el suelo:

  1. Las epigeas: Estas lombrices se aprovechan de la hojarasca. Viven debajo de las hojas y sobre el suelo, pero si no tienen alimento o hay sequía, sí que penetran en el suelo. Un ejemplo es la Eisenia foetida o lombriz roja de California.
  2. Las endogeas: Se encuentran dentro del suelo y su función es la de perforar galerías con orientación horizontal en su mayor medida.
  3. Las anecícas: Viven también dentro del suelo pero la diferencia es que estas excavan galerías verticales facilitando migraciones nocturnas hacia la superficie, que es donde ponen materia orgánica al suelo.

Lombrices rojas de CaliforniaLombrices rojas de California

Productos de la lombricultura

El vermicompostaje es una genial forma de transformar los desechos de la cocina en abono de alta calidad. Para esto, es necesario un vermicompostador, que puedes comprar en una tienda especializada en compostaje doméstico o fabricarse uno mismo de forma artesanal. Los productos que entran en juego en la lombricultura son:

  • Lombrices: son comúnmente utilizadas como cebo de pesca, aunque también se comercializan de cara a la puesta en marcha de nuevas plantas de vermicompostaje o a la introducción en parcelas con el propósito de mejorar las propiedades del suelo y su explotación agroforestal.
  • Carne de lombriz: se puede aprovechar como consumo para aves y peces, pero no para humanos aunque su valor nutritivo es enorme. Normalmente se comercializa como harina de lombriz y destaca por su contenido en aminoácidos esenciales.
  • Lombricompuesto: El lombricompuesto, humus de lombriz o lombrihumus es un abono natural obtenido del excremento de las lombrices epigeas que han sido alimentadas con desechos orgánicos como residuos de cosecha, estiércoles de herbívoros o restos vegetales, entre otros. Sin embargo, otros abonos son elaborados por procesos químicos con productos de origen sintético en su composición. Eso sí, para el abono natural se procura evitar los restos animales porque pueden traer malos olores y carroñeros sobre los que actúan y trabajan las lombrices.

Las materias secas que se necesitan para elaborar el lombricompuesto son: restos vegetales de nuestra cocina o de nuestro huerto, materia seca elemental para conseguir una buena relación de carbono y nitrógeno, distintos tipos de estiércoles, etc.

Ventajas del lombricompuesto

Algunas de las ventajas de lombricompuesto son que aporta nutrientes a las plantas y al suelo, contiene bacterias buenas y hongos, y mejora la retención de agua. Además posee un pH neutro o cercano, pues depende de las materias primas y de su manejo. Este producto contiene muy buenas cantidades de potasio, calcio, fósforo y otros muchos elementos minerales, además de una gran selección se enzimas fundamentales para la fertilidad del suelo, y elementos fotorreguladores que actúan de una manera muy efectiva sobre el crecimiento de las plantas.

Todo esto hace que el lombricompuesto sea une excelente fertilizante orgánico y el único, prácticamente, debido a su gran elevada carga de bacterias y enzimas. Se puede utilizar en hierbas aromáticas, plantas ornamentales, florales, hortalizas, arbustos, árboles, etc.

Alimento de las lombrices

La lista de alimentos de las lombrices es enorme. Se nutren de hongos y bacterias y de todos los estiércoles de herbívoros porque son muy buenos, pero en especial los de los rumiantes son mejores por estar bien provistos de micro-flora. También los estiércoles de caballo son un excelente medio de cultivo. Los estiércoles aviares y porcinos tienen la desventaja de causar malos olores. De hecho, el indicio para saber si es un buen alimento es que no debe oler mal, sino que debe oler a tierra de monte o compost fresco. Para elevar la relación de carbono y nitrógeno, hay que añadir fibra a estos estiércoles, como paja, serrín o virutas.

Los estiércoles aviares y porcinos tienen la desventaja de causar malos oloresLos estiércoles aviares y porcinos tienen la desventaja de causar malos olores

Siempre que se sepan manejar adecuadamente, todos los restos de comidas de origen vegetal procedente de la cocina de casa, incluyendo cáscaras, té, café, hierbas... son una opción genial como alimento para las lombrices. Además, el serrín, los papeles y cartones no impresos y las virutas de madera blanca, no resinosa y clara son materiales adecuados para las lombrices que suben la relación de carbono y nitrógeno.

Enfermedades y plagas

La lombriz es el único animal en el mundo que no padece ni transmite enfermedades, pero existe un síndrome que las afecta, se le conoce como Gozzo ácido o Síndrome Proteico. Este síndrome afecta a la lombriz cuando se le suministran sustratos con altos contenidos en proteína, no son asimilados y le salen inflamaciones por todo el cuerpo haciendo que muera a las pocas horas.

Las aves pueden acabar con un lombricero situado al aire libre poco a poco, pero esta plaga se puede controlar fácilmente colocando una red sobre la cama de las lombrices. Por su parte, las hormigas rojas son un depredador natural de la lombriz y pueden acabar en poco tiempo con el criadero de lombrices porque son atraídas principalmente por la secreción azucarada que éstas producen. Sin embargo, las hormigas se pueden evitar sin necesidad de productos químicos, es decir, lo único necesario es que la humedad de la cama de las lombrices se encuentre en el 80 por ciento.

Artículos recomendados