Menú
¿Comer en la cocina o en el salón?
¿Comer en la cocina o en el salón?
CONSEJOS

¿Comer en la cocina o en el salón?

¿Comer en la cocina o en el salón? Aquí tienes algunos de los pros y los contras de ambas opciones.

Lara Fernández Díaz

El diseño y la arquitectura de los hogares avanza a pasos agigantados. Algo que se puede traducir en que, lo que hoy en día es última tendencia, mañana forma parte de una moda del pasado. Las costumbres, los modos de vida y las circunstancias son los parámetros fundamentales que influyen en este hecho que, a su vez, es el que hoy en día hace que sea más común ver como la gente empieza a apostar por tener una cocina destinada también a ser un comedor.

Por lo tanto, atrás han ido quedado los clásicos salones o comedores que están separados de la cocina. Ahora, a modo de conseguir ahorrar metros de casa, se opta por crear una cocina que pueda ser perfecta para hacer reuniones familiares. Por ello, el primer paso es trabajar para que su aspecto sea agradable y acogedor. Algo que se puede conseguir fácilmente con una buena decoración, unas encimeras con estilo y un suelo distinto al que solemos estar acostumbrados a creer cuando pensamos en cocina.

La cocina de un hogar es el lugar de más tránsitoLa cocina de un hogar es el lugar de más tránsito

Sin embargo, hay que decir que sigue habiendo muchas personas que prefieren mantener un estilo de hogar algo más clásico y dedicar metros de casa a crear una cocina por un lado y un salón o comedor por otro. Ante este hecho, para muchos llega la pregunta de, ¿dónde comer entonces? Pues bien, son varias las ventajas y desventajas de hacerlo en ambos lugares, por lo que será cada persona en cuestión la que decida qué opción es la que más le apetece seguir.

Pros y contras de comer en la cocina

La comida o la cena en un hogar suelen ser momentos importantes del día ya que sus miembros se reúnen y dialogan sobre todo lo que les ha pasado o acerca de muchas otras más cosas. En definitiva, se produce una situación de encuentro muy agradable en torno a los alimentos que hace que las personas se relajen para después volver a su rutina o quehaceres.

Los momentos para compartir al comer suelen ser más cómodos en la cocinaLos momentos para compartir al comer suelen ser más cómodos en la cocina

En cuanto a la cocina, hay algunos motivos por los que es más recomendable comer en ella:

  • Más eficacia: Preparar la comida en la cocina y después, montar la mesa en el salón y trasladar todos los platos supone una pérdida de tiempo que no todo el mundo está dispuesto a asumir. Está comprobado que el hecho de comer en la cocina permite ahorrar tiempo y esto es algo que hace que las personas que no pueden dedicarle un período prolongado a este momento del día prefieran descartar la opción de comer en el salón y prefieran hacerlo en la cocina.
  • Facilidad en la limpieza: Cuando cocinas siempre acabas teniendo que limpiar, no sólo los platos sino la encimera, la vitrocerámica, etc. Por este motivo, hay quienes prefieren ensuciar un sólo espacio de su hogar y optar entonces no comer en el salón. Dicho de otro modo, al preparar la comida se mancha la cocina y el hecho de después ingerir esos alimentos en otro lugar hará que se tenga que recoger tanto el primero como el segundo. En cambio, si todo se hace en un mismo sitio, dará la sensación de ser más sencillo dejar impoluto el lugar.
  • Ambiente más cálido: Es evidente que la cocina es un lugar que transmite una sensación de calidez, ya que es el sitio donde la madre, el padre o la abuela cocina y en el que, en muchas ocasiones, surgen reuniones improvisadas. El comedor transmite mayor sensación de frialdad aunque si es cierto que esto depende de cómo esté decorado y organizado. Además, en fechas señaladas del año, como por ejemplo Navidad, se ha convierte en el centro de reunión y festejos.

Las comidas en el salón suelen ser menos elaboradasLas comidas en el salón suelen ser menos elaboradas

De entre los contras, destacan algunos como:

  • Comidas menos elaboradas y ricas: Para muchos, comer en el comedor o salón es sinónimo de dedicar más tiempo a este momento del día y por lo tanto, que la comida o los alimentos que se van a ingerir estén más elaboradores y en la mesa, no falte ningún detalle. En cambio, en la cocina esto es algo que no se suele dar.
  • Menos relajación: A diferencia del ambiente de trasiego, sonidos y olores de la cocina, el salón o comer suele ser más relajante para sus comensales y esto lo hace preferible para muchos. Sobre todo, aquellas personas que buscan tener durante la comida o la cena un momento de tranquilidad.

Ventajas y desventajas de comer en el salón

En este caso, los aspectos positivos de llevar a cabo estos momentos del día en el salón son:

  • Momento de compartir: Reunirse y tener experiencias es algo que puede darse en cualquier lado. Sin embargo, el hecho de hacerlo en el salón es más cómodo y permite una mayor distensión en el tiempo. Además, da la sensación de ser un momento donde se frena y la cabeza se evade de los problemas de la rutina diaria para disfrutar mejor de la compañía y los alimentos.
  • Fuera olores: Comer en el salón te permite huir de los olores y humos de la cocina derivados de la preparación de los alimentos.

El salón suele ser para los momentos de relajaciónEl salón suele ser para los momentos de relajación

Finalmente, entre las desventajas encontramos algunas como:

  • Menos rapidez: Generalmente, para muchos comer en el salón es sinónimo de menos rapidez. Es decir, durante la semana se suele ir con más prisa y esto hace que se evite montar la mesa del comedor o del salón y se opte por comer en el mismo lugar donde se cocina para ir más rápido y quitarle formalidad al momento.
  • En conclusión, será cuestión de gustos optar por comer en un lugar u otro ya que, en gustos, no hay nada escrito. Además, no todas las cocinas ni los salones son iguales por lo que quizás hay quienes consigan encontrarse igual de relajados en la cocina y en el salón o quienes sientan ese ambiente cálido en el salón y no en la cocina.

    Artículos recomendados