Menú
Cómo organizar la nevera
Cómo organizar la nevera
FRESQUISIMOS

Cómo organizar la nevera

El frigorífico es uno de los electrodomésticos más importantes de casa y requiere un orden y limpieza específicos para un uso correcto.

Irmina Merino Vidal

Cuando pensamos en nuestro hogar, seguramente sea el sitio donde más a gusto nos sentimos. En casa es donde nos refugiamos tras un largo día, ya bien sea de ocio o de trabajo, y donde nos permitimos ser nosotros mismos, vistiendo de manera cómoda, relajándonos y haciendo lo que más nos gusta. Sin embargo, para que un hogar esté en optimas condiciones es recomendable que esté siempre limpio y ordenado, de este modo podrás sentirte incluso mejor en él y encontrar todo aquello que precises en el momento en el que te sea necesario.

Una nevera colocada es una nevera felizUna nevera colocada es una nevera feliz

Todas las habitaciones del hogar requieren su orden y limpieza específicos, siendo la cocina y el baño los que necesiten de mayor atención, ya que suelen ser los más usados y los que suelen mancharse con más facilidad. Dentro de la cocina tendrás también varios electrodomésticos que pueden llegar a mancharse por el uso diario y para asegurarte de que funcionen correctamente, necesitarán también una limpieza y un mantenimiento regular.

La nevera es uno de los electrodomésticos más importantes de una casa. En ella podemos almacenarlos, de manera que se conserven frescos y nos duren durante más tiempo. Además, nos permite la posibilidad de cocinar más comida de la que precisamos y que podamos conservarla para poder consumirla más adelante. Dejándonos margen para poder realizar otras actividades y no tener que cocinar siempre para el momento.

Ordenar tu nevera te aportará más beneficios de lo que esperasOrdenar tu nevera te aportará más beneficios de lo que esperas

No obstante, la distribución de estos alimentos dentro de la nevera no es aleatoria. Cuando se inventó este electrodoméstico se pensó que cada una de las zonas del mismo debía tener una temperatura ligeramente distinta, lo que permitiría al usuario organizar los alimentos dentro de la misma de manera que aquellos que precisen una temperatura más fría se encuentren en un lugar concreto y aquellos que precisen menos frío en otro.

Cómo coloco los alimentos dentro de la nevera

Por lo tanto, a la hora de organizar la nevera debemos tener en cuenta la temperatura de cada una de sus zonas. En la parte posterior de la puerta, o de las puertas en el caso de que tenga más de una, será la zona menos fría. Allí se aconseja que pongamos las bebidas, como las jarras o botellas de agua, los cartones de zumo, leche u horchata o bien los refrescos, las salsas, los huevos y la mantequilla. Todos estos productos considerados frescos en los supermercados y que se encuentran en neveras, normalmente abiertas, son los que no necesitan tanta potencia de refrigeración y que es conveniente que estén siempre en el interior de la puerta de la nevera, en las estanterías que la conforman normalmente con la forma específica de estos alimentos, como con un departamento para la mantequilla o la margarina, los huevos, las bebidas o incluso con un dispensador de agua incluido.

No tendrás que tirar un alimento podrido porque se te olvides de su existencia si están colocadosNo tendrás que tirar un alimento podrido porque se te olvides de su existencia si están colocados

En la parte inferior de la nevera nos encontraremos con cajones, normalmente dos, de plástico en los cuales es conveniente que guardes la fruta y la verdura. En el caso de que tengas solamente dos intenta repartir la verdura en un lado y la fruta en el otro. Ambos cajones tienen el mismo nivel de refrigeración, pero de este modo tendrás un mayor control a la hora de organizar la nevera y cuando busques alguno de estos alimentos frescos te será más fácil encontrarlos. Las frutas y verduras se colocan en estos cajones inferiores porque no son tan fríos como las zonas superiores de la nevera, haciendo que estos productos frescos aguanten como tales durante más tiempo, ya que con temperaturas muy bajas podrían llegar a ponerse feos antes. Algunas frutas y verduras no deben ponerse en la nevera, por lo que deberás consultar bien cuáles son si quieres que se conserven mejor durante más tiempo y estén en su mejor estado a la hora de consumirlos.

A medida que vayas subiendo dentro de la nevera las temperaturas serán más bajas, por lo que sería recomendable colocar los yogures, otros productos lácteos como el queso, contenedores de comida ya preparada o aquellos que vayan a perecer antes en la zona de la mitad de la nevera, justo por encima de los cajones de la fruta y la verdura. Aquí se mantendrán fríos, pero no demasiado, conservándolos para su próximo consumo, ya que no son productos que debas dejar en la nevera durante mucho tiempo.

Los alimentos se mantendrán frescos durante más tiempo gracias a esta colocaciónLos alimentos se mantendrán frescos durante más tiempo gracias a esta colocación

En los estantes superiores de la nevera las temperaturas serán más bajas, por lo que será allí donde deberás colocar las carnes y pescados frescos que vayas a consumir en poco tiempo y que no hayas querido congelar. Los productos procesados derivados de la carne y el pescado, como el embutido por ejemplo, también deben ir en la parte superior de la nevera y deberías intentar consumirlos en un período breve de tiempo. También los botes de conservas que tengas abiertos, los restos de postres como pasteles o bollería de próximo consumo.

De este modo te asegurarás de que los alimentos te duran más tiempo en la nevera y se encuentran en el mejor estado. No obstante, cada electrodoméstico es distinto, por lo que es posible que debas adaptarte a las necesidades de tu cocina y de tu nevera en concreto para terminar de encontrar dónde es mejor que coloques cada uno de estos alimentos para poder hacer un consumo óptimo de los mismos.

Artículos recomendados