Menú
Ventajas de los radiadores toalleros
Ventajas de los radiadores toalleros
CALEFACCIÓN EN EL BAÑO

Ventajas de los radiadores toalleros

Este tipo de radiadores son una de las últimas tendencias en calefacción, que no sólo mantendrán una agradable temperatura en tu baño sino que tendrá tus toallas calientes cuando salgas de la ducha.

Lucía Mejuto de Villar

Ahora que las temperaturas ya han bajado es el momento de encender la calefacción, manteniendo nuestro hogar caliente y agradable. Y es que después de el frío que hace en la calle no hay nada mejor que llegar a casa y encontrarnos con una cálida bienvenida. A la hora de escoger el tipo de radiador que vamos a instalar en nuestro hogar podremos encontrarnos una gran variedad de opciones: desde radiadores de acero, aluminio o hierro fundido hasta radiadores de diseño o toalleros. Precisamente, desde Bekia Hogar queremos hablarte de estos radiadores toalleros y, sobre todo, cuáles son sus ventajas.

La mayoría de los modelos son realmente planos y decorativosLa mayoría de los modelos son realmente planos y decorativos

Qué son los radiadores toalleros

La principal función de este tipo de radiadores, también conocidos como radiadores eléctricos, es mantener las toallas y albornoces calientes, una función muy útil sobre todo durante el invierno. Pero esta no es su única función, sino que su cometido también es la de mantener el baño caliente como si de un radiador convencional se tratase. Y es que una de las peores sensaciones con las que nos podemos encontrar después de estar bajo el agradable chorro de agua caliente de la ducha, es salir a un baño frío y húmedo. Por eso, ya hace varios años que estos radiadores toalleros se están empezando a instalar en todo tipo de baños. Y es que, además de crear un ambiente cálido, también mantendrán tus toallas calientes para que no pierdas esa agradable sensación de después de una ducha caliente.

Ventajas

La principal ventaja de este tipo de radiadores es, evidentemente, su función. Y es que a todos nos gusta envolvernos en una toalla o albornoz caliente después de salir de la ducha. Pero, no sólo las mantiene calientes, sino que después también las seca evitando así que se queden húmedas, con manchas y olores desagradables. Además, otro de los puntos positivos de estos radiadores eléctricos es que pueden ser una muy buena alternativa a la instalación de cualquier otro radiador, sobre todo cuando éste es pequeño. Y es que un radiador toallero apenas espacio en el baño, ya que van colocados verticalmente en la pared y son del tamaño de cualquier otro colgador para toallas, y su capacidad calorífica es similar al resto de diferentes radiadores del mercado.

Su precio suele ser elevado, aunque podrás encontrar modelos a precios realmente asequiblesSu precio suele ser elevado, aunque podrás encontrar modelos a precios realmente asequibles

Otra de sus principales ventajas es que son muy fáciles de manejar, ya que normalmente suelen tener un termostato propio para regular su temperatura de la forma más sencilla. De esta forma, podrás decidir si tenerlo todo el día funcionando o encenderlo tan sólo unos minutos antes de ducharte. Por último, estos radiadores toalleros son una de las últimas tendencias en baño, y es que en el mercado encontrarás una gran variedad de estilos. Según la decoración de tu baño, podrás decantarte por un material, acabado o forma diferente, además de que también existe la opción de crear tu propio radiador eléctrico de diseño.

Tipos

A la hora de escoger un radiador eléctrico para el cuarto de baño tendremos que pensar muy bien en cuál es el tipo que más nos conviene, que dependerá de muchos factores. Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay dos tipos de radiadores toalleros, dependiendo de si necesitan o no una instalación de agua. Ambos funcionan de la misma manera y no varían en su potencia, la única diferencia es el tipo de instalación. En el caso del radiador con toma de agua, éste funciona como un radiador normal al circular a través de él el agua caliente, y lo más común es instalarlo cuando el baño se está construyendo. Por otra parte, la principal ventaja del radiador que no necesita conexión a una tubería de agua es que pueden instalarse una vez el baño ya esté construido. Y es que para su funcionamiento tan sólo necesita estar enchufado a una corriente eléctrica, por lo que no se precisa ningún tipo de obra para su instalación más allá de las medidas para fijarlo a la pared.

Para una mayor seguridad, se sitúan lejos de grifos o duchasPara una mayor seguridad, se sitúan lejos de grifos o duchas

Una vez hayamos decidido si nuestro radiador toallero funcionará con agua o electricidad, será el momento de pensar en la potencia que queremos que tenga. Esta decisión no sólo afectará a la capacidad calorífica del radiador, sino también a su precio y consumo. En caso de que prefiramos dar prioridad a que el radiador mantenga las toallas calientes, entonces lo mejor será escoger un modelo que tenga una potencia de entre 65W y 90W. Sin embargo, si aparte de que mantener la ropa caliente también queremos que haga lo propio con el baño, entonces lo mejor será optar por un modelo por encima de los 80-90W, algo más caro pero muy eficiente. La forma más eficaz para saber cuál es la potencia que necesita nuestro baño es hacer un pequeño cálculo según los metros cuadrados de la habitación.

En cuanto al acabado y diseño que prefiramos para que éste combine con la decoración del cuarto de baño, en el mercado podemos decantarnos por diferentes modelos. La mayoría de ellos utilizan tubos de acero para su fabricación, pero el acabado se puede encontrar en varios estilos como el blanco, plateado o negro. En cuanto a la forma de las baldas donde se cuelgan las toallas, éstas pueden ser planas, curvas, cromadas...

Instalación y mantenimiento

La ventaja de estos radiadores es que puedes instalarlos en cualquier pared libre del cuarto de baño, aunque los expertos suelen recomendar que se coloquen en aquella que esté en contacto con el exterior por la otra cara o debajo de una ventana. En cuanto a la obra para su colocación, ya has podido comprobar que los radiadores con conexión de agua se instalan con una obra similar a la de cualquier otro tipo de radiador, mientras que los radiadores con toma eléctrica no precisan de obra y tan sólo necesitan estar cerca de un enchufe.

Pasar un trapo húmedo por el exterior para eliminar polvo y restos de suciedad será suficientePasar un trapo húmedo por el exterior para eliminar polvo y restos de suciedad será suficiente

En cuanto al mantenimiento y limpieza de estos radiadores, ésta varía según el tipo de radiador. En el caso del radiador eléctrico, con pasar un trapo húmedo por el exterior para eliminar polvo y restos de suciedad será suficiente. En el caso del radiador de agua, habrá que purgarlo como cualquier otro radiador, eliminando así el posible aire que tenga el circuito.

Artículos recomendados