Menú
Cómo gastar menos con tu caldera
Cómo gastar menos con tu caldera
CONSEJOS DE AHORRO

Cómo gastar menos con tu caldera

Existen diversos métodos por los cuales se pueden reducir los gastos de la caldera entre un 10 y un 40 por ciento.

Rosana Cabrera Cabrera

Aunque estamos deseando que se acabe este calor y la humedad para así, respirar aliviados por las enormes facturas de aire acondicionado, ventilador y demás electrodomésticos que usamos a tope, como la nevera o el congelador; lo cierto es que todo esto acaba supliéndose por el de calefacción, que según la zona geográfica puede ser aún mayor. Es verdad que todo dependerá del tipo de frío, como esté aclimatada la vivienda y cuánta gente viva en ella; pero, aún así, la calefacción representa un 47% en la factura energética. Esto puede suponer una gran subida en las cuentas del hogar, haciendo tambalear incluso la economía familiar.

Existen diversos métodos por los que es posible reducir el gasto de la caldera en el hogarExisten diversos métodos por los que es posible reducir el gasto de la caldera en el hogar

Por ello, para esas personas que no tienen ya su tarifa fija, se puede usar multitud de trucos y consejos que ayudan a la hora de ahorrar un algo más en la factura de la calefacción, unos "tips" que pueden llegar a reducir tu factura de un 10 hasta un 40 por ciento. Y eso puede ser mucho dinero en los gastos que genera este electrodoméstico cada dos meses, pudiendo ser de hasta unos 300 ó 350 euros, aproximadamente en una vivienda de tipo estándar. Y lo mejor de todo es que existen muchas formas a la hora de actuar en este aspecto, sin invertir nada, tan solo cambiando ciertos hábitos y añadiendo unos nuevos que van aumentar el calor que de la caldera.

En la instalación

Es verdad que en lo que respecta a la instalación, hay muy poco que se pueda hacer. Pero si es cierto que existen aspectos que tienen más que ver con el mantenimiento de los aparatos que está muy bien tener en cuenta, por ello es muy buena idea hacer una revisión de la caldera anualmente, la cuál debe hacer un profesional y hacer que la familia que vive en ese hogar se sienta mucho más segura en cuanto a escapes, roturas y demás problemas que pueden hacer, entre otras cosas, que se gaste mucho más de la cuenta.

La revisión de la caldera es importante para evitar pérdidas de dinero por su posible mal funcionamientoLa revisión de la caldera es importante para evitar pérdidas de dinero por su posible mal funcionamiento

También, si la caldera es demasiado vieja, igual habría que plantear el renovarla. Ya que las antiguas tienden a gastar mucho más que las actuales, que calientan más y consumen mucho menos. Puede ser un gasto muy gordo de primeras, pero a la larga se notará bastante económicamente. Si por el contrario lo que se usan son radiadores, lo ideal sería purgarlos cada año en los meses de verano, para que los conductos no acaben llenándose de aire y generando bolsas de aire que complicarán el paso del agua caliente cuando toque usarlas de nuevo. Esto es muy sencillo, solo habría que abrir el purgador del aire con un destornillador y dejar que salga todo el aire acumulado hasta que salgan restos de agua, lo que significa que ya están listos.

La ropa

Hay un fallo muy común y que comete mucha gente, que es el hecho de poner la ropa mojada encima de los radiadores para que así se sequen más rápido; o incluso para calentarla antes de ponérsela. Esto hay que dejar de hacerlo, ya que dificulta circular el aire caliente y que el ambiente de la habitación se caldee. Es mucho mejor usar un tendedero portátil, colocar bien ahí la ropa y ponerlo cerca de la caldera, pero sin taparla. Puede que tarde más en que la ropa esté lista, pero ahorrarás en el consumo, ya que, al reiterar esta mala práctica, el radiador debe trabajar con más fuerza y el consumo será mucho mayor.

Una forma de no gastar más de manera innecesaria será evitar colocar la ropa encima del radioadorUna forma de no gastar más de manera innecesaria será evitar colocar la ropa encima del radioador

Otra mala costumbre es apagar la caldera de aquellos radiadores que están en las habitaciones que apenas se usan. En según que casos puede que sea buena idea, si la casa está dividida en plantas o si están distribuidas por zonas; pero la verdad es que puede ser más recomendable dejarlas, aunque sea a una temperatura mínima, ya que el frío de estas habitaciones puede influir a la hora de que la casa se caliente completamente.

La vivienda

Que la caldera consuma más o menos depende de la pelea que se da entre el calor que proporciona y el frío que entra desde fuera. Es por ello que, a veces, la peor batalla se produce en la propia vivienda. En este aspecto se puede hacer todo lo posible para aislarla al máximo acondicionando bien la casa, de manera que no entre tanto el aire desde fuera y, a la misma vez, vamos a impedir que el calor se escape también. El calor puede escapar, sobre todo, por paredes, cristales de las ventanas, rendijas que se tengan por la ventilación y las puertas mal cerradas o cedidas.

En el caso de las paredes se puede hacer muy poco, ya que estas se aíslan en su construcción, y si no se hizo en ese momento es muy difícil hacerlo a posteriori. En cuanto a las ventanas, lo mejor es cambiarlos por unos aislantes o de doble cristal; aunque resulta una inversión bastante alta, a largo plazo merecerá la pena porque el 25 por ciento del calor se suele escapar por ese sistema. Conviene subir las persianas durante los días del sol para que calienten los cristales, lo que también influirá en la casa. Pero si el día está nublado se debería hacer todo lo contrario, incluso poner cortinas en todas las que dan al exterior pueden ayudar en este aspecto.

Cuanto menos frío entre a la casa del exterior, menos consumo será necesario para calentar el hogarCuanto menos frío entre a la casa del exterior, menos consumo será necesario para calentar el hogar

En cuanto a las rendijas de ventilación, la única solución posible sería cambiarlas por otras con los conductos más estrechos, que tengan menos abertura, haciendo así que puedan seguir usándose para la ocupación que fue destinada. Y en lo que se refiere a las puertas, sobre todo las rendijas de la parte inferior de aquellas que dan directamente a la calle, el jardín o cualquier zona exterior. Suelen generar un escape debido a la gran diferencia de temperatura, ayudando a escapar el calor. Para ellos es muy buena idea colocar alfombras o esterillas, incluso, sería mucho mejor si se usan burletes aislantes.

Cambio de hábitos

Una vez que ya hemos puesto a punto la calefacción, y así asegurarnos de que funciona al máximo rendimiento y consume lo mínimo, dentro de lo que hemos podido; ahora también podemos ahorrar algo de dinero cambiando ciertos hábitos o vicios, una serie de normar muy fáciles que estaría bien llevar a cabo en la temporada de frío. Aunque parezca una tontería, la temperatura interna de la casa en las épocas de mayor frío, es clave a la hora de aumentar o reducir la factura, y sería un mal gasto, tenerla a 25 grados y estar en manga corta.

No es recomendable tener una temperatura muy alta ya que hay que buscar el punto medioNo es recomendable tener una temperatura muy alta ya que hay que buscar el punto medio

Los expertos recomiendan, que la temperatura ideal sería entre los 16 y los 18 grados en a la noche, y de 20 a 21 por la mañana. Sabiendo que cada grado que se ponga de más, podría suponer un aumento del 7% a la factura de la calefacción a final de mes. También, lo lógico sería, programarla para que se encienda y apague sola cuando la temperatura descienda de los 20 grados durante el día ya que, al calentar de esta manera, poco a poco, gastará menos. Pero si no va a haber nadie en casa, lo ideal es mantenerla apagada siempre.

Artículos recomendados