Menú
Biochimeneas
Biochimeneas
TIPOS DE CHIMENEAS

Biochimeneas

Las biochimeneas son los sustitutos más seguros, menos contaminantes y más estéticos de las clásicas y tradicionales chimeneas.

Alba Gómez Etayo

Decoración y confort deben ir de la mano. Es por ello que las biochimeneas se han posicionado como uno de los elementos decorativos más alternativos en los últimos tiempos, pues al toque moderno y sofisticado que proporcionan al hogar se le une una clara funcionalidad: dar calor a la estancia. Si quieres saberlo todo sobre estas novedosas chimeneas solo tienes que continuar leyendo.

¿Qué son las biochimeneas?

Las biochimeneas son parte fundamental de las nuevas líneas de diseño y decoración, cuyo funcionamiento va más allá de las típicas chimeneas de leña. Aunque el sistema de calefacción en similar, la madera queda sustituida por el bioetanol como fuente de calor. Se trata de un combustible líquido también denominado bioalcohol, un producto natural y renovable procedente de vegetales ricos en sacarosa tales como la remolacha o la caña de azúcar, el cual podemos encontrar en tiendas de bricolaje y decoración.

Biochemeneas, ideales para instalarlas en casaBiochemeneas, ideales para instalarlas en casa

Además, dado que las biochimeneas no necesitan de un tiro ni una salida de humos, resultan muy prácticas y limpias, siendo ideales para instalar en cualquier tipo de vivienda dado que no precisan de ningún tipo de obra para ello. Ya la quieras colocar en el suelo, en la pared o incluso integrarla en algún mueble, ¡hay una biochimenea para ti!

¿Cómo funcionan las biochimeneas?

Su sencilla manera de hacer resulta aún más atractiva, en contraposición a la ardua tarea que supone prender fuego en una chimenea de leña. En el caso de la biochimenea basta con introducir el bioetanol en un depósito que lleva en su interior. Es en ese lugar donde el combustible, al quemarse, genera una gran cantidad de calor sin producirse ninguna fuga al carecer la biochimenea de tiro, logrando así que el calor llegue a la totalidad de la estancia y optimizado el combustible al máximo.

Otra diferencia y ventaja respecto a la clásica chimenea es que podemos decir adiós al olor a quemado, pues mientras el bioetanol sea de buena calidad no producirá ningún olor. Por ello debemos tener en cuenta la calidad del bioalcohol antes de comprarlo y emplearlo en nuestra biochimenea, ya que si no lo tomamos en consideración puede desprender un olor cuya intensidad dependerá del tamaño de la estancia en que la hayamos colocado. Sin embargo, nunca será un olor demasiado molesto ni desprenderá vapores tóxicos, ya que la ausencia de humo es una de sus grandes ventajas.

Las biochimeneas tardan unos 40 minutos en calentar una salaLas biochimeneas tardan unos 40 minutos en calentar una sala

Rápidamente notarás el confort, pues apenas bastan 40 minutos para calentar una sala. Y aún mejor: al finalizar no tendrás que lidiar con la ceniza o el polvo.

En cuanto a la potencia, lo habitual es que oscile en torno a los 2 kW, pudiendo así calentar una sala de 20 metros cuadrados aproximadamente.

¿Cuánto bioetanol necesitamos?

Para hacer funcionar una biochimenea debemos emplear entre un cuarto de litro y poco más de medio litro por hora. Si tenemos en cuenta que se han desarrollado modelos con una capacidad de hasta cinco litros de combustible, podríamos mantener encendida una biochimenea hasta 20 horas.

Seguridad en el hogar con las biochimeneas

Una pregunta frecuente es si son seguras este tipo de chimeneas. Sin obviar que se trata de un elemento cuya funcionalidad se basa en emitir una llama directa para inundar de calor la estancia, las biochimeneas son bastante seguras al ser imposible que salte una chispa o que se produzca la fuga de una brasa. Pero no te confíes, y mantén siempre el quemador en buenas condiciones dándole el uso correcto.

Elementos de seguridad

Cada vez se van desarrollando más avances que facilitan su uso y garantizan la seguridad en la vivienda y sus ocupantes. Hoy en día ya existen modelos los cuales llevan incorporados elementos de seguridad adicionales como son el apagado automático y sistemas para que el combustible no se derrame. Pero esto no es todo, pues las biochimeneas más innovadoras cuentan con un detector de dióxido de carbono (CO2) que actúa directamente sobre la llama cortándola de manera automática si se acumula demasiada cantidad de CO2. A todo ello se le unen funciones de autoextinción que evitan el peligro de incendios.

Las biochimeneas son mucho más segurasLas biochimeneas son mucho más seguras

Por qué tener una biochimenea

Las principales ventajas que ofrecen estas chimeneas son las siguientes:

1. Son limpias. El bioetanol no genera residuos, y por consiguiente no mancha.

2. Debido al poco espacio que ocupan se pueden mover con facilidad, pudiendo utilizarla en diferentes habitaciones.

3. ¡Adiós a las obras! No generan humos, por lo que no es necesaria una instalación para evacuarlos.

4. No requieren de una conexión a la red eléctrica. Lo único que tenemos que hacer es coloca la biochimenea en el lugar deseado.

5. Su emisión de dióxido de carbono (CO2) es casi inexistente: equivale a dos velas encendidas.

6. No resecan el ambiente, haciendo más confortable la estancia ya que durante su combustión el bioetanol expulsa vapor de agua compensando así el ínfimo nivel de humedad como resultado del calor.

7. Mantenimiento sencillo y rápido: recarga el depósito y ¡a disfrutar!

8. Actúan de elemento decorativo al integrarse en cualquier estilo.

9. La emisión del calor se produce de manera instantánea.

10. Perfuman el ambiente gracias a la amplia variedad de bioetanoles aromatizados. Incluso existen gamas que incluyen citronela, muy eficaz para ahuyentar a los mosquitos sobre todo si utilizas la biochimenea en el jardín.

No es oro todo lo que reluce

Aunque en los últimos años han sido elementos muy venerados especialmente por su respeto con el medio ambiente al no resultar nada contaminantes, no debemos ignorar sus inconvenientes.

El precio de la manutención de las biochimeneas es elevadoEl precio de la manutención de las biochimeneas es elevado

El primero de ellos es el factor económico. Su precio no es apto para todos los bolsillos, pues el coste del bioetanol es superior al del petróleo. A ello se le suma la ineficacia para calentar toda una casa, pues a pesar de que posee una gran capacidad para desprender calor por toda una sala, el resto de las estancias no se beneficiarán de él. Por ello, debemos considerar las biochimeneas como un complemento a la calefacción y no como un sustitutivo.

Tipos de biochimeneas

Si pese a los inconvenientes indicados y tras haber leído todo acerca de estas novedosas chimeneas te has convencido, presta atención a los diferentes tipos y escoge el que más se adapte a tus necesidades y circunstancias:

  • De pared o insert: Este diseño está destinado a lucirse en una pared, ya sea a base de una sujeción básica o bien incrustada. Estos modelos resultan muy prácticos debido al poco espacio que ocupan. Además, están fabricados con materiales de alta gama, lo que los hace perfectos para decorar cualquier hogar.
  • De suelo: Estos son los modelos más pesados y voluminosos debido a la gran potencia que emiten: son capaces de calentar habitaciones de hasta 30 metros cuadrados.
  • Portátiles o de sobremesa: Su pequeño tamaño las convierte en la alternativa más práctica. Estos modelos permiten su traslado de un espacio a otro, tanto en el interior de la casa como en el jardín. La potencia máxima alcanzada es de 4,3 KW.

Artículos recomendados