• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar

Bekia hogar

Decoración

Muebles en peligro de extinción

Muebles en peligro de extinción
¿TIENES ALGUNO?

Muebles en peligro de extinción

Quizá más de uno te recuerde a la casa de tus abuelos, padres o tengas alguno en tu casa, pero son cada vez menos comunes.
Javier Llamas

Cada vez buscamos más la amplitud y la luminosidad en nuestras casas, por eso los muebles son cada vez más versátiles y compactos. Por eso, queremos rendir tributo a esos muebles que se resisten a salir de nuestras vidas pero que cada vez son menos comunes en nuestros hogares.

Un antiguo y robusto escritorio con un teléfono moderno encimaUn antiguo y robusto escritorio con un teléfono moderno encima

El secreter

Ese robusto escritorio lleno de cajoncitos de diferentes tamaños en el que se guardaban los útiles de escritura, sobre todo, para escribir cartas, es prácticamente una reliquia. Hoy en día, el secreter es un mueble desfasado en el que ni siquiera hay sitio para colocar el ordenador y sobran cajones por todas partes. Aquellas viejas notas y sobres de tan diferentes tamaños han ido desapareciendo de nuestras vidas en favor de formas más sostenibles y rápidas de hacer llegar los mensajes, quizá por eso en lugar de un secreter buscamos un escritorio amplio en el que colocar nuestro ordenador y poder trabajar o leer más fácilmente los mensajes de nuestros amigos.

Los relojes de cuco o de pie

Hace tiempo, estos instrumentos eran un símbolo de riqueza y elevada clase social porque antes de su llegada a las casas, las horas se sabían por las campanadas del reloj de la iglesia. La robustez de estos relojes ha hecho que vayan desapareciendo de nuestras vidas a medida que nos acostumbrábamos a consultar la hora, programar una alarma o poner el despertador en nuestros móviles. A más de uno le costaría coger el sueño por culpa del 'tictac' del reloj si tuviera que volver a poner en la mesita de noche un despertador analógico.

Una mecedora en el jardínUna mecedora en el jardín

La mecedora

Hace tiempo que muchos desterraron la mecedora de sus casas. Ese asiento cómodo y tranquilo en el que la gente solía descansar hasta quedarse casi dormida hace algún tiempo, ha dejado paso a amplios sofás en los que tumbarnos después de un largo día y poder descansar antes de irnos a la cama.

El galán de noche

Durante el siglo pasado, fue uno de los muebles imprescindibles para muchos hombres que debían respetar las normas de etiqueta de su empresa. El galán de noche permitía dejar listo el traje sin que se arrugase o alguna prenda se perdiera en el peor momento. El espacio de los dormitorios ha desterrado al galán a la extinción, ahora preferimos dejar las prendas en una silla -aunque se arruguen- o colgadas en la puerta del armario.

El biombo era común en las casas con grandes familias, que solían utillizar el baño a la vezEl biombo era común en las casas con grandes familias, que solían utillizar el baño a la vez

El biombo

En épocas pasadas, el biombo fue un esencial en espacios públicos y privados. Las artistas lo usaban para cambiarse en los teatros, las parejas lo pedían en los restaurantes para tener más intimidad y en las casas se colocaba en el baño o cualquier otra estancia para mayor intimidad. Era una solución elegante de separar los espacios, que se ha ido sustituyendo por puertas correderas, paneles ¡y hasta estanterías! Que nos ayudan a separar ambientes mientras aprovechamos el espacio para guardar montones de cosas.

El bidé

Fue un boom en España, aunque inventado en Francia. Su instalación fue obligatoria durante bastante tiempo en los pisos de nueva construcción, pero la falta de espacio en los baños modernos lo han condenado a la extinción. Es una de las piezas más controvertidas de esta lista, ya que muchos desearían tener uno pero no pueden tenerlo por falta de espacio, mientras que muchos lo tienen y lo consideran un estorbo existiendo las toallitas humedas, tan prácticas como contaminantes.

La camarera

Casi nadie tiene ya aquellos carritos auxiliares que facilitaban la tarea de servir los platos cuando las familias eran tan numerosas o había invitados casi a diario. Lo cierto es que hoy recibimos a poca gente en casa y la mayoría de las veces simplificamos la rutina de la comida hasta el punto de hacerlo solos en la mesa de la cocina o del salón y sin un gran despliegue, cocinando platos sencillos. Muchas de ellas se han convertido en un pequeño mueble bar o en un mueble de la despensa donde guardar botellas, verduras...

La mesa camilla es ya poco común en nuestras casasLa mesa camilla es ya poco común en nuestras casas

La mesa camilla

Todos tenemos algún recuerdo entorno a una mesa camilla, ya sea en una tarde fría de invierno compartiendo un café en casa de familiares o amigos, una tarde haciendo los deberes en casa de nuestros abuelos o alguna bronca por no poner atención a las telas que cubrían la mesa para que no se quemaran con el brasero. La mesa camilla se resiste a desaparecer, pero cada vez tiene menos espacio en nuestras casas, tal vez gracias a las calefacciones y radiadores modernos, que son mucho más seguros que los braseros y estufas que se colocaban bajo estas mesas.

El tocador

Aunque muchos decoradores se empeñan en recuperar una de las piezas clave de los dormitorios del siglo XVIII, los amplios escritorios que han desbancado al secreter de nuestras habitaciones y despachos, pretenden acabar también con los tocadores, que empezaron a perder fuerza a partir del siglo XIX, cuando la higiene personal empezó a cobrar un peso mayor y se empezó a utilizar el lavabo. Ahora, algunas influencers y maquilladoras han encontrado en el tocador un importante aliado que les permite organizar el material y trabajar de una forma cómoda en un espacio exclusivo para ello.

El tocador se resiste a salir de algunas casasEl tocador se resiste a salir de algunas casas

Artículos recomendados