Menú
Cómo hacer una mesa de cultivo
Cómo hacer una mesa de cultivo
MUY ÚTIL

Cómo hacer una mesa de cultivo

Sigue estos consejos si quieres fabricar una mesa de cultivo casera y descubre todos los beneficios que aporta.

Ángela María de Toro Martín

Puede ser que en algún momento de tu vida se te haya pasado por la cabeza tener un huerto en tu propia casa, algo que finalmente no has llevado a cabo por motivos como la falta de espacio o el miedo a no saber hacerlo bien y perder toda la inversión. Por suerte, aquí está la solución a tu problema: las mesas de cultivo.

Cuando hablamos de mesas de cultivos nos referimos a, como su propio nombre indica, mesas construidas en las que se cultivan y cuidan todos los vegetales. Ofrece muchas ventajas de las que podemos beneficiarnos, pero hay que tener en cuenta una serie de pautas y materiales para llevarlo a cabo de la mejor manera. Lo más importante es que no lo descuides y le des todos los cuidados necesarios y un mantenimiento continuo. A continuación, aprende a cómo construir tu propia mesa de cultivo con los mínimos materiales y a mantenerla siempre en buen estado.

Las mesas de cultivo se pueden comprar ya hechas o fabricarlas tú mismo con un palé y trozos de maderaLas mesas de cultivo se pueden comprar ya hechas o fabricarlas tú mismo con un palé y trozos de madera

Beneficios de la mesa de cultivo

Los beneficios de este tipo de huertos son múltiples porque, ante la situación de crisis económica existente, podremos hacer muchas cosas por nuestra cuenta para ahorrar algo de dinero. Además de este beneficio, hay muchos más como:

  • Comodidad: Con estas mesas de cultivo no tendrás que agacharte y podrás realizar las tareas de mantenimiento sin apenas esfuerzo.
  • Reducción de espacio: Se puede adecuar a un espacio pequeño porque, como la mesa de cultivo está elevada, las maniobras son mucho más sencillas de llevar a cabo. Aun así, existen mesas de muchos tamaños para que elijas la más apropiada para el espacio del que dispongas.
  • Mejoran la salud: Los huertos urbanos no tienen tanta cantidad de químicos que son perjudiciales para nuestra salud a largo plazo. Por lo tanto, las verduras sin tratar químicamente son más sabrosas y saludables. Además, es mejor consumir exactamente lo que vas a comer. Y es que la producción de frutas y verduras ocasiona un gran daño al ecosistema, produciendo más de lo que se consume y debiendo eliminar un gran porcentaje, es decir, sobreexplotando todo el terreno. Las mesas de cultivo urbano son la solución a todo este proceso.
  • Cultivando tus propios productos en casa no solo ahorras dinero sino también ayudas al medio ambienteCultivando tus propios productos en casa no solo ahorras dinero sino también ayudas al medio ambiente

  • Aprendes a relajarte: La actividad de crear tu propia mesa de cultivo y su cuidado suele ser relajante y sirve para desconectar del resto de obligaciones del exterior. También entrenas la capacidad de la creatividad porque puedes dejar volar tu imaginación.
  • Motivación: El proceso que va desde crear tu propio huerto hasta ver cumplidos tus objetivos está cargado de ilusión y motivación en busca de los mejores resultados. Te emociona ver que has cultivado aquello que deseabas y ver que está prosperando y creciendo.
  • Buena energía: Aporta ese toque verde a tu vivienda necesario para desprenderse de esa sensación de malestar y negatividad que suele darse cuando nos encontramos constantemente en un sitio donde no hay nada de vegetal.
  • Te aporta enseñanza: Entiendes los valores naturales y aprendes el ciclo de la vida de diversos y variados vegetales.

Requisitos necesarios

Aunque puedes comprar la mesa de cultivo ya prefabricada con su propia bandeja y separadores, las cuales puedes ajustar como mejor te venga, también existe la opción de construirla por tu propia cuenta. Para ello, necesitarás tener en cuenta algunos aspectos importantes para que puedas construirla cumpliendo los objetivos planteados.

Es recomendable el uso de abonosEs recomendable el uso de abonos

Lo primero de todo es la luz, un factor importantísimo para hacer que crezca cualquier vegetal. Si la zona donde colocamos la mesa cultivo está lejos de la luz solar, nuestros vegetales no podrán crecer. Lo más apropiado es colocar la mesa en una zona donde se pueda aprovechar la luz solar las máximas horas posibles. Si ves que tu terraza o tu balcón no reciben la luz apropiada, lo mejor será que compres especies que no necesiten tanta luz y su producción será menor, lo que no significa que deje de prosperar. Un buen ejemplo de este tipo de cultivos son las cebollas o las lechugas. Sin embargo, los tomates, las berenjenas o los pimientos necesitan mucha luz solar.

Otro factor a tener en cuenta es el sustrato, pues es el elemento que le dará todos los nutrientes necesarios para crecer a aquellos vegetales cultivados. Los tipos de sustratos que existen son: el compost, la turba, el universal o la fibra de coco, entre otros. Puedes combinarlos para obtener mejores resultados. El abono es fundamental porque aumenta la cantidad de nutrientes que tiene el sustrato y hace que tus cultivos crezcan más fuertes y sanos. Por ejemplo, el humus de lombriz es uno de los mejores abonos y puedes encontrarlo en cualquier tienda de jardinería.

Intenta ubicar la mesa de cultivo en un sitio donde la luz del sol llegue sin problemasIntenta ubicar la mesa de cultivo en un sitio donde la luz del sol llegue sin problemas

Y es que, para conseguir este abono, las lombrices realizan un trabajo de compostaje mediante el cual, los residuos orgánicos biodegradables (restos de las cosechas, forrajes, estiércoles o restos derivados de la preparación de alimentos) que son insuficientemente aprovechados, pasan por su tracto digestivo. Queda así un producto compostado, libre de hongos y semillas activas que se convierte en fertilizantes con excelentes propiedades, es decir, abonos con una calidad extraordinaria transformada naturalmente o carne para utilizar en la alimentación animal de crías como por ejemplo de gallinas o pescados.

Riego de las plantas

Es fundamental saber cuándo regar las platas y en qué cantidad. Si eres nuevo en el mundo del huerto urbano, lo mejor será que riegues de forma manual y, conforme vayas controlando las necesidades de agua de cada cultivo, puedas empezar a reglar por goteo.

El riego depende del tipo de cultivo y de cada estación del añoEl riego depende del tipo de cultivo y de cada estación del año

Mantenimiento y tipos

La mesa de cultivo necesita un mantenimiento mínimo, aunque los cultivos sí que los tienes que cuidar correctamente como si se tratase de un huerto normal. Es importante que el palet no se moje demasiado para no debilitar su fuerza y que la madera se estropee.

Existen otras mesas de cultivo basadas en los cultivos hidropónicos, es decir, un método utilizado para cultivar plantas usando disoluciones minerales en vez de suelo agrícola. Si te decantas por este tipo de mesa, recuerda que necesitarás un sistema de recirculación de agua, sustrato especial y tanques de mezcla. Todo esto necesitará de una conexión eléctrica para su correcto funcionamiento.

Recuerda que para empezar en tu huerto urbano puedes comprar las semillas y hacer que germinen desde cero, teniendo en cuenta que es un proceso más lento, o comprar los brotes ya crecidos y plantarlos, lo que ahorrará el tiempo de crecimiento de tus cultivos.

Artículos recomendados