Menú
Cómo hacer un cabecero de palets
Cómo hacer un cabecero de palets
ORIGINAL

Cómo hacer un cabecero de palets

Los muebles construidos con palets están a la orden del día y si te atreves con este tutorial podrás darle a tu dormitorio un toque personal y único.

Lucía Mejuto de Villar

Los muebles hechos con palets son, actualmente, una de las grandes tendencias en decoración. En un primer momento se concibieron para adornar y amueblar las terrazas, pero poco a poco han ido ganando terreno y ya se pueden ver en cualquier parte de la casa. Ya sea en forma de mesa, de cabecero o de cajonera, los muebles hechos con palets no solo dan un toque de lo más estiloso a cualquier hogar, sino que tienen una gran cantidad de ventajas:

·Puedes hacerlos tú mismo en casa, lo que te permitirá ahorrar dinero y construirlos completamente a tu gusto. Además, si eres una persona creativa a la que le gustan las manualidades te lo pasarás en grande fabricándolos

·Son una forma de colaborar con el mantenimiento y la conservación del medio ambiente al ser un producto reciclado

·Se trata de un material muy versátil al que se le puede dar infinidad de aspectos: desde un estilo vintage hasta un toque más vanguardista

·Capacidad para adaptarse prácticamente a cualquier espacio dentro y fuera de casa

Construye tu propio cabecero con palets

Los palets son un material que se puede encontrar fácilmente en cualquier tienda de bricolaje e incluso puedes conseguirlos gratis si preguntas en naves de almacenaje o tiendas. Una vez tengas tu palet es hora de empezar a construir el cabecero. La propuesta que te traemos desde Bekia Hogar es un original cabecero de estilo nórdico. Sin embargo, tú puedes decorarlo a tu gusto con otra pintura, cortando las maderas con el largo que tú prefieras o poniendo más o menos tablas. ¡Manos a la obra!

Los palets se pueden encontrar en cualquier tienda de bricolajeLos palets se pueden encontrar en cualquier tienda de bricolaje
Para construir el cabecero necesitarás los siguientes materiales y herramientas:

2 palets de madera (en total 20 tablas)

1 bote de decapante

1 bote de pintura al gusto

1 bote de barniz

Lijadora eléctrica

Trapo

Sierra de calar

Puntas metálicas

Martillo

Brocha gorda

Preparar la madera

El primer paso para comenzar a construir tu cabecero de palets será desmontarlos para quedarte sólo con las tablas. Luego tendrás que preparar la madera -un paso que hay que seguir siempre que se construya un mueble hecho con palets- aplicando un poco de decapante sobre la misma con la ayuda de una brocha gorda. El decapante permitirá eliminar posibles restos de pinturas, barnices, esmaltes o presencia de óxido. Deja que la madera se seque y, a continuación, procede a lijarla. Lo más recomendable es hacerlo con una lija eléctrica -ya que te permitirá ahorrar tiempo y esfuerzo-, pero también puedes obtener el mismo resultado haciéndolo con una lijadora de mano. Primero hazlo con una lija de grano medio y luego con una de grano fino para el acabado. Por último, elimina el polvo con un trapo humedecido con un poco de agua y deja que las maderas se sequen al aire libre, aunque sin que les de el sol directamente.

Montar el cabecero

Una vez tengas la madera lista será el momento de montar el cabecero uniendo las tablas. Aquí es cuando interviene tu imaginación, ya que puedes unirlas de la forma que tu quieras formando patrones asimétricos o simétricos, con distinto largo o grosor de las tablas, etc. En este caso vamos a unirlas de manera simétrica para conseguir un cabecero con una forma rectangular perfecta. Para ello coge 16 de las tablas y vete uniéndolas de dos en dos por los extremos; es decir, formando 2 columnas con 8 filas. Te recomendamos que te fijes en qué lados son los más bonitos y los pongas de cara al suelo, de forma que a la hora de levantar tu cabecero éstos queden en la parte frontal.

Une las tablas a tu gusto con puntasUne las tablas a tu gusto con puntas
Una vez tengas todas las tablas unidas tendrás que asegurarlas con puntas. Con uno de los listones de madera que te han sobrado fija la parte en la que las tablas se unen por los extremos. Coloca la tabla sobre la unión y clava algunas puntas hasta fijarlo -utiliza tantas puntas como consideres necesarias-. Luego coloca otra de las tablas en la mitad izquierda del cabecero de forma diagonal; es decir, que un extremo esté en la esquina superior izquierda del cabecero y la otra en la esquina inferior derecha donde se unen las maderas. Haz lo mismo con la mitad derecha y clava ambas tablas con puntas. Por último, comprobarás que aún te sobra un listón de madera. Córtalo por la mitad con una sierra de calar y clávalo en los extremos de cada mitad: desde donde comienza la tabla diagonal en la esquina superior izquierda -o derecha- hasta la esquina inferior izquierda -o derecha-. También puedes añadir algunas pletinas metálicas por detrás si quieres asegurarte de que el cabecero está perfectamente reforzado. Estas pletinas metálicas podrás encontrarlas fácilmente en cualquier ferretería.

Decorar el cabecero

Cuando ya tengas tu cabecero montado y perfectamente fijado llega la parte más divertida: decorarlo. Puedes pintarlo del color que tú prefieras, aunque en este caso hemos optado por una pintura blanca a la tiza que también se conoce como 'chalky finish'. Con una brocha comienza a pintar los listones de madera y luego deja que se sequen. El secado tardará aproximadamente 15 minutos y entonces podrás comprobar que la pintura ha adquirido un acabado mate. Normalmente con una mano de pintura es suficiente, aunque si consideras que necesita una segunda puedes volver a pintarlo. En este caso debes saber que es muy importante respetar el tiempo de secado para que la cobertura sea la correcta.

La pintura 'chalky finish' tarda 15 minutos en secarLa pintura 'chalky finish' tarda 15 minutos en secar
En caso de que quieras que la madera tenga un aspecto envejecido o vintage, utiliza una lija de mano para desgastar la superficie por algunas zonas como las esquinas o las uniones de las tablas de forma que la madera asome un poco. Luego limpia con un paño húmedo para retirar restos de pintura y de polvo. Por último, aplica una capa de barniz para proteger el mueble y deja que se seque la madera por completo. Si quieres darle un acabado más personal también puedes utilizar plantillas o vinilos para incluir frases o dibujos que puedes comprar o hacerlas tú mismo. Ya has comprobado que hacer tu propio cabecero con palets es muy sencillo y con él conseguirás darle un toque único y personal a tu dormitorio. Invita a tus amigos a que te ayuden y seguro que lo pasáis en grande entre tanta pintura... y quizá te den alguna idea.

Artículos recomendados