Menú
Lagom, una filosofía de vida para que tu casa te ayude a ser feliz
Lagom, una filosofía de vida para que tu casa te ayude a ser feliz
DESCÚBRELO

Lagom, una filosofía de vida para que tu casa te ayude a ser feliz

Lagom significa 'la cantidad justa' y proviene de Suecia, donde rige la vida de las personas de este país.

Paloma Alves Archilla

La decoración del hogar es una de las cosas más ilusionantes para la mayor parte de las personas. Sin embargo, también suele convertirse en un verdadero quebradero de cabeza, puesto que no es nada fácil dar con los colores, complementos y accesorios con los que hacer de tu estancia una agradable y que invite a quedarse. Y es que no hay nada más incómodo que disfrutar del tiempo libre en una sala donde no solo reine el desorden, sino en la que uno mismo no se sienta a gusto.

Lagom busca que a través de la decoración se encuentre la felicidadLagom busca que a través de la decoración se encuentre la felicidad

Son muchos los problemas y obstáculos que a cada una de las personas les surgen en su día a día y, por ello, llegar a su casa es símbolo de refugio, de descanso mental y, en definitiva, de ser feliz. Y para ello ha nacido lagom, una filosofía de vida que ha encontrado su aplicación en el ámbito de la decoración para que, a través de la misma, consigas esta ansiada felicidad. Pero, ¿cuáles son las claves de lagom y cómo puedes aplicarlas a tu casa?

Suecia, la cuna de la filosofía lagom

El nombre resulta peculiar y lo cierto es que, a diferencia de otras palabras, a simple vista el término no nos dice mucho. Esto se debe a que se trata de un término sueco que viene a significar algo así como "la medida justa es lo mejor" o "la cantidad justa" y que desde hace ya algún tiempo rige la forma de vida del país escandinavo.

Esta filosofía es sueca y ayuda a adoptar una actitud feliz y más positivaEsta filosofía es sueca y ayuda a adoptar una actitud feliz y más positiva

Según dicha filosofía, las personas deben relativizar determinadas situaciones y dejar a un lado los puntos de vista extremos para optar así por el término medio. Se trata de un pensamiento que ha ido un paso más allá y, trascendiendo lo puramente psicológico, ha aterrizado en el ámbito de la decoración para ayudarnos a adoptar una actitud feliz y más positiva.

Opta por la sencillez

Si hay una regla con la que sí o sí debes cumplir para decorar tu casa al más puro estilo lagom es la sencillez y el minimalismo. En esta propuesta de decoración no hay sitio para los ambientes recargados, sino que según exponen los defensores de esta decoración lo ideal es la creación de ambientes armoniosos a través de los elementos justos.

En el lagom lo ideal es la creación de ambientes armoniosos a través de elementos justosEn el lagom lo ideal es la creación de ambientes armoniosos a través de elementos justos

En este sentido, se trata de que, por ejemplo, la mesa de tu habitación no contenga demasiados elementos de decoración, sino que, quizás, lo ideal es dejarla vacía porque de lo contrario sentarte a estudiar o simplemente a leer podría resultarte agobiante si lo sumamos al resto de elementos que decoran la estancia. Y es que para la filosofía lagom es en estos detalles donde realmente reside nuestra verdadera felicidad.

Sin embargo, si bien lo más recomendable es disponer de ambientes diáfanos en los que el espacio y la amplitud sean los máximos protagonistas, también es cierto que debemos dotar de cierta personalidad y sensación de propiedad a esta decoración. Según aciertan en apuntar aquellos que se decantan por la filosofía lagom, la falta de personalización del espacio contribuye a nuestra tristeza.

Hay que darle un toque personal y propio a la decoración lagomHay que darle un toque personal y propio a la decoración lagom

De manera que, basta con que decores el ambiente con elementos sencillos tales como un pequeño cuadro con una frase motivadora, tu paisaje preferido, fotografías u objetos con recuerdos no solo evocadores, sino principalmente felices, para que el espacio se convierta en algo tuyo y no en una simple casa formada por cuatro paredes.

Ambientes claros y funcionales

Al igual que ocurre con los elementos de decoración, los colores deben ajustarse también a los postulados que defiende el estilo lagom basados en la sobriedad y en el menos, es más. Por ello, lo más importante es que te decidas por los tonos neutros tales como el blanco roto, el rosa clarito y el resto de colores que no supongan ningún tipo de extremos dentro de la paleta de color.

Lo ideal para la decoración lagom es el uso de colores neutrosLo ideal para la decoración lagom es el uso de colores neutros

Sin embargo, los colores no son lo único que debes cuidar porque la colocación y la distribución de los diferentes elementos también tiene que hacerse de una manera funcional. Es decir, lo primero que debes hacer es pararte a pensar para qué propósito quieres cada estancia y en función de su fin organizar la decoración de los elementos.

Sostenible, ante todo

Continuando con su línea de pensamiento y, por lo tanto, con su objetivo de conseguir una mejor actitud y un feliz comportamiento de las personas, la filosofía lagom no podía olvidarse de cuidar el planeta. Y es que, son muchos los decoradores y seguidores de dicho estilo de vida los que optan por buscar para su hogar no solo fórmulas alternativas que permitan el ahorro, sino también la reutilización de muebles y objetos.

La filosofía lagom también busca fórmulas para ahorrar y reutilizar objetosLa filosofía lagom también busca fórmulas para ahorrar y reutilizar objetos

En primer lugar, lo más recomendable es decantarse por materiales naturales como la madera, así como recurrir a las plantas para aportar un toque fresco y de color a cualquier espacio de decoración. Además, la filosofía lagom opta por la decisión de que seas tú quien cree tus propios muebles: para ello recurre a antiguas cajas o cualquier elemento, barnízalos y coloréalos a tu gusto. Seguro que cuando compruebes el resultado final y lo veas día tras día, la satisfacción no tendrá precio y te sentirás mucho más feliz.

Artículos recomendados