Menú
¿Cama nido o litera?
¿Cama nido o litera?
VENTAJAS E INCONVENIENTES

¿Cama nido o litera?

Las camas nido son más cómodas para un uso esporádico porque tienen que desplegarse a diario, mientras que las literas están disponibles sin necesidad de maniobrar.

Verónica Serrano Sevilla

Una mudanza, la llegada de un nuevo miembro a la familia o, simplemente, el deseo de redecorar el hogar pueden ser algunas de las decisiones que están detrás de este dilema que planteamos. Pero la economía no siempre lo permite así que no queda más remedio que incluir una cama extra en el dormitorio de los niños. Esto no tiene por qué suponer un problema; de hecho, ambas opciones, la cama nido o la litera, pueden ser una gran solución si se cuenta con un espacio reducido.

Contra todo pronóstico, compartir habitación puede llegar a ser una gran experiencia. Si se tiene creatividad y buscando inspiración en ingeniosas ideas de diseño, se puede garantizar el disfrute de una buena convivencia sin necesidad de hacer grandes inversiones. Aquí van unos consejos que te pueden ayudar a decidirte por la opción más adecuada para organizar el cuarto de los más pequeños.

La cama nido es práctica para ahorrar el doble de espacioLa cama nido es práctica para ahorrar el doble de espacio

Características de una cama nido

La cama nido se basa en una estructura de dos colchones guardados uno debajo del otro, conformando así un solo mueble. Son muy útiles y cómodas, especialmente en aquellas situaciones en que tengamos invitados en casa, por lo que siempre viene bien tener este tipo de cama que queda camuflada cuando no la necesitamos. En general, los puntos más a favor de las literas son los siguientes:

  • Son colchones independientes, así que si no solo necesitas uno de ellos, el otro queda bien escondido y sin suponer un estorbo extra. Así, los niños pueden disfrutar de mayor espacio para su zona de juegos, y permite, a su vez, tener más mobiliario, como un escritorio en el que instalen sus hábitos de estudio y que les ayude a concentrarse para hacer sus deberes.
  • La cama nido es más ligera si la comparamos con una litera, además de que le dan más dinamismo a la habitación y parece que agrandan la estancia.
  • Son ideales para las habitaciones juveniles, pues los adolescentes demandan su propio espacio y la cama nido es la mejor manera de tener un colchón extra sin necesidad de restarle amplitud a la sala.
  • Las camas nido son una buena opción tanto para bebés como para niños más mayores. Poniendo una barrera lateral para garantizar la seguridad del niño no haría falta reformar la habitación cuando este crezca, pues la cama nido es apta para personas de todas las edades.
  • El aprovechamiento del espacio con este tipo de camas va más allá, pues debajo de ambos colchones pueden añadirse más compartimentos de almacenaje, como cajones o estantes.
  • Económicamente, las camas nido son más asequibles que las literas.
Siempre podrás fusionar los dos tipos de camaSiempre podrás fusionar los dos tipos de cama

Por el contrario, hay que tener en cuenta algún que otro punto relativo a las dimensiones de la habitación en cuestión. No hay que olvidar que, en una cama nido, hay un colchón que se despliega por debajo del otro así que hay que contar con espacio suficiente en la habitación que permita extraerlo en su totalidad y que deje, a su vez, cierto margen de maniobra. No obstante, la cama nido suele tener un tamaño algo menor que una cama normal, precisamente para evitar estos inconvenientes. Por ello, miden en torno a los 80 centímetros de ancho, mientras que con otros 40 centímetros de paso bastaría para una perfecta distribución.

Por otro lado, las camas tipo nido son más incómodas a la hora de la limpieza, puesto que hay zonas a las que es más difícil acceder e incluso sería necesario retirarla de vez en cuando para poder limpiar en profundidad. También hay que contemplar que es más difícil hacer la cama inferior porque solo se puede maniobrar desde un lado, y porque los espacios son más reducidos, pero tampoco supone un mayor problema.

Características de una litera

La litera es un tipo de cama que encanta especialmente a los más pequeños debido a la aventura que les supone dormir en la parte superior. Se trata de dos camas colocadas una encima de la otra, y que, en cuanto a la economía del espacio se refiere, son muy prácticas porque permiten aprovechar la mayor capacidad posible de la estancia, incluyendo la propia altura de la habitación. Los aspectos más ventajosos de las literas son los siguientes:

Las literas también tienen sus ventajasLas literas también tienen sus ventajas

  • Por su estructura, las literas suponen un gran aprovechamiento del espacio vertical de la habitación, de tal forma que no restan amplitud a la sala. Esta característica hace de las literas el aliado perfecto para las casas más pequeñas.
  • Son ideales para las habitaciones compartidas pues, a diferencia de las camas nido y el trabajo que supondría estar plegando y desplegando a diario los colchones, en este caso, las literas siempre están a punto y no precisan de maniobras para poder usarlas.
  • A los niños más pequeños les encantan las literas, porque la altura es más atractiva para ellos. A ello hay que sumarle la posibilidad de convertir esta estructura en un foco de diversión para ellos, ya que hay superficies que comercializan accesorios y cortinas que permiten caracterizar el mobiliario y transformarlo en el escenario de las aventuras de los niños.
  • Al igual que ocurría con las camas nido, en las literas también se pueden añadir estantes y cajones que amplían las posibilidades de almacenaje e incluso, puede darse el caso de que se incluya una cama extra debajo de la propia litera, habiendo así tres camas para aquellos hogares más transitados.
  • En el caso de que no se vayan a usar las dos camas todos los días, una buena idea para aportar versatilidad a la estancia es convertir la cama inferior en un sofá para los más pequeños. Esta alternativa es perfecta para cuando no quieran jugar en el suelo.

Sin embargo, las literas tienen varios inconvenientes. En primer lugar, hay que prestar especial atención a las dimensiones de la habitación, y más concretamente, a la altura (esta suele oscilar entre los 2,30 metros y los 2,50 metros). La distancia que resta entre el colchón y el techo tiene que ser lo suficientemente aceptable como para que una persona pueda dormir cómodamente y moverse sin chocarse o golpearse.

También hay que resaltar que la litera es poco práctica para su uso diario a la hora de hacer la cama, sobre todo del colchón de arriba, pero todo es cuestión de práctica. Igualmente, este tipo de camas son más inseguras en comparación con la estructura de nido, pues hay diversos factores como las barandillas, la escalera o la propia sujeción de la parte superior, que tienen que ser resistentes y estar en perfectas condiciones. Por ello, siempre hay que cerciorarse de que el mobiliario que se pretende adquirir está homologado.

Artículos recomendados